Ovación
Lunes 10 de Julio de 2017

El Maratón Sauce Respira fue un éxito

El domingo pasando y, en conmemoración al Día de la Independencia, se concretó la 2ª edición de esta prueba pedestre, que tuvo un marco multitudinario y que se cerró con un gran locro

El pasado domingo se llevó a cabo la 2ª edición del Maratón Sauce Respira de 10, 5 y 3 kilómetros, que congregó a muchos de los mejores talentos de la región y que, como era de esperarse, fomentó en un gran marco la camaradería. La prueba pedestre, organizada por la Dirección de Deportes de la Comuna de Sauce Viejo, comenzó a las 10.30 desde la sede del palacio y recorrió las principales calles, pasando por asfalto, ripio y pasto.

Sauce Respira largada.jpg

Si bien es cierto que el día no se presentó un buenas condiciones, tampoco fue impedimento para que cientos de adeptos se dieran el justo de conmemorar una nuevo aniversario de la independencia argentina a través del deporte al aire libre. Es así como desde las 7.30 comenzaron a llegar los valores de otras localidad, para que, cercano a las 10, se presentará el gran continente para los correspondientes ejercicios precompetitivos.

Sauce Respira.jpg

Una vez concluido todo, se llevó a cabo la tradicional entrega de premios. En cuanto a la carrera principal de 10 kilómetros, el ganador de la general de caballeros fue el paceño Juan Carlos Luqui (34'19"); completaron el podio el santafesino Carlos Cabral (34'43") y el corondino Emilio Vinderola (35'17").

Sauce Respira damas.jpg

Por su parte en damas, el primer lugar quedó en manos de la santotomesina Marta Lodigiani (46'12"), en tanto más atrás llegaron las esperancina Celeste Bárzola (46'55") y Teresita Noguera (47'33").

Mientras que en los cinco kilómetros se destacaron el santotomesino José Frutos (19'30"), Luis Castillo de Lehmann (19'39") y otro santotomesino, Joel Alesso (19'49"). Y en damas, el podio lo conformaron la salteña Valeria Plaza (25'26"), la santafesina Ana Méndez (25'58") y la local Daniel Moris (26'26").

Sauce.jpg

También hubo tiempo para una carrera integrativa de tres kilómetros y otro para los más chicos, que le dieron vida a este deporte, que cada año crece más en la capital provincial. Una vez todo esto, fue momento del popular tercer tiempo, que tuvo un gran locro, que fue del deleite de propios y extraños. Una forma de ir haciéndose camino dentro de la consideración de la gente con una prueba vistosa y familiar.