mundo
Sábado 13 de Febrero de 2016

Rusia acusa a la OTAN de querer reavivar la Guerra Fría

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, acusó hoy a la OTAN de mantener una actitud hacia Moscú que recuerda a la Guerra Fría y llamó a Occidente a cooperar para evitar que el grupo yihadista Estado Islámico extienda su influencia en todo el mundo. Medvedev realizó estas declaraciones al intervenir en la Conferencia de Seguridad Munich (MSC), el denominado "Davos de la Defensa", que se celebra desde ayer y hasta mañana en esa ciudad del norte de Alemania, con la agenda centrada en el conflicto en Siria. 
"Por desgracia, los terroristas logran extender su influencia debido a que Rusia y Occidente no pueden unirse", sostuvo el premier ruso, para quien si la situación en Siria no se normaliza, el terrorismo puede convertirse en "un método de gestión casi estatal", advirtió. 
Un día antes del inicio de la MSC, el Grupo Internacional de Apoyo a Siria se reunió en Munich, donde el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su par ruso, Serguei Lavrov, anunciaron un acuerdo que plantea un alto el fuego de una semana pero permite las acciones defensivas y no incluye en ese esquema a los "grupos terroristas", algo que da lugar a distintas interpretaciones. 
Mientras Rusia, aliada del presidente sirio Bashar al Assad, considera que todos los grupos armados insurgentes son "terroristas", Estados Unidos y sus aliados occidentales y de Medio Oriente apoyan a milicias laicas e islamistas opositoras, con la excepción del Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra, la rama de Al Qaeda en el país. 
Frente a este panorama, Medvedev, lamentó que la OTAN se comporte de manera "no amistosa" frente a Rusia, cuando se debería actuar conjuntamente ante el "terrorismo" yihadista global, capaz de actuar en cualquier lugar del mundo. 
"El terrorismo es un problema de la civilización. Es ellos o nosotros. No hay medias tintas. Hay que poner de lado nuestras diferencias y mostrarnos unidos", aseguró el jefe de gobierno citado por la agencia de noticias EFE. 
En coincidencia con Medvedev, Kerry subrayó que la falta de coordinación internacional solo beneficia a los grupos "terroristas" que incrementarán la "llamada de la yihad". En ese sentido, consideró "crucial" que los bombardeos de Rusia "cambien", ya que "la gran mayoría de los ataques" de las fuerzas aéreas rusas en las últimas semanas "han sido contra grupos opositores", a los que Occidente tacha de moderados.
Por otro lado, se mostró optimista por el acuerdo alcanzado el jueves y consideró que "este es el momento" para poner fin a la guerra que desde hace cinco años desangra al país árabe. 
"Espero que esta semana pueda ser una semana de esperanza. Este es el momento. Las decisiones de los próximos días y semanas, de unos meses, pueden acabar la guerra en Siria", aseguró un optimista Kerry que pareció no prestarle atención a los bombardeos y combates aun tras el acuerdo que persisten en el país árabe. No obstante, reconoció que pese a que todos desean una Siria estable, las partes involucradas mantienen posiciones muy distintas. "La mayoría no cree que se pueda lograr la paz con el presidente sirio, Bashar al Assad al frente del gobierno", añadió Kerry enfatizando la principal diferencia entre Estados Unidos y sus aliados, de un lado, y Rusia e Irán, del otro. 
Estados Unidos y Rusia no logran ponerse de acuerdo sobre el futuro del presidente sirio y para evitar un nuevo enfrentamiento, sostuvieron que serán los propios sirios quienes decidan como se organizará el país tras la guerra, pero no todos los implicados compartes ese criterio diplomático. 
El rey Salman bin Abdulaziz, sostuvo ayer para eliminar al Estado Islámico (EI) va a ser necesario remover al presidente de Siria y, tras comprometerse a conseguirlo, envió aviones militares a Turquía. 
Los aviones militares sauditas se trasladaron hoy hacia la base militar turca de Incirlik para estar preparados en caso de que se lleve a cabo una operación terrestre, algo que Riad -según la CNN- tiene planeado para marzo de 2016. La cadena de noticias estadounidense precisó que se trata de un total de 150.000 soldados entre los que participarán también efectivos de Egipto, Sudán, Jordania, Marruecos, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Qatar y Turquía. Además, agrega que a estos ejércitos se unirán las fuerzas de Malasia, Indonesia y Brunei. "Si hay una estrategia, entonces Turquía y Arabia Saudita podrían lanzar una operación terrestre", declaró hoy, antes de llegar a Munich, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, citado por la cadena saudita Al Arabiya. 
En tanto, Lavrov, llamó a Washington a "acostumbrarse a trabajar en equipo" y superar la "miopía política" del excepcionalismo de Estados Unidos, para lograr avances en Siria como se lograron a finales del año pasado en la negociación nuclear iraní. La edición número 52 de la MSC -en la que participan unos 30 jefes de Estado y de gobierno y 70 ministros- se centra en Siria aunque también pretende analizar otros asuntos como el conflicto en el este de Ucrania, la situación de China, la amenaza del "terrorismo" yihadista global y las diferencias entre Rusia y la OTAN.

Télam