santafe
Domingo 02 de Agosto de 2015

Náutico Sur: “Realizar la actividad para todos los estratos”

El presidente, Carlos Medone, destacó el actual crecimiento edilicio y económico de la entidad. “Hoy estamos saneando al club”, manifestó.

Podría decirse que Santa Fe es un lugar único e inigualable para las actividades náuticas, la pesca y el deporte aventura. Más que nada, porque cuenta con las bondades necesarias y que son de gran orgullo para los autóctonos. Precisamente los clubes son los principales impulsores de inculcarle a la gente esa pasión, la cual se mantiene inalterable pese al paso del tiempo y cada día que pasa, se acrecienta más.
Uno de los que se mantiene en la causa es el Club Náutico Sur que, desde el perfil más bajo, le da vida a actividades poco difundidas y con arraigo muy grande. En una época donde la economía es un dolor de cabeza para todos, las instituciones tampoco quedan exentas y el presidente, Carlos Medone, así lo explicó.
“Este club dio un vuelco total a favor. No es que esté haciendo campaña política, pero desde que tomamos las riendas hace 10 años, la realidad era totalmente distinta. Era más un lugar de pescadores y de un perfil un poco más bajo. De cualquier forma, estos siguen hoy acá, no quedaron al margen, creándole una categoría llamada referente histórico, porque verdaderamente son los fundadores de esto. Lo que hicimos fue aggiornarnos para saber qué hacer en pos de progresar. Por suerte hemos crecido mucho. Cuando arrancamos había 18 boxes y ahora tenemos más de 90 y hasta incrementamos la cantidad de embarcaciones. También se levantaron unas canchas de tenis y una escuela de remo para personas con discapacidad, pero que no pudimos continuar por un litigo con la Municipalidad, que aduce que usurpamos terrenos, cosa que no es así. Teníamos el galpón hecho para guardar los útiles, pero quedó trunco porque lo tumbaron. A eso hay que sumarle unos quinchos y un terreno formado con los otros clubes de la región, que está en la confluencia del Paraná Viejo con el arrojo El Ángel. Ahí estamos por hacer unos asadores y unas mesas de cemento para empezar con lo primario. Tenemos la idea de edificar baños y un quincho, pero todo a su tiempo. Así es como vamos creciendo”, comentó.
Números claros
Asimismo, Cacho –como más se lo conoce– ahondó en detalles sobre cómo está la faceta económica: “La mayoría del dinero se va en sueldos, porque acá todos los empleados están en blanco. Actualmente estamos saneando al club. Cuando asumimos había muchas deudas, gran parte previsionales; para ello hicimos planes de pago con Afip y de a poco vamos saliendo. El club estaba mal, en rojo, pero por suerte la cosa cambió. No digo tampoco que esté floreciente, porque no nos sobra la plata, pero estamos al día”.
Con todos estos factores, todo se hace cuesta arriba, pero así y todo confía en una estructura sólida y responsable para ir en busca de más: “Proyectos tenemos un montón, lo que no hay es plata para realizarlos. La idea es por lo pronto terminar un mirador con una calle asfaltada que llevará el nombre de mi padre, Dionisio Medone, y que es de gran orgullo. Después, en lo mayúsculo, deseamos levantar la escuelita de remo, por eso esperamos que el intendente se apiade y nos brinde el terrenos que nosotros con tanto esfuerzo adquirimos. Esperemos aplique la lógica, porque el club es parte de Santa Fe”.
Un modo de vida
Seguidamente el alguna vez campeón mundial de motonáutica (1990) –junto a Armando Perales en off shore clase III 2L (casco SSB argentino)–, expresó cuál es el objetivo que tiene el Club Náutico Sur para con la comunidad santafesina: “Nuestro lema es «por una mayor conciencia náutica» (está graficado en su fachada). Tiene como fin desarrollar esta actividad para todos los estratos. La gente por ahí tiene la idea de que la náutica es elitista; en algún momento lo fue, pero ya no, porque es común hoy ver cómo cualquier ciudadano puede tener una lancha. Para mí no es una cuestión de plata sino más que nada de decisión. Por ejemplo, yo tuve barco antes que una casa. Cuando mi viejo me dijo que más vale me comprara un departamento, yo le dije que no, porque no lo podía tirar al agua. Son gustos. La náutica es una gran pasión”.
En el final de su extenso balance, admitió su pasión por lo que hace y el porqué estar al frente de esta entidad lo hace feliz: “Me gusta el río. Para mí es paz, tranquilidad y vida. Soy un enamorado del río. Es un orgullo decirlo. No podría vivir en una ciudad sin uno. Dios quiera siempre tenga este privilegio. Todos los días de mi vida estoy acá en el club y la verdad lo disfruto mucho”.

Comentarios