Policiales
Jueves 28 de Enero de 2016

Murió por asfixia la anciana de 85 años en barrio San José

  Homicidio. La autopsia realizada al cuerpo de la mujer, que fue encontrada fallecida en Vieytes al 3900 el martes pasado, develó que fue por ahogamiento a causa de un trapo colocado en su boca, el cual no le permitía respirar

Elinda Arolfo, la anciana de 85 años que fue hallada el pasado martes en su domicilio de Vieytes al 3900, murió por asfixia. Así lo develó la autopsia realizada por el médico forense en la morgue judicial, luego de que la Fiscalía de Homicidios ordene dicho estudio para determinar las causas del deceso.
 

Fuentes de la investigación, dijeron a Diario UNO que la muerte de la mujer se produjo luego de que haya sido maniatada de pies y manos y se le haya colocado un trapo en la boca en un presunto robo. Esto habría causado que Arolfo, en medio de la desesperación, hubiera tenido serios problemas para respirar.
 
Por otra parte, se determinó que el homicidio habría sido en la tarde del domingo 24 y la madrugada del lunes 25. Esta hipótesis surge luego de que un familiar directo de la mujer explique que durante el sábado mantuvo un contacto telefónico. Además, vecinos del lugar, confirmaron a los investigadores que ese día había sido vista en el vecindario.
 
En cuanto a los presuntos autores del hecho -o presunto-, por el momento, no hay detenidos al respecto. Ante tal situación, se le suma que no se registraron testigos que pudieran haber visto algún movimiento extraño entre el sábado y el domingo.
 
 
Indignante 
El hallazgo de Arolfo se dio el martes pasado en horas de la mañana, luego de que un vecino, al sentir un intenso olor a putrefacción proveniente de la vivienda de la mujer, alerte a la central del 911 sobre dicha situación. Al hacerse presente el personal de la Comisaría Novena, se halló en el interior de la vivienda –Vieytes 3934– a la mujer sin vida, atada de pies y manos arriba de la cama de su habitación.
 
En cuanto a la vivienda, no se registraron signos de violencia, ya que la puerta que da a la calle, como la de un pasillo lindero, se encontraban bajo llave pero una de las puertas del interior de la vivienda estaba abierta.
Por su parte, quedó constatado que a escasos centímetros de la puerta de ingreso al pasillo, había un par de ojotas, las cuales se presume que eran de la mujer fallecida, y junto a estas, una escoba tirada sobre el inicio del pasillo. Este panorama llevó a plantear la hipótesis de que Arolfo fue abordada en su vivienda por un desconocido, el cual la llevó hasta su habitación y la ató para poder robarle alguna pertenencia o simplemente dinero.

Comentarios