Política
Miércoles 01 de Abril de 2015

"No hay que usar la pobreza como chicana política, el pobre merece respeto y la mejor educación"

José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe y titular de la Conferencia Episcopal Argentina, destacó que los políticos deben dar el ejemplo y cumplir con sus promesas.

El arzobispo de Santa Fe y titular de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, destacó esta mañana que "la palabra se ha devaluado y esto quita credibilidad y horada la confianza entre los hombres. Creo que es fundamental dar el ejemplo. Sobre todo los que ejercen la autoridad. Esto tiene un valor docente en la comunidad".

En declaraciones a LT10, el sacerdote se refirió a los actos eleccionarios que tendrán lugar en el país durante el año y resaltó que "la ciudadanía debe comprometerse con las elecciones. Hay que analizar las propuestas y participar. Al político le pedimos que cumpla con lo que promete. Hay que fortalecer y trabajar en políticas de Estado. Los que queden con oposición también tiene un rol importante".

Acerca de la situación de pobreza en el país y a los cruces entre el ministro de Economía -quien dijo desconocer cuántos pobres había en el país- y el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez -quien dio cifras concretas sobre los índices de pobreza-, Arancedo indicó que "la pobreza existe. Yo no voy a emitir juicio sobre si subió o bajó. Nos preocupa la pobreza estructural de muchos barrios. No podemos acostumbrarnos a esto. No hay que utilizar la pobreza como chicana política. El pobre es una persona que merece respeto. El pobre merece lo mejor. Por ejemplo, la mejor educación".

Comentarios