Ovación
Lunes 25 de Enero de 2016

"Agradecido por confiar en mí”

  En un mano a mano con Ovación, Víctor Figueroa se mostró feliz por la chance que le brindó tanto Darío Franco como los dirigentes de ponerse la camiseta de Colón para este torneo

De los refuerzos que llegaron, sin dudas que el nombre de Víctor Figueroa es el que más expectativas generó en el hincha sabalero, teniendo en cuenta su trayectoria con la camiseta de Newell’s, en donde fue campeón en 2013 bajo la conducción de Gerardo Martino. Si bien es cierto que en el último torneo no tuvo tanta continuidad, la realidad indica que jugó 16 partidos y que marcó tres goles.
 
En la primera mitad del certamen 2015 tuvo mayor continuidad, pero luego con la llegada de Lucas Bernardi quedó un poco relegado y en varios partidos estuvo en el banco. Luego fue titular en algunos encuentros, como por ejemplo ante Colón, pero no alcanzó su mejor rendimiento. Encima se lesionó y le costó volver a su nivel, de este modo terminó el año con escasa participación.
 
Es por eso que en el arranque del 2016 comenzó a entrenarse con la Reserva y no viajó a Mar del Plata, donde el elenco rosarino estaba llevando a cabo la pretemporada. El entrenador descartó a muchos jugadores de experiencia y por ello su futuro era bastante incierto hasta la propuesta firme que le elevó Colón.
 
Darío Franco siempre lo tuvo como prioridad y es por eso que lo llamaba de manera incesante para convencerlo para vestir la camiseta de Colón. Pero las negociaciones se fueron dilatando y en un momento surgió la chance que el mediocampista emigre a los Jaguares de Chiapas como parte de pago de la operación que vinculaba a Juan Manuel Insaurralde en su retorno a Newell’s. Sin embargo, el marcador central desistió de volver a su exclub y en consecuencia se cayó esta posibilidad. De este modo, se activaron las negociaciones para que arribe al Sabalero que tenía todo acordado con el volante. Franco respiró aliviado, dado que siempre tuvo como objetivo central sumar a Figueroa para seguir jerarquizando el plantel. El Negro comenzó a entrenarse con el plantel de Reserva la semana pasada por lo cual hoy llevará adelante su primer trabajo junto a sus compañeros.
 
Su vínculo con la entidad sabalera será por un año y medio, pero existe una cláusula que indica que una vez finalizado el torneo corto puede emigrar a otro club o volver a Newell’s, dado que la institución rosarina es dueña de su pase y además Figueroa tiene contrato hasta el 2018. 
 

El volante posa para la cámara de Ovación luego de la extensa conversación en el Hotel de Campo / Foto: José Busiemi - Uno Santa Fe
 
Antes de entrenarse por primera vez con sus compañeros y mientras se pone a tono en lo físico y también en lo futbolístico, el flamante refuerzo dialogó con Ovación mano a mano en el Hotel de Campo, donde se encuentra alojado hasta tanto consiga una casa para que vivan su esposa y sus dos hijas.
 
Se lo nota feliz, distendido y muy bien predispuesto para charlar respecto a su llegada a Colón. Durante la entrevista hizo mucho hincapié en el entrenador y en los dirigentes que confiaron y que también lo esperaron. Ese agradecimiento ahora pretende traducirlo dentro de la cancha, condiciones le sobran para lograrlo.
 
—Se terminaron las idas y vueltas y ya sos jugador de Colón, me imagino que estarás feliz por este presente luego de no ser tenido en cuenta por Bernardi y entrenando con la Reserva...
—Obviamente que estoy muy contento y también agradecido a Colón por el sacrifico que hizo para traerme. Me bancaron cuando existía la posibilidad de irme a jugar a México y eso es muy valorable. Además estoy muy satisfecho con Darío (Franco), que confió en mí y me llamó muchas veces. Yo le había dado la palabra que si no se hacía la transferencia a Jaguares de Chiapas iba a jugar en Colón y acá estoy, contento y muy ilusionado con hacer un gran torneo. Y por otra parte quiero adquirir la continuidad que no tuve en el último semestre. Ahora mi objetivo es devolverles la confianza al presidente (Marcelo Ferraro) y a Darío dentro de la cancha. Ojalá que las cosas salgan bien para beneficio de todos.
 
—Existió la chance concreta de pasar a Jaguares de Chiapas a cambio de que Insaurralde retorne a Newell’s, pero no se dio y pese al interés de Godoy Cruz donde ya jugaste te inclinaste por venir a Colón... ¿Qué fue lo que te sedujo para llegar a Santa Fe? 
—Lo principal es que Darío me hizo sentir muy importante y eso para el jugador es fundamental en el ánimo y en la confianza. Es por eso que le estoy muy agradecido. Newell’s estaba negociando la llegada de Insaurralde y me querían incluir a mí en la operación. Estuvo cerca de darse pero finalmente no se concretó y vine a Colón ya que tenía todo hablado.
 
