Bullying
Domingo 16 de Octubre de 2016

"No hay otra modalidad para evaluar al sistema educativo"

Tras las fuertes críticas, la secretaria de Evaluación Educativa de la Nación, Elena Duro, explicó los alcances del nuevo operativo nacional que se realizará desde este martes

Este martes se realizará la primera edición de Aprender, una prueba estandarizada que propone medir los conocimientos de niñas, niños y adolescentes de todo el país. Si bien la evaluación recibió fuertes críticas por parte de los gremios docentes, desde el Gobierno nacional sostienen que "no hay otra modalidad en el mundo para evaluar un sistema educativo". En Santa Fe serán 101.000 los estudiantes alcanzados por el operativo de evaluación, cuyos resultados estarán en marzo de 2017.

La prueba de lengua y matemática se tomará este martes a todos los alumnos de 6º grado de la primaria y de 5º año de la secundaria; y a algunos cursos seleccionados de 3º grado de la primaria y 2º año del secundario. En tanto, el miércoles, solo los estudiantes del última año del secundario rendirán exámenes de ciencias naturales y sociales.
Embed

Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa de la Nación, dialogó con Diario UNO sobre la prueba Aprender, sus alcances y las expectativas respecto a la información que se reunirá. La funcionaria diferenció la prueba del anterior Operativo Nacional de Evaluación (ONE): "Por su calidad. La anterior era una prueba excesivamente extensa y con ítems inválidos. Además tenemos consenso en el Consejo Federal de Educación en haber respetado los contenidos que se habían identificado para evaluar en 2015. O sea, estamos evaluando las mismas capacidades y núcleos de aprendizajes prioritarios (NAP) que habían sido fijado el año pasado", detalló.

Y agregó que la novedad de Aprender es el "cuestionario de contexto". "Genera mucha información muy rica sobre nuevas dimensiones como el uso de tecnologías en la escuela y del tiempo libre, cómo se sienten los chicos en la escuela, prácticas de la enseñanza, clima escolar, violencia y bullying", agregó.

—¿A qué atribuye la resistencia de los gremios docentes a la prueba?
—Hay que hacer una lectura política. Lamentablemente son falaces muchas de las cuestiones que circulan en las voces de algunos sindicatos que se oponen al tipo de prueba o dicen que la toma gente externa al sistema. O la invalidan por su carácter estandarizado. Pero, toda evaluación que se hace sobre el campo de lo social es siempre un recorte de realidades más complejas. Pero la familia, los maestros y nosotros, como decisores, tenemos la obligación de cumplir con la ley y realizarla. Tenemos que aspirar a lograr que todos los estudiantes del país puedan acceder a un mínimo de aprendizajes comunes. Esa es nuestra meta, que es colectiva porque si hay algo que une a todos los argentinos es la necesidad de mejorar, en forma continua, la educación de nuestros estudiantes y de los que están afuera, sobre los que tenemos que seguir trabajando.

—¿Esos NAP no se pueden medir de otra manera? ¿Por ejemplo a partir de las evaluaciones que, habitual y frecuentemente, realizan los docentes y directivos?
—Los docentes todo el tiempo están evaluando y también toman decisiones y validaciones que, a veces, determinan el futuro de los estudiantes. Pero no hay otra modalidad en el mundo de evaluar el sistema educativo que no sea a través de pruebas estandarizadas. No quiero decir que no haya otras maneras para recabar información del sistema educativo para tomar mejores decisiones pero, respecto a los aprendizajes de los estudiantes y ciertas condiciones de contexto de las escuelas, no hay otra manera que no sea este tipo de dispositivos.

Y agregó que, por eso, se hace mucho hincapié en el cuestionario de contexto que permite que directivos, docentes y alumnos se expresen –aunque también es estandarizado– sobre su realidad particular.

Por otro lado, la funcionaria se refirió a la dificultad que generó que algunos sindicatos plantearan que no se debía participar del operativo. "Lamentablemente algunos están desalentando la participación pero confiamos en que los directores y los docentes argentinos también valoren esta posibilidad de participar, que ha sido uno de los reclamos en los ONE. Así que tenemos confianza en que la mayor parte de las escuelas del país va a cumplir con esta tarea. Además la prueba tiene carácter obligatorio para los estudiantes", dijo.

Y continuó: "Es necesario transmitir un mensaje transparente, claro y preciso sobre las finalidades de la evaluación y el uso que se le va a dar. Queremos que las familias acompañen a sus hijas e hijos a participar de una actividad escolar más pero que va a ayudar a su escuela, su territorio y a que el país pueda retomar una agenda de mejora educativa continua".


La devolución
Uno de los cambios a los que apunta Aprender es que la devolución de los resultados a cada una de las escuelas se realice en un plazo reducido para que cada institución pueda tomarlos como material para una labor internar. "Cuando uno devuelve la información con dos años de retraso, como ocurrió la última vez, pierde mucho sentido", explicó Duro y agregó: "Vamos a respetar la identidad de las escuelas y de los alumnos, no van a ser identificados, pero sí vamos a ser muy transparentes en la difusión de la información. Queremos devolver en tiempo y de manera muy amigable, a fines de marzo de 2017, la información. Vamos a vincular logros con contextos y trayectorias escolares de los estudiantes porque son las miradas que les sirve a los docentes".

Comentarios