santafe
Miércoles 18 de Mayo de 2016

“No se movió un dedo para saber qué pasó con mi hija”

Ariel Acosta, el papá de Natalia, la joven que desapareció el 29 de mayo de 2009 en la esquina de Suipacha y 25 de Mayo, indicó que no hay avances en la causa. Este miércoles, Ganón y organizaciones feministas acompañaron el reclamo

“Al día de hoy no tenemos noticias. En la Justicia nadie hizo nada. Solo Trata de Personas dice que está trabajando pero no hay novedades. Veremos qué sale de esta reunión”, manifestó Ariel Acosta, el papá de Natalia, la joven que el 29 de mayo de 2009 desapareció. Este miércoles, sus familiares, junto a distintas agrupaciones feministas, legisladores y el defensor provincial Gabriel Ganón, la recordaron y solicitaron que se investigue lo que ocurrió.
 
Según consta en la causa que lleva adelante el juez Darío Sánchez, Natalia Acosta fue vista por última vez en la esquina de 25 de Mayo y Suipacha cuando tenía 21 años y se encontraba en situación de prostitución bajo el control de su entonces novio, E.D.R.
 
Esa noche E.D.R le escribió un mensaje a Natalia a las 3 pidiéndole que regresara a la casa y a las 4 intercambió otros mensajes de texto. Entre las 5 y las 7 intentó comunicarse con ella llamando a su celular pero no obtuvo respuesta y decidió buscarla en distintos hoteles que frecuentaba. Como no la halló, a las 9 se dirigió a la casa de los padres de la joven para ver si estaba ahí.
 
Desde entonces, sus padres María Cristina Balán y Ariel Acosta la buscan incansablemente pero pocos avances vieron en la causa, pese a que han ido aportando información que reunieron con el acompañamiento del Programa de Género y Sociedad de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).
 
“No se investigó nada de nada; nadie movió un dedo para saber qué pasó con mi hija”, se lamentó Ariel y agregó: “Cada día que me levanto veo una luz en donde está ella. Espero que aparezca, es lo único que quiero”.

Para la familia de Natalia la hipótesis más clara está vinculada a que la joven haya sido capturada por una red de trata pero quieren que la Justicia investigue para saber realmente qué fue lo que ocurrió y dónde está.

Al respecto, Ganón explicó: “La causa está, hace muchos meses, paralizada. Nosotros hicimos el año pasado un pedido con la familia para que nos acepten y nos constituyan como querellantes en la causa. Además solicitábamos una serie de medidas de prueba y no sabemos por qué motivo el juez se declaró incompetente, no realizó las medidas que solicitamos y envió el expediente nuevamente a la Justicia Federal”.
 
Y siguió: “Allí se recepcionó el expediente y se lo devolvió. Después de que lo recepcionó se siguen sin hacer las medidas de prueba que creemos que son sustanciales y debieron haber sido hechas hace muchísimo tiempo. Es una línea de investigación que se abandonó”.
 
Ganón reconoció que las dilaciones en la Justicia en casos vinculados a la desaparición de mujeres “es un antecedente muy negativo, donde el Estado muestra su ineficiencia y debilidad, y, de alguna manera, garantiza la impunidad en este tipo de procedimientos”.
 
Distintas organizaciones como Foro Santa Fe Contra la Trata, Campaña abolicionista ni una mujer más víctima de las redes de prostitución, generar, Mujeres en Actividad y el Programa de Género de la UNL fueron las que convocaron este miércoles a la reunión dónde además de brindar información sobre la causa y proyectar un video que recoge la lucha de la familia Acosta, se presentó un petitorio.
 
Paula Spina, del Programa de Género de la UNL explicó que en el documento: “Solicitamos que se acepte el pedido de la familia de constituirse como querellantes; y queremos que se evalúe si los funcionarios judiciales intervinientes no tienen algún grado de responsabilidad porque entendemos que el accionar de la Justicia provincial no se adecuó a lo que se requiere en casos de desapariciones de mujeres. Por otro lado, nos parece muy importante que la desaparición de Natalia se ponga en la agenda de los gobiernos nacional, provincial y municipal, tiene que haber campañas de difusión; y que se repare a la familia por el daño ocasionado”.
Victoria Rodríguez / victoriarodriguez@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios