Unión
Domingo 10 de Septiembre de 2017

El nuevo Unión con el que se encontrará el hincha

Los dos primeros partidos de la temporada, que se disputaron fuera de Santa Fe, alcanzaron para observar las claras diferencias que hay con este equipo con el que terminó jugando el campeonato pasado. El responsable se reencontrará este lunes con la hinchada que más lo venera: Leonardo Madelón

Solo dos partidos le alcanzaron a Leonardo Madelón para cambiarle la cara al equipo y para hacer nacer nuevas expectativas e ilusiones en el hincha de Unión. Antes de su tercer desembarco en la Avenida como DT, el Tate solo había festejado dos veces en el año: ante Talleres y Newell's (ambos cotejos en Santa Fe).

Cuando fue presentado por el presidente Luis Spahn, el entrenador prometió que se iba a armar un buen equipo para pelear por objetivos importantes. Sin embargo, a medida que fue transcurriendo el mercado de pases los principales nombres apuntados se fueron cayendo y el hincha se tuvo que contentar con las contrataciones de jugadores con las llegadas de Jonathan Bottinelli, Diego Zabala y Claudio Aquino, como los más destacados en cuanto a los rostros nuevos.


Es verdad que se esperaba el centrodelantero de peso, que venda plateas solamente con su nombre, pero los apuntados eligieron otras propuestas más tentadoras desde lo económico y sobre todo desde lo deportivo. Se esperó hasta los últimos minutos del cierre del libro de pases pero no hubo caso, por lo que Madelón se tuvo que contentar con los jugadores que estuvieron al alcance de la dirigencia.

Encima en el debut frente a Lanús por Copa Argentina el DT no pudo contar con Zabala, quizás el jugador más importante y que más expectativas generó por lo demostrado en la última temporada con la camiseta de Vélez. Pero el rendimiento y funcionamiento colectivo en el cotejo ante el Granate se impuso sobre cualquier actuación descollante desde lo individual, y el Tate arrancó de esta manera a todas luces la temporada.

Union 2016-2017.jpg


En tanto, en el estreno en la Superliga, Madelón se aferró a esa idea que le dio réditos ante Lanús, aunque tocó el equipo para mandar a la cancha al mismo Zabala y a Emanuel Britez, ya que no los pudo contar en el cotejo anterior. El Tate tuvo 65 minutos muy buenos en Rosario, pero desde que abrió el marcador con el golazo del ex-Vélez le cedió el protagonismo a Newell's y lo pagó demasiado caro.

Frente a frente
Si se compara al equipo con el que cuenta Madelón con el que terminó jugando en la temporada pasada, se ven cambios sustanciales, con algunos jugadores que se convirtieron importantes con el desembarco del nuevo DT y otros que fueron suplantados para intentar suplantar al plantel.

En el arco no hubo novedades, ya que Nereo Fenrández sigue siendo titular indiscutido y a sus 38 años demuestra que cada vez ataja mejor. Recuperó su lugar entre los 11 luego de superar una fractura de muñeca, sabiendo que está muy bien secundado con Matías Fidel Castro, al cual los dirigentes le renovaron el contrato por tres temporadas.

En cuanto a la defensa, la idea sigue siendo de defender con cuatro jugadores, aunque está renovada en un 75% en relación al campeonato anterior. Britez es el único que conservó su lugar como lateral por la derecha, aunque ahora tiene una competencia mucho más importante con la llegada de Damián Martínez, que por Copa Argentina fue uno de los más destacados del equipo. En tanto, en el lateral izquierdo hoy se ubica Bruno Pittón, quien había perdido el puesto con Nahuel Zárate. Este sector de la defensa también se vio potenciado con el desembargo de Luciano Balbi, jugador de experiencia y jerarquía para dicha posición.


En tanto, Madelón había planificado a la defensa con Leo Sánchez y Rodrigo Erramuspe. Al primero lo operaron durante la pretemporada y es por eso que se fue a buscar a Jonathan Bottinelli con mucha insistencia. En tanto, Manzana decidió partir tras ejecutar la cláusula de salida para emigrar al DIM de Colombia. En su lugar llegó Yeimar Gómez Andrade, una de las grandes revelaciones de los dos primeros partidos de la temporada. En este aspecto, no solo que el equipo dio un salto cuantitativo sino que además está claro que se le sumó calidad al plantel y todavía resta que se ponga bien un referente como Palmera Sánchez.

En la mitad de la cancha, en tanto, el DT apostó por armar nuevamente el doble cinco con Nelson Acevedo y Mauro Pittón, quien con los técnicos anteriores había perdido preponderancia y era considerado para otras funciones. Los dos primeros partidos le dieron la derecha a Madelón, ya que esta dupla se entiende a la perfección y se nota el grado de conocimiento y entendimiento que se tienen.

Por las bandas se renovó totalmente con Zabala y Claudio Aquino, quienes le aportaron desequilibrio y volumen futbolístico al equipo. Vale recordar que antes se apostaba por Diego Villar, Mauro Cejas o Guido Vadalá para cumplir estas funciones. Los dirigentes invirtieron en parte de sus fichas, lo que en este arranque de campeonato se ve justificado por la trascendencia que ambos tuvieron en los resultados logrados.

union.jpg


Mientras que en la delantera no se pudo traer como se contó al delantero de jerarquía y experiencia que se buscó en el mercado. Sin embargo, el entrenador rojiblanco apostó por dos jugadores que fueron muy importantes en su proceso anterior en el club, y en las primeras fechas demostraron entendimiento, complicidad, al tener mucha más compañía que en los últimos tiempos, tras los arribos de Aquino y Zabala.

Sin embargo, el de la ofensiva es el lugar más flaco del plantel, ya que por detrás de los titulares aparecen Franco Fragapane (otra de las caras nuevas), los juveniles Nicolás Andereggen y Matías Gallegos, y el uruguayo Guillermo Méndez.