Homicidio
Sábado 02 de Julio de 2016

Narcomenudeo y usurpaciones: el trasfondo de los homicidios

Móviles de las muertes violentas. El fiscal de Homicidios, Jorge Nessier, analizó el trasfondo de los asesinatos ocurridos en la ciudad y opinó que la proliferación y el fácil acceso a las armas de fuego dispararon las cifras de venganzas

Terminó el primer semestre del año y los balances necesarios de realizar no solo son económicos. Por lo menos para la ciudad de Santa Fe, que tiene uno de los índices de muertes violentas más altos del país, seguir de cerca su evolución es clave para poder trazar políticas públicas que permitan una solución de fondo. Para esta edición, Diario UNO elaboró un informe que refleja no solo los números de homicidios sino que también desagrega cuáles fueron sus características, los móviles y qué respuesta tuvieron a nivel judicial.

Que no sean solo una muerte más

Casi dos años y medio pasaron ya desde que la provincia de Santa Fe cambió la forma en la que investiga y juzga los crímenes que ocurren en sus tierras. Desde entonces, los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del departamento La Capital –a cargo de detectar y probar las responsabilidades penales– reconocen que hubo una progresión en la cantidad de información que hay sobre cada uno de los casos y cómo, al ser sistematizados todos esos datos, se pudo armar una especie de mapa del delito que vertió luz sobre rivalidades entre bandas en los distintos barrios de la ciudad, quiénes son sus cabecillas y cuáles son los móviles que los llevan a accionar el gatillo.
"Santa Fe tiene un índice de homicidios más alto que la media nacional".
Toda esa información sirve de anclaje para las investigaciones que van surgiendo y que permiten contextualizar los asesinatos para que no sea solo una muerte más. Esa especie de informe o dossier reveló que el origen de los crímenes por ajustes de cuentas tiene como trasfondo delitos económicos: el principal es el narcomenudeo y el que le sigue más de cerca es la usurpación de viviendas. En cuanto a qué es lo que provoca la cifra altísima de matanzas, la respuesta está en el extendido uso de armas de fuego que hay en Santa Fe. Esta semana, el diputado provincial Jorge Henn (UCR NEO FPCyS) presentó proyectos de ley para ampliar las facultades de los jueces y fiscales en el secuestro preventivo de armas de fuego y en su argumento expuso una cifra contundente: que el 68,4 por ciento de los homicidios que se produjeron en 2015 se realizaron por disparos de armas de fuego.

Números extraordinarios

"Santa Fe tiene un índice de homicidios más alto que la media nacional. En 2014, el departamento La Capital tuvo un índice aproximado de 33 homicidios cada 100.000 habitantes, una cifra muy superior a otras ciudades argentinas. Por ejemplo, Capital Federal tiene seis crímenes cada 100.000 habitantes. Son números extraordinarios, que responden a muchas razones y frente a los cuales hay una estructura de investigaciones que –a pesar de los esfuerzos por ampliarla– aún es deficitaria", expresó el fiscal de la Unidad Especial de Homicidios e interino de la Fiscalía Regional Nº 1, Jorge Nessier, en diálogo con Diario UNO.
— ¿Por qué Santa Fe tiene una tasa tan alta de homicidios?
—La Fiscalía General viene realizando desde el 2014, un estudio integral sobre los hechos ocurridos en el departamento La Capital. Un primer informe fue publicado el año pasado y ya está próximo a salir el de 2015. Ese estudio se hace con un relevamiento que le prestó atención no solo a los números de las muertes sino también a circunstancias particulares en las que se produjeron. Fue la primera vez que se hizo y nos permitió unificar la investigación de unos 350 homicidios en estos dos años y medio. Ese trabajo nos permitió tener una información territorial sobre distintos lugares de la ciudad e ir conociendo o vinculando personas, bandas, modalidades y cuáles son las situaciones que se dan y las razones por las que se llega a los homicidios.
"Las conclusiones en términos generales es que en Santa Fe los crímenes no refieren tanto a situaciones de inseguridad sino que están más vinculados a problemas interpersonales, en algunos casos derivados de incidentes muy menores pero que, por la proliferación de armas de fuego y de otro tipo de recursos violentos, cualquier situación o diferencia termina en alguna tentativa de homicidio, en lesiones graves o en homicidios. En Santa Fe, la utilización de armas de fuego en todo delito es altamente preocupante".
—¿En cuántos de todos esos homicidios hay como trasfondo otro delito?
—En muchos de los casos. Lamentablemente la urgencia de la resolución del homicidio no permite llegar más allá. Pero siempre existe el comentario, el trascendido –que muchas veces no se refleja en una declaración formal– pero que nos permiten suponer que detrás de algunos de los asesinatos hay disputas territoriales que tienen que ver con el narcomenudeo o con otro tipo de económicas del delito como, por ejemplo, usurpaciones de viviendas o la interrelación de todos esos elementos. Es decir, concretamente se trata de grupos que operan en determinadas zonas de la ciudad y que van adueñándose de los lugares a través de distintos tipos de metodología.
—En los próximos meses al menos seis homicidios llegarían a juicio oral. ¿Por qué en estos casos es más conveniente el debate que un juicio abreviado?
—El juicio oral es muy importante en cuanto a la transparencia y a la evidenciación ante la sociedad de cómo se lleva a cabo la justicia, porque el juez y las partes analizan de manera muy meticulosa las pruebas que se recolectaron en la etapa preparatoria. Por eso es tan importante preservar a los testigos hasta que llega al juicio, para que pueda declarar con tranquilidad y acompañar los argumentos con los avances de las tecnologías en la investigación criminal que aportan elementos periciales que dan contundencia y objetividad.

Comentarios