Ovación
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Arrojaron un explosivo en la sede de Newells Old Boys

La detonación suma un nuevo incidente vinculado con la barra rosarina. Pánico y vidrios rotos.

El estallido de un artefacto explosivo casero que se arrojó anoche adentro del club Newells Old Boys de Rosario ocasionó daños materiales, con la rotura de varios vidrios, y sumó un nuevo incidente a los hechos de violencia que se viven en la entidad del Parque desde hace un tiempo con el tema de la agresiva disputa por el control de la barra.

Apenas ocurrido el ataque intimidatorio, que causó conmoción entre los presentes, aunque sin generar consecuencias para ninguno de ellos, se especuló con que el motivo de la agresión habría sido la presencia en el club del secretario Claudio Martínez, que estuvo en la entidad del Parque en la jornada del lunes.

El artefacto casero fue arrojado desde afuera del club y explotó cerca de la puerta 4 C, que se encuentra frente al Hipódromo, donde están las oficinas del departamento de comunicación y prensa, y de las inferiores.

La onda expansiva causó la rotura de varios vidrios. Por fortuna no se encontraba nadie en el lugar, ni en las cercanías, por lo que no hubo que lamentar ningún herido, según informaron desde el club.

Eso sí, la explosión causó un susto grande entre los empleados y en los socios que se encontraban haciendo actividades recreativas, entre ellos varios menores, algunos de los cuales estaban en la pileta practicando natación.

Hubo socios que contaron que el estruendo fue muy potente. Cómo habrá sido que la explosión se escuchó desde unas seis cuadras de distancia del Coloso y alteró la calma de los vecinos.

Obviamente que este nuevo hecho genera gran preocupación considerando los sucesos violentos que se vienen sucediendo en Newell's con la barra y que tuvo, entre otros capítulos, los asesinatos del Cuatrerito Franchetti y Maximiliano La Rocca por el control del paraavalanchas.

La detonación del artefacto explosivo se suma a las intimidaciones a dirigentes y las agresiones al secretario Claudio Martínez, con ataques a balazos al edificio donde vive y hasta la exhibición de un arma de fuego al personal asignado para su custodia.

Después de la primera balacera al frente de su domicilio, Martínez solicitó una licencia por tiempo indeterminado.

Pero una fuente confió ayer que la aparición de Martínez en el club el lunes pudo haber desencadenado en este nuevo ataque.

El atentado suma preocupación entre los dirigentes, quienes a pesar de los buenos resultados deportivos de las últimas fechas no logran tener paz en cuanto a la vida institucional. Anoche la policía trabajaba en el lugar junto a Gendarmería.



Fuente: La Capital