Ovación
Sábado 01 de Agosto de 2015

Colón sumó una nueva derrota ante Independiente y el panorama se complica

Colón tuvo su tercera caída al hilo al perder como local ante Independiente por 1-0, con gol de Diego Vera. El Sabalero volvió a demostrar su fragilidad defensiva y los pocos argumentos sólidos que tiene para atacar, haciendo que la famosa “audacia” aún brille por su ausencia.

En el Brigadier López, Colón perdió ante Independiente por 1-0, con gol del uruguayo Diego Vera y acrecentó su racha negativa a siete partidos sin ganar –tercera derrota consecutiva–.  Con Darío Franco como entrenador, el Sabalero solo rescató un punto en los cuatro cotejos dirigidos.
•LEER MÁS: La rivalidad quedó de lado: el homenaje a Barisone en Colón
El Rojo sufrió mucho más de lo deseado y debió alambrar hasta el último minuto para quedarse con el triunfo que le significó mantener el puntaje ideal de la mano de Mauricio Pellegrino con cuatro alegrías al hilo. Por su parte, el Sabalero no logra hacer pie en esta segunda parte del campeonato y, poco a poco, va comprometiendo su situación con el promedio del descenso.
En una noche donde la multitud en la cancha le rindió homenaje a Diego Barisone, el local no supo cómo jugar el partido y cayó de manera justificada ante el Rojo que fue más simple y práctico. Luego del partido ante Huracán por la 15ª fecha, la dirigencia rojinegra disconforme con el rendimiento del equipo decidió buscar otra alternativa y dar por cumplido el ciclo de Javier López. El argumento era que Colón no tenía una identidad de juego, pese a que acumulaba una racha de seis encuentros sin caer.
Fueron a buscar un técnico como Darío Franco al que le había ido muy mal en su paso por Defensa y que no tenía trayectoria en Primera División. Seducidos por la propuesta futbolística del DT, se apresuraron en cerrar su llegada, sin barajar otras opciones.
Jugados cuatro partidos, se podrá mencionar que este Colón no difiere en casi nada con el anterior o en todo caso sí. Aquel no perdía y éste se acostumbró a hacerlo de manera seguida. Respecto al juego, existen diferencias de forma, pero que se desvanecen a la hora de aplicarlas ya que la teoría no se corresponde con la práctica.
Más allá de la sana intención que tiene de Franco para su equipo sea protagonista, de nada sirve ser inferior a su rival y terminar perdiendo los partidos. Si se desmenuza cada encuentro que dirigió, se podrá decir que ante el peor equipo del torneo que es Nueva Chicago generó una opción de gol y el empate fue lo más justo. Ante Lanús jugó un primer tiempo aceptable, pero en el complemento bajó el nivel y terminó cayendo con justicia, pese a que arrancó ganando. Ante River jugó los primeros 45’ con cierto orden, marcó un gol y tuvo una chance clara para aumentar el marcador, pero terminó perdiendo y en el complemento le anotaron tres goles. Dos partidos consecutivos en los que inició el partido triunfando y se quedó con las manos vacías. Preocupante por donde se lo mire.
Y el sábado, recién a los 44’ del primer tiempo remató por primera vez al arco con un tiro libre de Alan Ruiz que se fue por arriba del travesaño. Muy poco para un técnico que se jacta de ser protagonista. Las declamaciones deben llevarse a la práctica, porque sino no tienen sentido alguno. De que sirve ufanarse de ser ofensivo y jugar con tres delanteros cuando después no pateás al arco como en la primera etapa. De aquí en más el entrenador deberá repensar la cuestión táctica, porque de esta manera el equipo no funciona y mucho menos obtiene buenos resultados. Algunos rendimientos de mitad de cancha hacia adelante son preocupantes y otros van en camino a serlo. Romero está en un nivel muy bajo y hoy muchos se preguntan si debe seguir siendo titular; Vegetti llegó para reemplazar a Lucas Alario y con el mote de goleador  pero en los últimos dos encuentros pasó absolutamente desapercibido. Mientras que Villarruel alterna malas con buenas, aunque las primeras son las más habituales.
Así las cosas asoma complicado el panorama pensando en la recuperación. La buena noticia es que al menos pasaron los rivales más complicados (Lanús, River e Independiente) y ahora tendrá dos partidos ante adversarios más terrenales como lo son Aldosivi y Vélez. No obstante deberá mejorar muchísimo si quiere traerse algo de Mar del Plata. 
Franco no tiene a disposición un plantel de jerarquía y por ende tendrá que adaptarse a lo que posee y ver la forma de jugar del modo más conveniente en función del rival. Colón de ninguna manera puede jugar palo por palo ante equipos más poderosos, porque indefectiblemente se quedará sin nada. No quiere decir que resigne las posibilidades de ser protagonista, pero sí conocer al detalle las limitaciones de sus futbolistas.
Quedan 11 fechas para el final y el camino comienza a ser más angosto, las equivocaciones se acumulan y están a la vista. Colón no puede darse el lujo de seguir perdiendo, la reacción debe llegar antes que sea tarde. Técnico y jugadores deben hacerse cargo.
•LEER MÁS: Con un homenaje a Barisone, Colón espera a Independiente 

El gol de Independiente:

 
Por Mariano Cassanello - mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación Diario UNO Santa Fe