santafe
Lunes 29 de Febrero de 2016

“Nos da mucha felicidad que haya chicos en el club”

Hugo Agüero es el presidente, pero prefiere que lo consideren como uno más. “El compromiso que tenemos es muy grande”, manifestó 

Ubicado en el corazón de barrio Del Tránsito emerge Bochas Club Los 40, un emblema santafesino que, pese al paso del tiempo, se mantiene firme y gestando a lo más granado de una actividad de precisión y concentración suprema. Le tocó pasar por momentos muy malos y otros de gracia, pero lo que sí está claro es que los amigos siempre están.
Así es como después de 60 años, continúa acrecentado su estirpe en una disciplina que atrae a personas de todas las edades. El presidente de la institución es Hugo Agüero, que dentro de su sencillez y poco habituado a las entrevistas, hizo un pantallazo sobre la actualidad de esta entidad.
“Actualmente estamos bien. Solos nos resta el mes que viene hacer el balance del año. Todos los martes y jueves le damos a la gente la posibilidad de que practique folklore; después de martes a viernes se juega a las bochas y, a su vez, también este último día tiene lugar la popular peña, donde aprovechamos para comer algo, charlar de la vida y tocar un poco la guitarra. Esa es más o menos la vida que tiene el club”, manifestó.
Seguidamente, argumentó cómo hacen para mantener las finanzas al día: “Nosotros tenemos un salón que nos permite solventarnos, porque si fuese por la cuota societaria sería prácticamente imposible seguir. Tenemos un puñado de socios fieles, pero siempre estamos en la búsqueda de que sean más los que puedan participar. Tampoco es que tenemos que hacer malabares para nivelar la economía, pero sí admito que no contamos con los recursos para realizar inversiones grandes. Estamos al día y eso es lo importante. Desde ya que nos gustaría hacer un montón de cosas, hay varios proyectos, pero por ahora no los podemos concretar. No estamos en rojo, pagamos los servicios en tiempo y forma y eso nos da la posibilidad de trabajar con más tranquilidad”.
Por más que aparente ser solo un lugar para bochófilos, también hay otras cosas más detrás que enaltecen el trabajo de esta institución: “A través del folklore, las bochas y el prestado del salón, les damos la posibilidad a que los chicos puedan hacer actividades recreativas. Con eso logramos sacarlos de la calle y que además aprendan algo. Es más, estamos abiertos a que cualquier profesor que quiera impulsar alguna actividad distinta se presente. Todo esto lo hacemos porque pensamos que lo mejor es sacar a los chicos de los malos ámbitos, de una calle que hoy en día corrompe. Logramos un montón, pero estamos esperanzados de que sean muchos más los que se sumen. Saber que hay chicos en el club nos da mucha felicidad”.
•LEER MÁS: SOY DE...Bochas Club los 40: Donde sigue vivo el mito
Entre conceptos muy importantes y para no pasar por alto, Hugo destacó que “esto es una pasión. Laburamos todos los días para que la gente que viene se sienta cómoda y bien. Como todos sabrán, nosotros no tenemos un sueldo acá, todo lo contrario, muchas veces tenemos que poner de nuestros propios bolsillos, pero somos felices de ver que el lugar está vivo”.
“Pese a ser presidente, soy uno más acá, porque juego a las bochas y eso me lleva a estar al tanto de todo, de que vean que el club tiene algo lindo que ofrecer”, reconoció.
“Esto es un deporte. Tuve la suerte en 2010 de ser el mejor jugador del año en Santa Fe y eso me llenó de satisfacción. Juego todos los días porque me llena el alma y me libera un poco la cabeza a veces de esas presiones del día. Es también un motivo de distracción y la vía a pasar un buen momento”, acotó.
En el final y, tras pensarlo durante unos segundos, brindó detalles sobre el sentido que tiene: “¿Por qué estoy acá? Y... porque me siento cómodo de estar rodeado de buena gente, de amigos y compañeros de siempre. Acá hay muchas personas que trabajan, no solo yo, un montón. El compromiso que tenemos es muy grande y eso también se traslada a la gente del barrio, que colabora de la manera que puede. Por ejemplo, no hay alguien puntual que haga los asados a beneficio, sino el que está disponible y quiere. Cualquiera lo hace. Eso habla a las claras del amor que se tiene por la institución. Por algo ya tiene 60 años”.

Comentarios