Ovación
Domingo 20 de Noviembre de 2016

Números que cierran y cosas por mejorar

Si bien las matemáticas por ahora respaldan la labor del elenco sabalero y de su técnico Paolo Montero, sería saludable definir un sistema de juego y no cambiar tanto en función del rival como sucede fecha tras fecha.

Se lleva disputado un tercio del torneo y Colón tiene una eficacia del 56,6% como consecuencia de haber sumado 17 puntos sobre 30 en juego. Los números respaldan el trabajo realizado por el plantel sabalero y el cuerpo técnico que comanda Paolo Montero. Y a las estadísticas mencionadas habría que agregarle que el Sabalero es el equipo que menos goles tiene en contra con apenas cuatro.
Por otra parte, en la tabla de los promedios se ubica en la 19ª posición es decir que tiene 11 equipos por debajo de su línea. Precisamente ese fue el primer objetivo que se plantearon a la hora de arrancar la temporada y el mismo se viene cumpliendo de manera satisfactoria. Es verdad que de ninguna manera se puede relajar en ese sentido, pero sacó una diferencia tranquilizadora respecto a los otros rivales.
Aún así hay muchas cosas por corregir y en eso anda Montero y sus colaboradores. Hasta aquí la balanza se inclina para el lado del haber y no del debe, teniendo en cuenta los resultados mencionados anteriormente. Pero sin dudas que hay cuestiones para analizar y modificar si se pretende salir airoso en partidos como el del sábado ante un adversario de jerarquía.
Si bien el equipo estuvo a la altura de las circunstancias ante el puntero del campeonato y muy cerca de empatar, la realidad indica que le faltó mayor audacia para jugarle de igual a igual sobre todo en el primer tiempo.
Montero se caracteriza por cambiar permanentemente el sistema táctico en función del adversario, y a veces eso conspira contra el funcionamiento del equipo. Para jugar ante Estudiantes modificó el esquema con la intención de resguardarse y la apuesta no le terminó saliendo bien. Prescindió de un delantero como Tomás Sandoval para meter en la formación titular a Raúl Iberbia que tuvo un muy flojo rendimiento.
Ya con el marcador abajo metió cambios para dar vuelta la historia con los ingresos de Nicolás Leguizamón, Juan Bauza y Sandoval, pero no fue suficiente. De las tres derrotas que sufrió en el torneo, en dos ellas le hicieron el primer gol y no pudo revertirlo como ante Patronato y Estudiantes. En cambio en la primera caída con Vélez comenzó ganado pero en el segundo tiempo se lo dieron vuelta.
De todos modos, está claro que le cuesta salir a buscar el resultado aún jugando como local, la excepción fue el partido ante Arsenal en donde fue superior a lo largo de casi los 90' y dominó con suma comodidad el trámite de juego aunque terminó sufriendo.
Sería bueno pensando en estas cuatro fechas poder definir un sistema y darle continuidad, para no variar tanto en función del equipo que tenga enfrente. En estas 10 fechas se probó con un 4-2-3-1, 3-4-1-2, 3-5-2, 4-4-2 y 4-1-4-1. Y de todos esos esquemas, la sensación es que el 4-4-2 es el que mejor le sienta a los protagonistas.
Pensando en el juego del sábado es factible que meta mano en la disposición táctica ya que jugará como local frente a Newell's. De esta manera, se especula con que meta dos delanteros ya que tendrá la obligación de arriesgar un poco más. Antes de fin de año quedan cuatro partidos complicados que serán una buena medida para saber si Colón solo debe contentarse con mantener la categoría o trazarse objetivos más trascendentes.

Comentarios