Ovación
Sábado 07 de Octubre de 2017

Basta de descanso: la Selección Argentina volvió a entrenar pensando en Ecuador

Tras el empate con Perú, el elenco de Jorge Sampaoli se puso manos a la obra en el predio de Ezeiza para prepara el duelo final de Eliminatorias, sabiendo que debe ganar para soñar con ir al Mundial de Rusia

La Selección Argentina retomó este sábado por la mañana las tareas en el predio de Ezeiza, con miras al último y vital partido de Eliminatorias ante Ecuador del próximo martes, a las 20.30. Después de haber tenido día libre el viernes –no todos descansaron, entre ellos Lionel Messi y Javier Mascherano–, Jorge Sampaoli ya diagrama la imperiosa misión de ganar en Quito para soñar con llegar al Mundial de Rusia.


Además del equipo, el DT debe analizar cómo repercutirán los 2.800 metros de altura donde se disputará el encuentro, ante una Selección ya sin chances, pero que tiene las ansias de dar uno de los golpes universales mediante el triunfo. Es así como el mismo entrenador argentino de Ecuador, Jorge Célico, ya avisó que harán todo lo posible para "terminar" bien la Eliminatoria. Es así como la presión creció todavía más.


La Albiceleste sigue penando la falta de gol. Crea muchas situaciones, pero falla en la estocada final y quizás allí radica el gran conflicto de poder sumar de a tres. Asimismo, Sampaoli no pudo encontrar al centrodelantero, ya que probó con Mauro Icardi y Darío Benedetto y no hubo caso, los festejos no llegaron. Se especulaba que el que iba a ir de arranque ante Perú era Sergio Agüero, pero su accidente lo privó de eso y debió pensar en otras cosas.


Es así como otra vez Icardi es el que se lleva todas las miras. Esto tampoco quiere decir que será el 9 en Quito, aunque si corre con muchas chances. Después, habrá que ver si hay más variantes. El ingreso de Emiliano Rigoni como extremo derecho no suena descabellado, como así también el de Eduardo Salvio. O que Ángel Di María vuelva a jugar por izquierda en lugar de Alejandro Gómez.


Son muchas las especulaciones que hay al respecto, como la salida de Ever Banega para la aparición de Leandro Paredes en el medio o si el conductor nacional dejará el 4-3-3 para volver a poner tres atrás. Son muchas las preguntas que se irán dilucidando en las próximas horas, más que nada en suelo ecuatoriano cuando el grupo haga el trabajo más importante.

Lo que si está claro es que la Argentina sigue, inexplicablemente, dependiendo de sí misma, pero para ello debe ganar para no estar rogando por otros resultados. En una Eliminatoria increíble. La Selección aún tiene vida.