mundo
Viernes 08 de Abril de 2016

Una modelo se convirtió en estafadora profesional pero un error la llevó a la cárcel

La joven de 26 años conseguía los datos personales preferentemente de ancianos y luego gestionaba tarjetas de crédito, con las cuales se daba los gustos de su vida. Pero algo salió mal.

Una modelo de Miami fue acusada de robar la identidad a más de 40 personas, contando con la complicidad de su pareja, en su mayoría ancianos. La mujer está implicada en un caso a través del cual se le sacaba información a sus víctimas para crear tarjetas de crédito, con las que acumularon la nada despreciable suma de 2 millones de dólares.

Patricia Pérez-González, de 26 años, tejió una red criminal con su pareja, Alberto Companioni, de 31, y disfrutaban de sus "ganancias". Ambos subían a las redes las imágenes de su vida de lujo. Viajes a California, Hawaii, Nueva York; cenas en restaurantes de primer nivel y compras en exclusivas tiendas son algunos ejemplos de los hábitos que mantenían.

Según informaron los fiscales a cargo de la causa, la pareja comenzó en 2014 a robar información personal y solicitaba tarjetas American Express, para ser enviadas a direcciones de casas vacías, donde ellos luego iban a buscarlas. En los allanamientos, encontraron varios celulares, un codificador de tarjetas de crédito y varias prendas, las cuales eran revendidas por internet.

Pérez-González también llamaba la atención en las redes sociales, donde solía subir imágenes mostrando su figura. En Twitter, la modelo se describía como "amante de los animales y del arte, estudiante y fitness", y su perfil de Facebook fue desactivado, así como la página de su negocio.

Patricia Pérez-González y su pareja, Alberto Companioni