Ovación
Viernes 24 de Abril de 2015

El surf quiere subirse a la ola de los Juegos Olímpicos en Tokio 2020

Convencido de que es el deporte ideal para rejuvenecer los Juegos de verano, el surf peleará por integrar el programa olímpico.

Convencido de que es el deporte ideal para rejuvenecer los Juegos de verano, el surf peleará por integrar el programa olímpico en Tokio-2020, con un proyecto que incluye celebrar la competición en la capital japonesa en una piscina con olas artificiales.
A la imagen del snowboard o el skicross en los Juegos de invierno, el surf podría servir de imán para los jóvenes hacia la cita olímpica con su perfil moderno, alejado del tradicionalismo olímpico.
Como su representante, el argentino Fernando Aguerre. Sin chaqueta ni corbata, el presidente de la Federación Internacional de Surf (IDA) no pasa desapercibido esta semana en la convención de portAccord que se celebra en Sochi, un foro de discusión para las grandes federaciones deportivas.
"Tenemos todas las razones para creer que el surf tiene un destino olímpico y debe integrar el programa de los Juegos de Tokio 2020. Responde perfectamente a la filosofía de la Agenda 2020 del presidente Thomas Bach", señaló Aguerre.
"Estamos seguros de que el surf aportará un valor añadido al movimiento olímpico. Es un deporte popular entre los niños y los adolescentes", sigue.
La ISA tiene previsto para Tokio dos pruebas de surf y dos de stand up paddle (SUP, una modalidad en la que se rema), en categoría femenina y masuculina. Se disputarían en una piscina con olas artificiales, como ya existe en España.
 "Otra está en construcción en Gales", señala Aguerre. "Con una inversión de 7 a 9 millones de dólares la piscina ofrece una ola regular de 2 metros de altura en un frente de 180 metros todos los minutos", relata.