santafe
Domingo 12 de Junio de 2016

No hay reservas en hoteles pese al fin de semana de cuatro días

Desde la Asociación Hotelera Gastronómica de Santa Fe hay bajas expectativas sobre el flujo turístico. En tanto, respecto a bares y restoranes la situación es similar, aunque se espera más movimiento por el Día del Padre.

Luego de su aprobación en el Congreso, el viernes pasado el gobierno nacional promulgó el feriado del 17 de junio en honor a Martín Miguel de Güemes. Se conformó así, con muy poco tiempo de anticipación, un fin de semana extralargo con un lunes no laborable por el Día de la Bandera. En el medio, el domingo 19 será el festejo por el Día del Padre, y muchas familias, si bien planean salir a comer afuera, descartan hacer una escapada turística.
En diálogo con Diario UNO, Mario Zavaleta, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Santa Fe (AEHG) sostuvo que decidir que se realice el feriado tan cerca de la fecha del mismo, afectó a las posibilidades turísticas, “porque no le dio tiempo a la gente de planear el viaje o hacer reservas”.
“El feriado del lunes, con el Día del Padre el domingo, limitaba mucho que la gente viajara, ahora con el viernes incluido podría ser más beneficioso para el que quiera salir, pero no hay reservas, no hay nada. Indudablemente esto tomó de sorpresa a todo el mundo. Es una lástima que se haya anunciado con tan poco tiempo”, expresó.
En esa línea, se quejó de que además de no haber hasta el momento reservaciones, los hoteleros deberán pagar el día doble a sus empleados y consideró que si se hubiera decidido con mayor anticipación el día no laborable podría haber sido una medida positiva.
“Sé que Mar del Plata tiene muy buen porcentaje de reservas, pero de antes del feriado, nosotros para nada. Esto repercute más porque es un día que hay que pagar doble al personal, y si no hay ocupación es más oneroso”, comentó.
 Al respecto, agregó que el sector, debido a la crisis hídrica, y a la situación económica imperante, está trabajando a pérdida desde que comenzó el año. Sin embargo, a pesar del contexto se mostró esperanzado en que pueda darse una reactivación que genere algo de movimiento turístico más cerca de la fecha. 
En bares y restoranes
Por su parte, Luis Hediger, propietario de un negocio dedicado a la gastronomía, y tesorero de la AEHG, sostuvo que al no haber viajes planificados, se espera al menos un mayor consumo interno en bares y restoranes para este fin de semana. 
“Obviamente que con el Día del Padre se puede esperar no un movimiento extraordinario, pero sí uno bueno. Pero, tampoco condice la situación económica de la gente”, advirtió.
A su vez, el empresario se quejó de la falta de acciones de promoción turística de la ciudad y del difícil año que atraviesa el sector con caídas de venta en restoranes de alrededor de 50%, y en bares y pubs de 30%, respecto de los consumos que se registraron en 2015.
“Cuando hablan de feriados en otros lugares todo el mundo salta para arriba porque realmente genera movimiento, pero el único movimiento que se genera en Santa Fe es que la gente se va”, indicó.
Para Hediger, la retracción en el consumo este año se da no solo por la falta de dinero de la gente, sino por el factor climático y una temporada más fría que años anteriores.
“El consumo está bajo, y además el tiempo es el que marca el amperímetro. El año pasado, el 25 de mayo hizo calor, y este año nos morimos de frío, pero bueno siempre tenemos la expectativa aunque la venta en sí es baja”, reflejó.
Por último, indicó que los bares y restoranes también enfrentan problemas para mantener el personal debido a los altos costos con tarifas elevadas tanto de electricidad como de gas. “En la práctica, de llamar a proveedores para reponer determinados productos tres veces a la semana, hoy vienen una sola vez”, graficó. 
En la costa tampoco hay movimiento
Guillermo Kees empresario turístico del corredor de la ruta 1 sostuvo que hay algunas reservas de cabañas, pero que son muy pocas. Aunque señaló que se trata de una modalidad que se repite en la mayoría de los fines de semana largos.

“Estamos al 50% durante un mes y en el último día se completa. La modalidad de la gente es decidir en el último minuto, y ahí bajan el martillo”, explicó respecto de las particularidades del turismo de fin de semana en el corredor costero.
Kees reflejó que el movimiento de viajantes ha descendido mucho en el último año, producto de un verano con problemas ocasionados por el exceso hídrico y la crisis de bolsillos y que las expectativas entonces están dadas por lo que pueda suceder en los fines de semana largos que quedan en el año. 
“Esto va a ser así hasta el próximo feriado, pero puedo asegurar que la caída ha sido tremenda, y la situación económica influye, porque al ajuste la gente lo empieza a hacer en las vacaciones, o en ir a comer afuera”, resaltó.
Indicó además que este fin de semana con dos feriados tiene un condimento especial que es el Día del Padre del domingo, y que esto hace que muchos viajeros decidan quedarse para celebrar en familia. 
“Siempre el Día del Padre la gente se queda en su casa. Es como que el hogar es muy poderoso en una situación superespecial, y es como que el encuentro es en la casa”, manifestó.
Sobre la crisis hídrica
Finalmente, el empresario turístico reclamó al gobierno provincial que desde que se declaró la emergencia para el sector productivo, el turismo, una de las actividades afectadas incluidas en el decreto provincial, aún no se entregaron los certificados a los hoteles y complejos afectados para poder acceder a los beneficios que otorga la declaración de emergencia y desastre.
“Es como que la gente cree que recibimos muchos subsidios, y hasta ahora nada. La realidad es que para muchos nosotros hemos sido convenientemente asistidos, y hasta ahora no tenemos un certificado que diga que hemos sido dañados. A mí la tormenta de febrero me voló dos techos, y yo me endeudé y ya los reconstruí”, reflejó.

Comentarios