santafe
Sábado 26 de Diciembre de 2015

“No va a paralizarse para nada el plan de infraestructura en salud”

El ministro de Salud, habló sobre las obras en marcha y dijo que si no hay sobresaltos en la economía, se podrá poner en funcionamiento el Cemafé y avanzar con el plan de obras.

Desde los comienzos del Frente Progresista en el gobierno, Miguel González se desempeña en el ámbito de la Salud pública. En tiempos de Miguel Ángel Cappiello ocupó la dirección del Iapos, y luego en 2011, ante la renuncia de Débora Ferrandini se convirtió en secretario de Salud de esa cartera. Cargo que ocupó hasta el 10 de diciembre, luego de asumir como ministro. 
González es bioquímico, tiene un Máster en Gestión y Sistemas de Salud, de la Universidad Nacional de Rosario, y hace unos días asumió la responsabilidad de conducir una de las áreas claves del progresismo. En su primera entrevista con Diario UNO como ministro dijo que será prioritaria la buena relación con los trabajadores y los gremios, sostuvo que es el gobernador el que decidirá el llamado a paritarias, y señaló que la intención es que en esta etapa se logren terminar dos obras emblemáticas en la ciudad: el Cemafé y el nuevo Iturraspe. 
—Estuvo reunido con los gremios del sector de la salud, más allá de las presentaciones formales, ¿qué se habló en estos encuentros?
—Estamos convencidos que los trabajadores merecen la explicación de los funcionarios de cómo es que la gestión política va a organizar su tarea en adelante. Gran parte de la certidumbre que uno tiene del trabajo con las organizaciones que representan a los trabajadores , es darles ciertas certezas de por qué nos organizamos como lo hacemos y cuál es la tarea que se pretende. En salud, el trabajo está muy relacionado a los seres humanos que prestan el servicio. De eso se trató el vínculo que tuvimos con los gremios y por supuesto aparecieron temas particulares, por los que abrimos un esquema de trabajo con ellos, incluso hasta poniéndonos de acuerdo, en que una cosa es el ámbito paritario, pero que hay otros espacios de trabajo que tienen que ver con cómo relacionarse con el trabajador, de qué manera se clarifica qué es lo que se pide en la tarea a cada uno de ellos. Eso baja mucho las tensiones. 
—En los últimos días, los gremios manifestaron preocupación por el aumento de precios, ¿le plantearon este tema los sindicatos?
—Claro, todos los gremios lo expresaron. El tema es que esta es una de las provincias que tiene una ley que dice cómo hay que hacer, cómo se trata el tema paritario y de qué manera se abren las negociaciones. La que da el puntapié con esto es la paritaria central y el propio gobernador indica en el momento en que abre la negociación. Particularmente el ministerio de Salud, solo se relaciona en forma directa con los gremios de profesionales, y a través de la paritaria central con el resto de los trabajadores. Así que ellos lo expresaron, y nosotros les contestamos que esto está dentro del marco general de la provincia y que en este momento teníamos que valorar que se estén pagando correctamente los aguinaldos y sueldos, cosa que no es menor. Porque el inicio de gestión tiene todas las dificultades financieras públicamente conocidas y en los próximos tiempos se están buscando los instrumentos para salir de esta situación. Así que con ese grado de comprensión, les pedimos a los gremios la paciencia suficiente, sabiendo que hay que charlar de esto lo antes posible, pero dentro del marco general de la paritaria.
—Hace poco se inauguró un destacamento policial en el Cullen y durante el año los sindicatos se quejaron por la inseguridad en general ¿cómo va a seguir la política del ministerio?
—Va a seguir profundizando ese modo de relación. Estamos convencidos de que hay cuestiones que se resuelven con personal policial, y cuando eso es así, hay que hacerlo. Pero hay otras cuestiones que tienen más que ver con lo organización de las instituciones que mejora y baja ostenciblemente la conflictividad. Son las dos cosas, no es ni una ni otra, sino las dos. Cuando hay dificultades y en algunos hospitales en particular, por el tipo de problemática que resuelven (heridos, producto de conflictos interpersonales, o accidentes de tránsito, como el Cullen o el Centenario de Rosario) hay que prestar atención particularmente en cómo se ponen ciertos límites para que los trabajadores estén protegidos. Luego, en el primer nivel de atención tenemos que pensar que no es posible que tengamos policías en cada centro de salud. Si hemos estado instalando botones de pánico, junto con la Municipalidad de Santa Fe, que ha dado una mano muy grande en esto. Ha funcionado bien, y también le ha dado a los trabajadores la seguridad de que cuando tengan una dificultad pueden pulsar el botón y se los va a asistir. 
—Hay hospitales y centros de salud en ejecución en toda la provincia, ¿cuáles son las obras en las que se hará hincapié para finalizar?
—El gobernador ha sido muy claro, en el sentido de que ha planteado que a partir del fallo de la Suprema Corte, si todo sale como se espera, es probable que haya un flujo de recursos que se van a poner en infraestructura. Por supuesto, uno de los objetivos es poner mucho esfuerzo en la infraestructura.
Coqui Toum / Fiario UNO de Santa Fe 

Comentarios