Ovación
Domingo 03 de Abril de 2016

Clave para lograr el equilibrio

Ante Banfield, Adrián Bastía jugó su mejor partido en el torneo. En charla con Ovación, aseguró: “Entendimos que cuando no se puede jugar hay que meter y así lo hicimos”

Jugó su primer partido como titular en el campeonato y fue una de las figuras del equipo en el empate como visitante frente a Banfield. No pudo estar en el Clásico dado que ante River fue expulsado de manera insólita cuando Colón ganaba 4-1 y por dos infracciones vio la tarjeta roja que lo dejó al margen del encuentro más importante.
Su llegada al club generó varios interrogantes dado que fue el último refuerzo en sumarse al plantel cuando el técnico Darío Franco buscaba un jugador de otras características. Sin embargo, de a poco se fue metiendo en el equipo y con sus 37 años Adrián Bastía se convirtió en un valor importante para la estructura del elenco rojinegro.
Por la manera en que plantea los partidos Franco, está claro que necesita de un volante recuperador que le permita cierto equilibrio en la zona media y que no exponga tanto a los defensores, sobre todo a los centrales como ocurrió en los anteriores partidos. 
No es casualidad que Bastía haya jugado los dos partidos en los que el Sabalero lució mejor defensivamente. Ante River el equipo prácticamente no sufrió sobresaltos a partir del ingreso del Polaco cuando salió Diego Lagos por lesión y en consecuencia se adelantó Víctor Figueroa. 
Y ante el Taladro repitió esa mitad de cancha que terminó jugando ante el Millonario y el conjunto santafesino a excepción del gol de Carlos Matheu y dos acciones en tiempo de descuento tampoco se mostró vulnerable. De hecho empató por primera vez en el torneo, además en la segunda etapa cedió el protagonismo y se refugió más cerca de su área y aún así generó tres situaciones concretas como para convertir.
Justamente uno de los abanderados que tuvo Colón para aguantar el partido en la etapa complementaria fue Bastía quien no cesó un minuto de correr y meter para presionar a los mediocampistas adversarios. En un momento pareció estar lesionado pero en definitiva se trató del esfuerzo físico ya que por primera vez en el año había sumado 90 minutos de juego.
Luego del empate obtenido ante Banfield, el Polaco charló mano a mano con Ovación y dejó sus sensaciones por el punto obtenido, pero además se refirió a su actuación y a todo lo que se habló en la semana luego de la derrota en el Clásico y la probable salida del técnico en caso de que el equipo hubiese perdido.
“Creo que por momentos el equipo jugó bien, en el segundo tiempo tuvimos tres o cuatro situaciones muy claras como para convertir, pero nos enfrentamos con un equipo muy duro que tiene buen juego aéreo y que es fuerte en lo físico. Lamentablemente no pudimos ganar, pero considero que hicimos un buen partido, por momento lo bancamos y pienso que debemos encontrar la solidez y por momentos la conseguimos”, fueron sus primeras reflexiones.
Cuando se lo consultó respecto a la manera en que Colón jugó el segundo tiempo resignando el protagonismo y observando cómo el rival manejaba el balón respondió: “Hay partidos en los que se puede jugar un poco más y en otros hay que sacrificarse como lo fue ante Banfield. Se debe meter, correr aunque por momentos también jugamos sobre todo en el primer tiempo en donde manejamos el balón. Fue una lástima que justo nos empataran a dos minutos del final del primer tiempo, porque si no marcaban, el segundo tiempo iba a ser diferente”.
Y luego agregó: “Quizás si nos íbamos a los vestuarios ganando en el segundo tiempo íbamos a contar con mayores espacios. De todos modos me voy conforme con el resultado y el despliegue que tuvimos. Todos terminamos cansados, «muertos» y eso significa que se hizo un sacrificio enorme”.
Respecto al nivel que mostró en su primer encuentro como titular indicó: “Me sentí muy bien, creo que fue el mejor partido que jugué desde que volví. El objetivo era ser prolijo, dado que hacía mucho que no jugaba y a mis 37 años no es fácil entrar y tener ritmo. Por eso me voy conforme con el orden que tuve, aguanté los 90 minutos que no es sencillo después de un parate importante, pero por suerte hice una buena pretemporada y eso me permite sentirme bien desde lo físico pero también de la cabeza, y además más allá de mi rendimiento está claro que mis compañeros me ayudaron muchísimo en todo momento”.
En otro tramo de la charla el mediocampista opinó respecto a la situación en la que se encuentra el equipo luego del empate obtenido como visitante y teniendo en cuenta que Central, que hasta ahora es puntero, tiene cinco puntos más que el Sabalero: “El campeonato está muy parejo y Colón cuenta con jugadores de jerarquía que en cualquier momento te pueden ganar un partido. Con Banfield tuvimos las chances, no pudimos aprovecharlas, pero tuvimos orden y entrega. Y entendimos que cuando no se puede jugar hay que meter y lo hicimos”.
En la mayoría de las veces los jugadores respaldan a los técnicos desde lo verbal cuando están condicionados. Pero eso luego no se traduce en el campo de juego y finalmente los entrenadores terminan yéndose. Este no fue el caso, dado que los jugadores de Colón se entregaron al máximo y así Franco continúa al frente del plantel.
Sobre este punto el volante sentenció: “Hicimos dos semanas muy intensas de trabajo y eso se vio reflejado en el campo de juego, lamentablemente cuando las cosas no salen siempre el que se tiene que ir es el técnico. Pero por suerte Colón jugó un partido importante y eso nos genera tranquilidad para seguir trabajando”.
Vuelta al trabajo
Luego del empate obtenido frente a Banfield, el plantel sabalero tuvo descanso el domingo y este lunes retomará los entrenamientos pensando en el compromiso ante Patronato que se jugará el viernes a las 21.15. Darío Franco deberá aguardar por la evolución de Luis Castillo y Pablo Ledesma. El defensor con un esguince en el tobillo y el volante con una inflamación en el gemelo.