—¿En qué momento de tu carrera te llega esta chance?
—Me siento bien, con muchas ganas de jugar, por ahí en el semestre pasado no lo pude hacer tanto y en consecuencia quiero revancha. En lo físico me siento bien y estoy muy entusiasmado con esta oportunidad, ya que Colón tiene un plantel con muy buen pie y que terminó el torneo pasado jugando bien. La idea futbolística de Darío me gusta mucho y me ilusiona. Trataré de hacer lo mejor posible y devolver la confianza que es lo que más quiero a aquellas personas que me permitieron venir a un equipo tan importante como lo es Colón.
 
—En Newell’s te tocó entrenar con el hijo de Franco que ahora practica con Primera División. ¿En algún momento hablaron de este tema?
—Sí, estuvimos dos semanas entrenando juntos, pero no hablamos mucho del tema porque en ese momento las negociaciones no habían avanzado. Pero por suerte ahora estoy en Colón y con muchas ganas de demostrar mis condiciones dentro de la cancha.
 
 
—Sos derecho pero en Newell’s jugaste mucho por izquierda y rindiendo en buen nivel. ¿Esa es la posición en la que más cómodo te sentís?
—En Newell’s me desempeñé en las dos posiciones ya que también jugué por el sector derecho. Y en varios partidos lo hice por el centro del campo, pero es cierto que por izquierda cuando arranco y engancho hacia dentro tengo mejor panorama para rematar al arco o dar un pase, ya que el balón me queda para la pierna más hábil. Pero todavía no hablamos nada de eso con Darío, por lo cual no sé cuál es su idea respecto a la posición en la que me va a utilizar. Yo tengo ganas de jugar (risas) y donde me ponga trataré de hacerlo de la mejor manera.
 
—¿Pensás que con las dos semanas de entrenamiento que restan y los amistosos por jugar vas a llegar de la mejor forma al debut frente a Arsenal?
—Pienso que sí, desde lo físico me siento muy bien, hice la pretemporada con Newell’s y ahora estoy ajustando algunas cosas. Está claro que me falta soltarme un poco más con la pelota, pero hay tiempo y espero estar a disposición de Darío para lo que será el comienzo del campeonato.
 
—¿Ilusiona el armado del plantel con jugadores de experiencia y jerarquía y otros más jóvenes con un potencial interesante?
—Obviamente que me ilusiona la propuesta de Darío, el plantel cuenta con jugadores que tratan bien el balón y eso es importante para todos. Espero adaptarme pronto al equipo y al grupo, que es lo que hablamos con Darío en estos días por teléfono. Me dijo que el equipo en los amistosos mostró un buen rendimiento. Ojalá que podamos pelear el torneo, hay material para eso ya que Colón es un buen equipo. Y además, mantuvo la base de la formación titular que terminó jugando en un nivel muy alto.
 
—¿Te gusta la manera en que se va a disputar el torneo con dos zonas de 15 equipos, en el que los dos mejores clasificados se enfrentarán para ver quién es el campeón y por otra parte se juega en tres meses y medio?
—Es un campeonato corto en el cual las primeras fechas resultarán fundamentales para sacar buenos resultados y dar pelea arriba. No podés darte el lujo de arrancar mal porque después se complica la recuperación. Pero insisto en que tenemos un buen plantel que está en condiciones de pelearle a cualquiera y eso vamos a intentar desde la primera fecha frente a Arsenal. Llegué a Colón a pelear por cosas importantes.
 
—Venís de un equipo como Newell’s en el cual los hinchas exigen protagonismo y además se juega siempre a cancha llena. En Santa Fe, la pasión es similar. ¿Ya palpitás precisamente esa ansiedad pese a que llevás pocas horas en la ciudad?
—Siempre es lindo jugar con cancha llena y tengo muy en claro la manera en que se vive el fútbol en Santa Fe. Es muy similar a Rosario y la verdad que es muy reconfortante para el jugador. Tuve compañeros que estuvieron en Colón y me contaron cómo se vive el fútbol en este club. Estoy con ganas de pisar el campo de juego y ser protagonista junto a mis compañeros.
 
—Con los equipos grandes jugando la Copa Libertadores, ¿crecen las chances para los demás conjuntos de pelear el torneo local?
—Por un lado sí, pero también hay que ver que la mayoría de esos equipos tienen un plantel largo con mucho recambio y cualquier formación que presentan es muy competitiva. Pero todo va a depender de lo que nosotros podamos hacer dentro de la cancha y del convencimiento que tengamos para jugar bien al fútbol. Darío está trabajando mucho en ese aspecto y ahora lo tendremos que llevar a cabo. El plantel está en condiciones de luchar por los primeros puestos.
 
—¿Solo pensás en el debut ante Arsenal o de reojo mirás los clásicos que se van a jugar dos en un mes?
—Yo pienso que tenemos que ir partido tras partido creciendo y agarrando confianza. Eso nos va a llevar hacia un final del torneo para tener chances. Hay que ir de a poco y hacernos fuertes de local con nuestra gente y con la cancha llena. Debemos proponer y ojalá que el final del torneo nos encuentre arriba.

Mariano Cassanello /  mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación