La columna de Stmateas
Viernes 09 de Junio de 2017

La pareja y las crisis económicas

Un tema que ha sido motivo de discusión entre cónyuges desde siempre (y lo sigue siendo) es el dinero. Un análisis que invita a reflexionar cómo y por qué se trata de una herramienta que puede utilizarse bien o mal.

Reclamos de amas partes. Discusiones que empiezan en un tono leve para convertirse en una verdadera batalla, sobre todo en épocas de crisis, a nivel personal o de la sociedad. Tal vez el malestar que genera el no disponer (o creer que no se dispone) de lo necesario para vivir suele reavivar temas pendientes de la relación que no se han solucionado adecuadamente. Es decir, que se convierte en una excusa.

Las crisis económicas, ya sean interna o externas, siempre atentan contra la unidad de la pareja y es en estos momentos cuando muchos se separan a nivel físico o emocional. Lo cierto es que, como todos sabemos, el dinero nunca es garantía de felicidad. Así como nos protegemos del frío en inviernos para no pescarnos un resfrío, de la misma forma deberíamos protegernos en la pareja en tiempos de problemas económicos. ¿Cómo? Trabajando para lograr relacionarnos de manera sana. Así evitaremos mayores complicaciones.

Fortalecer el amor en tiempos de crisis es nuestro desafío para salir indemnes.

Algo importante a tener en cuenta es que muchas personas, independientemente de su sexo y condición social, guardan en su interior ideas (o mensajes), con respecto al manejo del dinero, que han incorporado de su familia o de las personas a cardo de su crianza. Estas son algunas de las más comunes:

-No merezco nada bueno.
-Con dinero en la mano, ¡soy un peligro!

-Nunca voy a llegar a nada.

-Si no estudio, no soy nadie en la vida.

-Es muy difícil hacer dinero.

Aunque suene extraño, hay una estrecha relación entre dinero y amor. La relación afectiva que tenemos con las personas cercanas puede revelar mucho de nuestra relación con el dinero. Es decir, que así como nos llevemos con la gente, nos llevaremos con el dinero. Alguien que no valora a sus afectos, por ejemplo, probablemente malgastará su dinero.

Si sabemos relacionarnos con los demás, disfrutaremos de una relación sana con el dinero.

En su maravilloso libro "Nunca comas solo", Keith Ferrazi propone que la gente exitosa no es aquella que tiene dinero, sino aquella que sabe conectar con quienes están a su alrededor.

Actitudes más frecuentes de una pareja frente a una crisis económica: En muchos casos, las personas creen que la solución es el dinero, o le echan la culpa a quien tienen a su lado, o pretenden que solo una parte de la familia "se ajuste el cinturón". Estas son algunas de las reacciones negativas más comunes:

1. Presionar e insistirle al otro

2. Darle órdenes al otro.

3. Aplicar el método de la hormiguita: disfrutar poco el dinero porque se invierte en otros, por no sentirse "merecedor" (privación).

4. Seguir el modelo tradicional de hombre-proveedor/mujer gastadora.

5. Moverse por impulso.

Algunas ideas

En una crisis económica la solución no es el dinero. Lo más importante es la capacidad de administrarlo con inteligencia porque, sin ella, se vuelve a perder todo. Muchos creen que con más dinero, se acabarían sus problemas pero esto es falso. Sin dinero se cae la máscara que oculta otros problemas. Por eso, es fundamental identificar y tratar la verdadera causa de la crisis.

En una crisis económica, muchos esperan que los demás les den pero no se atreven a pedir. Entonces se colocan en el lugar de víctimas y, de ese modo, no reciben porque pretenden que los demás adivinen sus necesidades. Cuando necesitamos algo, debemos pedirlo claramente. La mayoría de las relaciones no terminan por discutir, sino por callar.

Para salir de toda crisis económica, siempre hay más de una salida. Existen múltiples alternativas, algunas mejores que otras. Lo ideal es calmarnos y tomarnos un tiempo para evaluarlas en pareja, sin imponer ni ordenar. En algunas parejas, uno de sus miembros desea resolver la crisis "a su manera", por creer que tiene la razón; pero esto nunca resulta sano.

Gastar más de lo que se gana, tener avaricia, mentir, no llevar un presupuesto familiar, hacer negocios apresuradamente, ser reactivo en lugar de proactivo o creer en el negocio salvador son todas ideas equivocadas con respecto a la administración de nuestro dinero que pueden llegar a afectar seriamente a la pareja.

Para concluir, ¿qué hacen dos personas sanas en medio de una crisis económica?

• Tienen una "mente salomónica": sabia y equitativa.

• Admiran a aquellos que ya lo lograron y siguen su ejemplo.

• No intentan cambiar a nadie.

• No culpan a nadie.

• Llevan a cabo todos los cambios necesarios.

• Se motivan a sí mismos.

• Mantienen una actitud positiva.

• Planifican y arman su propio plan.

Y sobre todas las cosas, una pareja que disfruta de un amor sano es la que tiene el concepto de equipo que, en momentos de crisis económica, es lo que más se necesita para no perpetuar la crisis y superarla exitosamente.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com.