Ovación
Viernes 17 de Marzo de 2017

De la cabeza: Colón le ganó 2 a 0 a Unión con goles de Ortiz y Garnier

El Sabalero con gol de cabeza de Ortiz a los 13 y Garnier a los 39 del ST le ganó a Unión en el 15 de Abril. Expulsaron a cuatro jugadores.


Mirá el Gol de Ortiz:

Embed

Mirá el Gol de Garnier:

Embed

Después de un comienzo con muchas complicaciones, el local tuvo un par de aproximaciones con un movedizo Lugas Gamba, en tanto Colón, que esperaba de contra, buscaba inquietar desde la pelota parada

Como era de esperarse, el encuentro comenzó con un Unión presionando en la salida, forzando el error del rival. Fue así como al 1', Lucas Gambas aprovechó un espacio en la banda derecha custodiada por Clemente Rodríguez y metió un centro al corazón del área, que no terminó en gol de milagro, por la buena intervesión de Germán Conti, que subsanó una mala salida de Broun. Fue el primer acercamiento.

Paulatinamente el dueño de casa fue haciéndose dueño del trámite, ante un Colón que esperaba y lanzaba pelotazos e busca de Nicolás Leguizamón y Diego Vera. Casi sin darse cuenta, el local fue poniendo al visitante en su arco y así fue como llegó la más clara, con un centro desde la izquierda del paraguayo Diego Godoy, que le quedó a Mauro Pittón que, de primera y con zurda (es derecho), impactó la pelota mordina y que le permitió a Jorge Broun resolver sin problemas.

Era sabido que el Sabalero algo iba a tener que mostrar y lo hizo de pelota parada, con el envió de Iván Torres, que no terminó en gol pero la jugada quizás generó la primer polémica, ya que se pidió mano de un jugador de Unión, sin embargo el árbitro hizo caso omiso ante la protesta generalizada. Así el Clásico fue ganando en intensidad.

Las revoluciones, más que nada producto de la ansiedad, fueron mermando a medida que fueron pasando los minutos, con un Rojinegro que, poco a poco, iba presentando una lucha más aguerrida en el medio, con Gerónimo Poblete y Pablo Ledesma. Es así como generaban infracciones en su favor para que Torres ejecutara varios tiros libres, pero sin posteriores acciones de peligro. Cuando parecía que el sopor se levantaba en el 15 de Abril, nuevamente el elenco de Juampi Pumpido apretó el acelerador y, otra vez con Gamba por las bandas, inquieto con desbordes que necesitaron, nuevamente, de las intervensiones de los centrales de Colón. De igual modo, mucho ruido y pocas nueces.

Una de las constancias del trámite fue ver a los delanteros rojinegros de espaldas, producto de la presión de los marcadores locales, en una síntoma que se fue propagando a la inversa. Una forma de demostrar el poco volumen de juego y escasas situaciones de gol.

A los 35', Colón casi canta el primero, con un cabezazo de Guillermo Ortiz en el área chica después de un nuevo centro de Torres, pero la jugada fue invalidada por posición adelantada. Así quedó más que clara la intensión de buscar por arriba. Nuevamente el juego brusco se hizo presente y los reclamos ya eran más constantes.Nueva polémica por un encuentro en un lateral entre Mauro Pittón e Iván Torres, que recibieron el reto de Loustau, pero sin amarillas. Con todos estos condimentos y con los dientes apretados como premisa, con el típico miedo a perder, el clásico se metió un terreno de bostezos generalizados.

Lucas Gamba, el mejor del primer tiempo, tuvo la última con un tiro cruzado, pero su tiro no tuvo fuerza y otra vez Broun no tuvo problemas en responder.La cosa se cerró con un tiro libre de Torres que se fue muy por encima del arco defendido por Nereo Fernández.

De esta manera se extinguieron los primeros 45', que prácticamente no dejó nada positivo. Unión quizás fue el que más intentó, pero sin claridad, ante un Colón que se cerró bien atrás y apostó a la pelota para para inquietar. El 0-0 más que justificado

El complemento
La parte complementaria no tuvo cambios radicales de ritmo en los instantes finales, pero sin con un Colón buscando más con Facundo Pereyra, que pasó desapercibido en el acto inicial. De igual modo, Unión volvió a plantarse y emparejó todo. A los 6' Diego Godoy encaró por el callejón del once y, con mucho campo, en lugar de avanzar, prefirió pegarle desde afuera del área con su buena zurda, pero no le salió como quería, ya que la pelota terminó muy por encima del vertical de Broun, más parecido a un penal de rugby que una situación de peligro.

