Educación
Sábado 23 de Julio de 2016

Nación busca conocer la realidad de las aulas con una nueva prueba

Será una evaluación estandarizada que se tomará en primaria y secundaria. Sus resultados se conocerán por escuela y por ciudad

Sincerar los datos que tiene la Nación sobre qué aprenden niñas, niños, adolescentes y jóvenes en el sistema educativo argentino es el objetivo principal de la Evaluación Nacional Aprender que se presentó recientemente y se llevará adelante en octubre. El secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, Max Gulmanelli, en diálogo con Diario UNO, brindó precisiones sobre esa prueba y sobre la consulta de calidad educativa que se hará en agosto en todo el país.
Uno de los ejes acordados en la Declaración de Purmamarca, que firmaron todos los ministros de Educación del país, es la creación del Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa que se generará, previo debate en el Congreso de la Nación, a partir de la Secretaría de la Evaluación de la Calidad, a cargo de Elena Duro, que ya fue creada en el marco del Ministerio de Educación.
Esa dependencia ya está preparando la primera acción importante: la Evaluación Nacional Aprender (ENA). El funcionario aclaró que se trata de una prueba estandarizada que se tomará en todo el país el 28 de octubre.
"En octubre vamos a llevar adelante un operativo nacional de evaluación (ONE) que se va a repetir todos los años. Es una prueba censal en el último año de la primaria (6º o 7º grado, de acuerdo al sistema de cada provincia) y en el último de la secundaria (5º, 6º o 7º año); y una prueba muestral de comprensión lectora en 3º grado", detalló Max Gulmanelli.
Y resaltó: "Ahí hay dos grandes cambios. Primero, que el operativo vuelve a ser anual porque hasta ahora era trianual, con lo cual llegaban resultados con un desfase importante. La verdad es que la Argentina hace varios años que viene publicando cada vez menos los resultados, seguramente porque vienen siendo bastante malos. De hecho, en el último ONE se publicaron solo cinco resultados: NEA, NOA, Centro, Cuyo y Patagonia. Como si todas esas realidades fueran lo mismo".
En ese sentido, hizo hincapié en que la ENA es una instancia superadora del tradicional ONE y que ofrecerá resultados por localidad para que cada comunidad pueda conocer los avances y deudas en materia educativa de su población. Además, a cada escuela le llegarán los resultados específicos de sus alumnos para que pueda revisar cuáles son los desafíos que tiene. "La idea es poder dar respuestas concretas y transformar la realidad de lo que aprenden nuestros chicos hoy", dijo.
—¿El objetivo es reemplazar el ONE?
—La idea es que esta propuesta lo supere. Se sube al ONE, lo mejora y lo amplía. El año pasado fue notorio, cuando la UBA (Universidad de Buenos Aires) sacó los talleres de lectura, que era necesario generar una instancia compensadora de aprendizajes porque se encuentran con que los chicos llegan sin los conocimientos mínimos para convertirse en estudiantes universitarios. Por eso se decidió sumar la evaluación muestral en 3º grado para ver la comprensión de textos y otros contenidos. Lo importante es aclarar que se trata de una evaluación del sistema para mejorarlo y corregirlo. Los primeros evaluados somos los funcionarios a cargo del sistema pero, detrás de eso, queremos ver cómo estamos y tomar las mejores decisiones con los docentes, que sea un trabajo escolar. Por eso queremos que la evaluación llegue a la escuela para trabajarla.
—¿Están dadas las condiciones para hacer una prueba estandarizada, teniendo en cuenta que aún hay muchas diferencias entre los sistemas educativos de cada provincia?
—Nuestro país no es equitativo. Tenemos que asumir esa realidad. Nuestro ministro Esteban Bullrich siempre dice que tenemos que lograr que sin importar dónde te toque nacer tengas las mismas oportunidades educativas. Hoy eso no es una realidad. Obviamente las evaluaciones nos van a arrojar esos resultados pero decidimos evaluar así para saber cómo estamos en cada lugar y juntos ver las mejores respuestas. Asumir que hay desigualdades y pensar de qué manera vamos subiendo los pisos para que todos los chicos puedan aprender y de la mejor manera que cada uno de ellos pueda.
—Generalmente ese tipo de pruebas son criticadas porque no tienen en cuenta el contexto de cada estudiante, institución o comunidad.
—Por supuesto que la evaluación tiene que mirar el contexto. El capital sociocultural de una comunidad y el valor simbólico de la educación en torno a ese conjunto de familias incide en la evaluación. Pero nosotros, a cada niño de la Argentina, le tenemos que garantizar una educación que le permita desarrollarse plenamente y para eso tenemos que saber dónde estamos parados. Así podremos dar mejores respuestas en la capacitación de profesores y maestros a partir del Instituto Nacional de Formación Docente. O sea, barrer abajo de la alfombra y no querer conocer la verdad es la mayor estigmatización que le podemos hacer a una zona que hoy tiene vulnerabilidad educativa. Conocer la verdad nos permite que nos sentemos los ministerios con diferentes actores para dar respuestas. No es correcto decir que esto estigmatiza, conocer la verdad es el primer paso para corregirla.

En agosto se realizará una consulta nacional sobre cinco ejes centrales

La Declaración de Purmamarca define los ejes de la gestión que llevará adelante el Gobierno nacional en materia educativa. "En ese acuerdo federal, el Presidente y todos los ministros convocan a los argentinos a un proceso de diálogo que nos permita madurar un compromiso social por la educación", explicó Max Gulmanelli. Por eso, el secretario de Calidad Educativa explicó que la semana pasada se realizó el lanzamiento de Compromiso por la Educación que apunta a generar instancias de debate en todas las provincias. El objetivo, según detalló, es que la población tenga la oportunidad de expresar cuáles son la prioridades educativas.
"Queremos volver a encontrarnos en torno a la escuela, fortalecer la educación y que podamos hacernos cargo de los desafíos que hoy tenemos como sociedad, que son muchos", dijo y agregó: "La vocación es que este diálogo se lleve adelante a nivel provincial y municipal con lo que habitualmente se llaman las fuerzas vivas de la comunidad. A partir de eso queremos definir cuáles son los ejes estratégicos".
De todas maneras, el secretario de Gestión Educativa de la Nación indicó que se establecieron cinco temas para orientar el debate y evaluar si son validados por la ciudadanía. Ellos son: cómo debe enseñar la escuela del siglo XXI; el rol docente, sus condiciones laborales y su capacitación inicial y continua; la evaluación de la calidad educativa; políticas de la primera infancia; y la vinculación del sistema educativo con la realidad socioproductiva.
—¿Cómo se implementará la consulta a la población?
—Habrá algunas encuestas puntuales pero lo central serán las mesas de trabajo. La idea es que nos encontremos físicamente y que haya un trabajo participativo intenso. Esto hay que llevarlo a cada localidad, tiene una operación compleja que se articulará con el Ministerio de Educación provincial. Estamos trabajando con la Fundación Cambio Democrático, que tiene mucha experiencia en liderar procesos de diálogo, para poder instrumentarlo en todo el país en agosto. Queremos hacer una convocatoria muy amplia a todos los sectores de la sociedad; y que los tres niveles de gobierno, independientemente de nuestras diferencias políticas y partidarias, podamos trabajar juntos en torno a la escuela. La idea es tener un primer cierre a fin de año, aunque probablemente el Compromiso será algo que los argentinos podremos estar celebrando en el primer cuatrimestre de 2017. Pero no queremos que este proceso de diálogo sea eterno porque tenemos urgencias importantes.

Comentarios