Ovación
Domingo 10 de Septiembre de 2017

Central no lo supo ganar y quedó en deuda con su gente en la vuelta al Gigante

El equipo de Montero dominó a San Lorenzo, que jugo en inferioridad numérica todo el segundo tiempo, pero no encontró el camino al gol.

Central necesita ganar. Con esa obligación salió al Gigante a jugar frente a San Lorenzo. Debe sumar de a tres para meterse en el lote de los de arriba, y levantar en la segunda fecha de la Supoerliga la bandera del protagonismo.

Con esa intención salió a cancha el equipo de Paolo Montero. De arranque intentó manejar la pelota y los tiempos del partido. Pero no la tuvo fácil. Porque se encontró con un Ciclón muy bien parado, y rápido cuando tuvo la posesión.

El canalla tuvo dificultades para romper las líneas de la visita. Recién a los 15' tuvo su primera jugada de riesgo. Fue a través de una corajeada de Camacho que derivó en una serie de rebotes que finalmente pudo controlar el arquero Torrico.

Con el correr de los minutos el local se afianzó en el juego y comenzó a arrinconar a su rival. De esta manera logró llegar con peligro al arco del Cuervo, pero nunca pudo terminar bien las jugadas.

La supremacía canalla estaba clara. Aunque no la pudo mantener. De a poco fue sintiendo el desgaste y eso le hizo imposible mantener la intensidad. Así, su imagen se fue diluyendo ante un San Lorenzo que se mantuvo firme en su libreto.

A los 43' una acción marcó un punto de inflexión en el partido. El mediocampista Salazar fue a disputar una pelota con los pies para la adelante, y eso le valió la roja directa.

Embed

La superioridad numérica le cayó como anillo al dedo al canalla, pero no tuvo demasiado tiempo para hacerla sentir porque no le quedó mucho a la primera mitad.

El tenor del partido se mantuvo en la segunda mitad. El local siguió mandando en el juego y puso la pelota en campo rival.

Central se instaló en campo rival. Buscó el arco de Torrico una y otra vez. Pero sin claridad. No pudo entrar por abajo, y apostó por centros cruzados que resultaron estériles porque siempre encontraron a los defensores de la visita bien ubicados.

Recién a los 37' Central tuvo una jugada de peligro cierto. El delanero Zampedri cabeceó sólo dentro del área chica, pero su remate salió demasiado débil y el arquero Torrico controló la pelota sin mayores complicaciones.