informacion_general
Viernes 31 de Julio de 2015

Nueve síntomas ginecológicos que no hay que dejar pasar

Dolores, picazón, hinchazón y cambios en la orina. No dejes más pasar por alto esos signos que te da el cuerpo.Identificalos y tratalos ya mismo con estos tips:
1. Dolores durante el sexo: tener relaciones sexuales puede no estar bueno. Lo que usualmente ocurre es la dispareunia superficial, que pasa cuando la vagina está demasiado seca o inflamada por causa de una infección. Pero si te duele en la parte baja del abdomen o en la pelvis, puede que se trate de unadispaurencia profunda. ¿Qué lo provoca? La edometriosis, una condición común en la que se encuentran pequeñas partes de la mucosa del útero fuera del útero, y los fibroides, tumores no cancerosos que crecen en o alrededor de la matriz. Si esto te ocurre, no dejes de ir al médico.
2. Sangrado: tomar pastillas anticonceptivas puede causar sangrado o manchado entre tus períodos. Si este problema persiste después de tomar pastillas con regularidad, andá a tu ginecólogo. El sangrado después de una relación también necesita una revisión, ya que podría ser debido a un pólipo: un crecimiento benigno que se retira fácilmente.
3. Demasiado flujo vaginal: desde la pubertad hasta la menopausia, tener un poco de flujo vaginal es normal. La cantidad puede variar de una mujer a otra y en todo el ciclo mensual: los primeros días del ciclo es el período, entonces la descarga puede ser blanca y liviana, o amarilla, espesa y pegajosa. Una vez que ocurre la ovulación, si el flujo no cambia a resbaladizo, claro y elástico, y aparecen síntomas como cambios en los colores y los olores, es hora de ocuparse del tema. Llevar una vida sexual promiscua puede hacer que tengas infecciones como la cándida. Otras causas del aumento en la cantidad de flujo incluyen pólipos cervicales, un tampón olvidado, las duchas vaginales, una reacción alérgica, por ejemplo, a un espermicida.
4. Protuberancias: tener un pelito encarnado es lo más común debido a la depilación en la zona íntima. El afeitado y la depilación con cera contribuye a esto y pueden ser mejor prevenidos por el afeitado o la depilación con cera en la dirección del crecimiento del vello o con el uso de una luz láser. Al igual que con cualquier parte del cuerpo, quistes sebáceos, verrugas, forúnculos o abscesos también pueden ocurrir alrededor de la vulva. Ni intentes arreglarlo vos sola y andá al médico de una.
5. Picazón: la razón más común y familiar de esto es la candidiasis, que a menudo se acompaña con una descarga copiosa de flujo. Hay medicamentos de venta libre, aunque lo ideal, otra vez más, es que consultes con un médico. Las causas de este problema son el uso de productos perfumados, las duchas vaginales y el secado incorrecto de la zona, que puede conducir a la dermatitis. Si te pasa, abstenete de las duchas vaginales, el uso de ropa interior ajustada, el uso de perfumes y cambiá los preservativos que estés usando.
6. Sequedad: la limpieza rigurosa, el uso de medicamentos hormonales, especialmente aquellos con la hormona progesterona, la lactancia materna, otros medicamentos como los antihistamínicos y los antidepresivos y la edad, pueden contribuir a la sensación de sequedad vaginal. Si te ocurre y tomás pastillas anticonceptivas, hablá con tu ginecólogo para que te las cambie y no dejes de comentarle sobre el tema.
7. Olor desagradable: hay muchísimas razones por las que la vaginapuede oler mal: desde el crecimiento excesivo de las bacterias normales debido a que el entorno de la vagina se hace menos ácida, a un tampón retenido o un condón perdido. El olor fuerte es generalmente debido a lavaginosis bacteriana y siempre es recomendable chequearlo con un profesional. Algunas mujeres encuentran que esto es provocado en el momento de sus períodos o en las relaciones sexuales. En esta situación, se recomienda el uso de un gel de ácido láctico, que le da la vagina los nutrientes que necesita para permanecer en equilibrio.
8. Cambios en la orina: si cada vez que hacés pis, te duele, andá al médico porque seguro se trate de una infección urinaria. Si te pasa también después del sexo, oriná al instante, así eliminás más bacterias y evitás que queden en tu cuerpo. No estar lo suficientemente lubricada durante la relación sexual también puede causar este problema.
9. Entumecimiento: si trabajás sentada muchas horas o hacés spinning en el gimnasio es probable que sientas entumecimiento y/o dolores. La presión de estar sentada puede afectar la piel y los nervios en esa zona.

Comentarios