Ovación
Jueves 07 de Septiembre de 2017

El equipo argentino de Copa Davis viajó a Kazajistán con la misión de evitar el descenso

Daniel Orsanic lideró a la delegación que se presentará entre el 15 y 17 de septiembre en Astana. Desde el 2002 que los albicelestes están en el Grupo Mundial.

La primera parte de la delegación del equipo argentino de Copa Davis, incluido su capitán Daniel Orsanic y los debutantes doblistas Máximo González y Andrés Molteni, partieron rumbo a Kazajistán, donde entre el 15 y 17 de septiembre disputarán el repechaje de permanencia en el Grupo Mundial.

La delegación partió a las 16.05 rumbo a Astana, la capital kazaja, previa escala en Amsterdam, donde esperarán por Diego Schwartzman, el primer singlista del equipo, y Guido Pella, la segunda raqueta, quienes viajarán el viernes.

Tras la negativa a participar de Juan Martín Del Potro, Leonardo Mayer y Federico Delbonis, Orsanic debió modificar su postura respecto a la convocatoria, ya que siempre había optado por llamar singlistas para las series.

"Hay circunstancias en las que hay que arriesgar. Creo que llevar a dos doblistas como hacemos ahora es la mejor opción que podemos tener. Máximo González y Molteni están maduros a nivel humano, ya han debutado en otras series otros jugadores, como en 2016 contra Polonia debutaron Pella y Olivo, así que no dice nada", explicó el capitán en conferencia de prensa.


En su argumento, el hombre que lideró el elenco que alzó la Ensaladera de Plata por primera vez para el país explicó: "Con (el subcapitán) Mariano Hood pensamos de la misma manera que antes de nuestra primera serie, preferimos llevar cuatro singlistas y tener más opciones.

En este caso tuvimos que hacer esto porque era la mejor opción, pero podemos pelear los cinco puntos con los jugadores que vamos a llevar y eso es muy importante. Generalmente, nuestros doblistas no están en el ranking tan arriba como para hacer una diferencia, por eso elegimos a cuatro singlistas siempre".

Luego de ser campeón en 2016, Argentina perdió frente a Italia como local en la primera ronda de esta temporada, lo que obligó a disputar este repechaje para mantener la máxima categoría, donde está desde 2002 ininterrumpidamente.