En 10', el partido era igual al primero tiempo, con el dominio territorial del local, pero sin ser fino en los metros finales, y el sabalero solo esperando y buscando a los puntas, pero que ganaban menos de lo esperado en los mano a mano. Casi sin quererlo, Pereyra cambió de lado y mandó un centro que casi le llega a Vera, que esperaba relamiéndose dentro del área. Nuevamente la pelota parada volvia a ser el arma de Colón. Al minuto siguiente, Ledesma lo tuvo en luego del córner, pero cambeceó mal, en lo que pudo ser el primero de la tarde santafesina.

Eso fue el preludio de lo que vendría a los 13', con un nuevo centro de Torres de pelota parada, que tuvo un perfecto anticipo de cabeza de Guillermo Ortiz, que puso el 1-0, ante un estadio que se enmudeció.
Eso despertó el derby capitalino, ya que a los 15', el paraguayo Torres saltó con mucha fuerza y le dio un codazo a Manuel De Irondo. En primera instancia el juez expulsó a Diego Vera, pero a instancias del línea corrió su dictamen y le mostró la roja al guaraní. De esta manera Colón se quedaba con uno menos. El efecto contagio se hizo presa del Tate, donde De Iriondo se salió de la vaina y empujó el árbitro, caliente claro está, y que terminó con la roja. Así, ambos elencos se quedaban con 10 jugadores.

Los cambios empezaron a llegar: en Colón para rearmar el equipo y Unión para buscar el empate. Todas situaciones que le dieron vida a un partido que estaba planchado. Es verdad que las situaciones de peligro no fueron moneda corriente, pero la emotividad empezó a hacer su partido.

El elenco de Eduardo Domínguez se adueñó del encuentro, corriendo y apretando en todos los sectores del campo, ante un Unión que sintió el cimbronazo. Obligado a ir a buscar, el local dejó espacios atrás y Colón lo quiso quebrarlo con la velocidad del ingresado Nicolás Silva, que no estaba fino.

Hizo su estreno Mauro Cejas, en una apuesta más que concreta de Juan Pablo Pumpido por ir en procura del empate. A los 38' reaccionó el Rojiblanco con un tiro de media distancia de Mauro Pittón y que necesitó de la buena tapada de Jorge Brou, que se tiró de manera formidable para menter la victoria parcial. Pero la respuesta fue mortífera y mediante una nueva acción detenida, en este caso de Pablo Ledesma, que volvió a erocionar la fortaleza aérea de Colón, que encontró en este caso la testa del ingresado Yamil Garnier, que terminó de cerrar el partido con el 2-0.

Para plasmar lo que ya generaba el duelo, fueron expulsados Lucas Algozino y Nicolás Silva, en un choque de jugadores calientes e innecesario. Una tesitura que se trasladó por el resultado.

Cejas casi marca el descuento a los 44', pero Broun la envió al córner con una gran volada. Colón casi establece el tercero en una contra encabezada por Poblete, que pecó de egoísca al terminarla y, por lógicamente, se terminó diluyendo. De esta manera llegó el final del encuentro, con la victoria justificada de Colón por 2-0, que cortó la racha de cinco partidos sin ganar en el Clásico y de más de 20 años sin halagos en el estadio 15 de Abril. El mundo rojinegro está de festejos.

La síntesis
Unión: Nereo Fernández; Emanuel Britez, Agustín Sandona, Leonardo Sánchez, Bruno Pittón; Mauro Pittón, Martín Rivero, Manuel De Iriondo, Diego Godoy; Franco Soldano y Lucas Gamba. DT: Juan Pablo Pumpido.
Colón: Jorge Broun; Lucas Ceballos, Germán Conti, Guillermo Ortiz, Clemente Rodríguez; Facundo Pereyra, Pablo Ledesma, Gerónimo Poblete, Iván Torres; Nicolás Leguizamón y Diego Vera. DT: Eduardo Domínguez.
Árbitro: Patricio Loustau.
Cancha: 15 de Abril.