Ovación
Sábado 13 de Febrero de 2016

A seguir aprendiendo

El Quillá y ADIUR de Rosario igualaron 2-2, por la 4ª fecha. Ambos siguen siendo los punteros de la zona 66.

El Quillá y ADIUR de Rosario igualaron ayer 2-2, por la 4ª fecha de la zona 66, 1ª de las revanchas. Los goles para el Tiburón fueron conquistados por Ignacio Presser y Exequiel Marini, mientras que para los rosarinos anotaron Ezequiel Petrovelli y Daniel Alarcón. Fue expulsado en el complemento en la visita Alejandro Zuccolotti.
En la primera mitad todo fue parejo. Ambos no guardaron ningún secreto, y comenzaron jugando a cuidarse, a ganar el sector de gestación, con dominios alternativos. El local comenzó a probar Paulucci de media distancia, algo que después marcaría el rumbo de los goles que se vendrían para los de Celeri. En esos primeros intentos aparecieron Presser y Felizia. La visita jugaba a un ritmo lento, como queriendo hacer todo en cámara lenta, así el partido no salía de lo mediocridad, y los minutos pasaban sin lastimar a los arqueros. Hasta que a los 36’, Presser despertó a todos del letargo con una zapatazo desde afuera del área luego de un despeje corto, tras un tiro libre, y el volante la metió a media altura, junto al palo izquierdo de Paulucci para poner a los de Celeri en ventaja. 

Zapatazo increíble y la amnesia
Si un equipo que va en ganancia comien
za con el pie derecho el complemento con un golazo, tiene que saber luego que tiene que manejar los tiempos del partido y abrochar tres puntos que tienen que quedarse en casa. Nada de eso pasó. El zapatazo de Marini a los 6’ de tiro libre, desde aproximadamente 40 metros, fue espectacular, la clavó en el ángulo de Paulucci para marcar que el Tiburón respire tranquilo. Un 2-0 que si se miraba bien, se quedaba en el bolsillo y no había que dar vuelto, porque los de Celeri impactaron a los de Ameli y no tenían respuestas por dar. 
Más aún sobre los 19’ cuando vino la expulsión del lateral Zuccolotti y la ventaja seguía siendo para El Quillá. Pero, siempre hay un pero. Los dirigidos por Celeri se relajaron, no supieron tener la pelota, entraron en el apuro impuesto por la visita, mal parados todos, desconcentrados, parecía que iban 0-0 y nadie puso calma. Así ADIUR comenzó a crecer con un hombre menos y sobre los 25’ vino el descuento de Petrovelli, quien recibió un centro de Rivas, para que en soledad el experimentado volante pusiera el descuento de cabeza. 
Los nervios anudaron y maniataron al local, que no tenía respuestas. Los errores se seguían cometiendo y a esa altura podía costar el empate. Igualdad que llegó de un córner a los 36’ en donde Alarcón cabeceó y puso el inesperado 2-2.  Otra vez la misma historia que ante Unión Agrarios. Esta vez los zapatazos no sirvieron.

Ernesto “Titi” Cantero/ Ovacion Santa Fe/ ernesto.cantero@uno.com.ar