Ovación
Miércoles 08 de Abril de 2015

De Caruso Lombardi a Mostaza Merlo

Cuenta la historia que la llegada de Braian Romero a Colón tuvo como partícipe exclusivo a Ricardo Caruso Lombardi, quien se lo recomendó a Reinaldo Merlo para que se convierta en refuerzo sabalero. 

Teniendo en cuenta el conocimiento que posee Caruso de las divisionales de ascenso, Mostaza le hizo caso y por eso fue el primer jugador en sumarse a la pretemporada.
En este caso, es el protagonista el que pone luz sobre estos hechos y cuenta con lujo de detalles su arribo al Sabalero: “Primero se comunicaron con mi representante (Martín Sendoa) y le dijeron que Mostaza me estaba siguiendo. Según tengo entendido, Mostaza le pidió referencias a Caruso Lombardi porque yo jugué en contra de Tristán Suárez en las semifinales que perdimos. Caruso ya me tenía visto a lo largo del torneo. Y antes que venga a Colón, Caruso tenía la chance de asumir en Quilmes por lo cual el representante de Caruso me llamó para llevarme a Quilmes  y como no se dio, me vine a Colón”, explicó.
Para luego agregar: “Es un orgullo que Caruso se haya fijado en mí y que me recomiende. Sabemos que es un técnico que se caracteriza por sacar jugadores del ascenso y después los hace conocidos. Es bueno saber que un técnico habla bien de uno y más con la trayectoria de Caruso. Cuando se dio el pase a Colón, lo llamé para agradecerle, porque él anteriormente me había llamado para jugar en Quilmes. Más allá de ser un club y jugar al fútbol, para nosotros es un trabajo y hay que ser agradecido con las personas que te dan trabajo”.
Respecto a la salida de Mostaza Merlo como DT rojinegro, indicó: “Cuando llegué a Colón fue una alegría inmensa, aparte que un técnico de la trayectoria de Mostaza se haya fijado en mí es un orgullo. Yo venía de un equipo como Acassuso que está en la tercera categoría del fútbol argentino y muchos podían decir «traen a un futbolista de Acassuso que no lo conoce nadie». Estaba muy contento, pero obviamente que me dolió la salida de Merlo, porque fue quien me trajo y me abrió las puertas para jugar en Primera División. Significó para mí y mi familia una mejora deportiva pero también económica y eso sin dudas que es muy importante y por lo cual le estaré eternamente agradecido. Lamentablemente le tocó irse, se despidió de nosotros, pero teníamos que seguir adelante, ponerle el pecho a la situación adversa y lo hicimos. Por suerte  ahora las cosas están saliendo mejor, tanto en lo colectivo como en lo individual. Cuando estaba Mostaza no tenía el puesto asegurado y ahora tampoco. Debo seguir trabajando para demostrarle al técnico que puedo estar dentro del equipo”.