Liguilla Pre Sudamericana
Sábado 05 de Diciembre de 2015

Colón dejó todo pero no le alcanzó para llegar al sueño de jugar la Sudamericana

El equipo de Franco empató 1 a 1 en Córdoba ante Belgrano por la clasificación a la Copa Sudamericana. Ledesma abrió el marcador para los Sabaleros en el primer tiempo. Obolo de cabeza a los 37 del segundo puso el 1 a 1.

El objetivo de clasificar a la Copa Sudamericana no fue posible. Pero está claro que Colón no tiene nada que reprocharse ya que cayó con enorme dignidad, manteniendo una idea de juego y por momentos jugando un fútbol de alto vuelo. Enfrente tuvo a un rival experimentado, con mucho oficio pero que en el balance de los 180’ fue menos que el Sabalero.
Pero en el fútbol, los goles no se merecen, sino que se hacen y en esta serie Belgrano fue más eficaz y tuvo en sus centrodelanteros (Fernando Márquez y Mauro Óbolo) la llave para encontrar el pasaje a la competición internacional. En los dos encuentros  equipo rojinegro generó opciones para convertir pero falló en la definición. En ese ítem se explica el resultado final.
La contundencia de los partidos anteriores esta vez no se hizo presente y cuando tuvo la oportunidad de definir el pleito dejó pasar el tren  y ya no pudo subirse. No obstante, queda la sensación que Darío Franco encontró el funcionamiento y que ahora será tarea de la nueva dirigencia tratar de mantener a este plantel para mirar el futuro con mayor optimismo. Mantener la base será fundamental para que continúe este proyecto futbolístico que encontró su mejor versión en la parte final del 2015 producto de algunos rendimientos individuales que levantaron y mucho.
Perder siempre es doloroso, pero hay formas de hacerlo y en este caso el Sabalero eligió la mejor, es decir no renunciando a sus principios y convicciones. Y apostando por una planteo audaz, que le brindó réditos en los últimos encuentros.

Un comienzo arrollador
Los primeros 20’ de Colón fueron realmente estupendos, ya que mostró todas las virtudes del juego, siendo un equipo ambicioso, criterioso en el manejo del balón, veloz para marcar diferencias notorias con su adversario y además porque marcó un gol que tuvo elaboración y una gran definición a la carrera de Pablo Ledesma cuando se jugaban 18’.
El Sabalero resultó aplastante en ese pasaje de juego, ya que Belgrano no podía ni siquiera cruzar la mitad de la cancha. Los laterales rojinegros (Yamil Garnier y Clemente Rodríguez) jugaban casi como extremos, pasando permanentemente a posición de ataque.
El balón era patrimonio exclusivo del elenco conducido por Darío Franco y pese a que el estado del campo de juego no era el ideal, se las ingeniaba para jugar por abajo y darle un destino seguro a la pelota, el único defecto en ese pasaje del partido, era la falta de precisión de Alan Ruiz que fallaba en la puntada final.
Un minuto antes del gol sabalero, el ex-San Lorenzo remató desviado tras una muy buena jugada que tuvo una sucesión de toques. Y antes en una contra el propio Ruiz le dio un pase demasiado largo a Ledesma quien fue anticipado por Juan Carlos Olave. Pero el ex-Boca tendría revancha, luego de una maniobra elaborada en el sector derecho que tuvo como autores intelectuales a Garnier y Mauricio Sperduti. Este último envió un centro que en verdad fue una asistencia para que el volante rojinegro a la carrera definiera cruzado para vencer al arquero cordobés.
Una vez que el equipo santafesino logró la ventaja se retrasó algunos metros y en consecuencia el Pirata tomó la iniciativa. De todos modos Colón estaba muy bien plantado en defensa, dado que Ismael Benegas y Germán Conti rechazaban todo lo que caía en el área. Y por otra parte, Gerónimo Poblete tenía controlado a Lucas Zelarayán. 
Recién el primer remate al arco del equipo local se produjo a los 31’ con un disparo de Sebastián Prediger por encima del horizontal. La más clara de Belgrano estuvo en los pies de Fernando Márquez quien por única vez anticipó a Benegas pero el tiro se fue desviado.
Colón tuvo la chance de contra de aumentar el resultado, pero ni Llama ni tampoco Sperduti estuvieron precisos y eso hizo que en la parte final  el equipo rojinegro se desdibujó un poco producto del desgaste realizado en la primera mitad. De todos modos justificó el resultado parcial ya que fue más profundo y decidido que su oponente.

Bajó el nivel
El arranque del segundo tiempo  varió en relación a lo que habían sido los primeros 45’, puesto que Belgrano se adelantó en el terreno de juego y en base a pelotazos se fue acercando al arco custodiado por Jorge Broun. Fue precisamente Fatura con dos intervenciones notables el que imposibilitó que el Pirata llegara a la igualdad. Se jugaban 10’ cuando Ismael Benegas cabeceó en contra de su arco y el 1 rojinegro fue abajo para desviar el balón y mandarlo al córner. De ese tiro esquina llegó un cabezazo frontal de Pier Barrios y nuevamente Broun respondió a puro reflejo para luego Germán Conti sacar la pelota en la línea. 
Pero no todo terminó allí, dado que segundos después Cuqui Márquez ingresó por el segundo palo pero no pudo conectar con precisión y el disparo se fue desviado. En un minuto el elenco local había generado más que en la primera etapa.
Pero sin dudas que hubo una acción de juego que terminó siendo clave para darle la clasificación a Belgrano. Cuando se jugaban 28’ Rodríguez de manera innecesaria se hizo expulsar. Al pretender encabezar una contra el balón se le fue largo y terminó golpeando a Iván Etevenaux. El árbitro Néstor Pitana no dudó y le sacó la segunda tarjeta amarilla. Minutos antes había sido amonestado por otra infracción en la mitad de la cancha.
Con uno menos, Colón se replegño en la cancha, el técnico hizo ingresar a Cristian Saín en lugar de Llama y el equipo ya se decidió a jugar de contra. Y cuando se jugaban 36’ Óbolo quien se destaca por marcarle siempre goles a Colón se vistió nuevamente de verdugo. El sueño no fue posible, pero está lejos de convertirse en pesadilla.
Mariano Casanello / Suplemento Ovación 
Mirá el gol de Colón:

Mirá el gol de Belgrano: