Ovación
Viernes 13 de Mayo de 2016

Acorde con su momento

Nicolás Blandi marcó para el equipo azulgrana a los 2' del primer tiempo. Cauteruccio aumentó la diferencia a los 43' del segundo. Mirá los goles acá.   

Mirá el gol de Blandi:
 
Mirá el gol de Cauteruccio:

Colón acumuló su octava derrota en 15 partidos, y no pudo terminar de la mejor manera en Santa Fe su participación en el Torneo Transición, al perder ayer contra San Lorenzo de Almagro por 2-0. El próximo lunes 23 de mayo, en el Bosque platense, jugará su último partido frente a Gimnasia para ponerle punto final a un certamen que no será recordado precisamente de buena manera por los hinchas.
Cuando Nicolás Blandi marcó el gol a los 2’ de iniciado el partido la sensación que sobrevolaba en el estadio Brigadier López daba cuenta de una inminente goleada en favor del Ciclón. El equipo que orienta Pablo Guede salió a jugar el partido como una verdadera final, apretando en el campo rival y manejando el balón a voluntad. Fue así al minuto, ya que Marcos Angeleri tuvo la primera acción de riesgo ante el marco de Broun, que respondió muy bien enviando el esférico al córner.
Y en la jugada siguiente dos cabezazos en el área terminaron con el gol del artillero azulgrana, quien de cabeza casi debajo del arco apenas tuvo que conectar para establecer el 1-0. Pese a ponerse rápido en ventaja, San Lorenzo no aceleró y le dio vida al Sabalero, que con el correr de los minutos se fue animando, empezó a tener más la pelota y se plantó definitivamente en campo rival. El equipo de Ricardo Johansen comenzó a ganar los rebotes en la zona media, levantaron su nivel tanto Poblete como Bastía, y a eso se sumó la movilidad de Silva más la astucia de Leguizamón para jugar de espaldas.
En ese primer tiempo el dueño de casa hizo los suficientes méritos para llegar a la igualdad, con un par de chances claras en los pies de Leguizamón y el Mosquito Silva pero les faltó puntería como para vencer la resistencia del mendocino Sebastián Torrico.
Pero está claro que la diferencia de jerarquía entre un equipo y otro se evidenció en el área para explicar el resultado deportivo, dado que en el desarrollo del juego San Lorenzo no fue superior al Sabalero, muy por el contrario ya que en varios pasajes del partido el elenco local marcó supremacía pero le faltó profundidad en los metros finales.
Lo aseguró sobre el final
En el segundo tiempo Colón lo fue a buscar sin demasiadas ideas pero al menos demostró vergüenza deportiva y peleó el partido como no había sucedido en los encuentros frente a Almagro por Copa Argentina y el pasado sábado en Liniers contra Vélez.
Por eso estuvo más cerca Colón de llegar al empate que San Lorenzo poder aumentar la diferencia, pero como en el fútbol a veces la lógica brilla por su ausencia, el Ciclón lo terminó definiendo en los últimos minutos después de una pelota que perdió el rojinegro, una contra que encabezó Blanco para que el recién ingresado Cauteruccio sacara un potente remate que dejó sin posibilidades a Fatura.
El resultado final no refleja absolutamente lo que sucedió durante los 90’, pero es obvio que el poder ofensivo entre uno de los punteros y su rival es muy distinto y los ejemplos son muy concretos. Mientras San Lorenzo arrancó el partido con Blandi como referente de área, en el banco tenía a Cauteruccio y Matos, tres delanteros que en la gran mayoría de los equipos del fútbol argentino serían titulares. En cambio Colón apostó a muchos pibes como los casos de Leguizamón, Tomás Sandoval y Víctor Casado para intentar cambiar la historia pero no consiguió ni al menos regalarle un punto a la gente que aplaudió por la entrega que mostraron sus futbolistas. Dio hasta donde pudo y es obvio que no le alcanzó, pero al menos evitó el papelón que podía llegar a darse cuando a los dos minutos de juego perdía el partido.
Queda un partido para terminar con esta pesadilla que resultó el semestre y para intentar dar vuelta la página construyendo sobre cimientos sólidos algo que no sucedió con la Comisión Directiva que el pasado jueves renunció.
Las nuevas autoridades deberán dar respuestas de manera inmediata ya que no hay tiempo para perder, en este campeonato Colón regaló muchos puntos que se van a sentir en el próximo certamen en donde descenderán cuatro equipos. Y por eso que el margen de error se achicó a límites insospechados. En estos meses se hizo casi todo mal en la entidad del barrio Centenario, comenzando por los directivos, siguiendo por el cuerpo técnico de Darío Franco que se fue, y terminando por los jugadores.
Seguramente habrá una renovación importante del plantel y la llegada de un nuevo entrenador, pero para eso primero deberán desarrollarse las elecciones el próximo 12 de junio. Es decir que los interrogantes y la falta de definiciones seguirán siendo moneda corriente en Colón al menos hasta tanto no asuman las nuevas autoridades que tendrán por delante una tarea mayúscula.
En este sentido resulta paradójico que se hable de tantos candidatos y que algunos de ellos sean los que precisamente renunciaron en los últimos tiempos. Cuanto menos suena ilógico, pero habrá que decir que esa palabra en el mundo Colón hace tiempo dejó estar en el diccionario de aquellos que tuvieron la responsabilidad de manejar los destinos del club.
Serán semanas muy movidas las que vendrán en el armado de las listas y la definición respecto a los candidatos que se postularán. Mucha agua correrá debajo del puente y sería bueno que reine la cordura y la sensatez. Porque ya en los últimos tiempos, los directivos le hicieron mucho daño a Colón. Terminaron chocando la calesita ante la atónita mirada de los simpatizantes que en poco tiempo deberán asistir a un nuevo acto eleccionario sumidos en un manto de dudas. Se exigen soluciones, resta dilucidar si alguien las entregará.
Mariano Cassanello / Suplemento Ovación