Ovación
Miércoles 01 de Abril de 2015

En medio de rumores de crisis, el Kun le dedicó el gol a La Princesita

Se había dicho que el verdadero motivo del faltazo de la cantante tropical al programa de Mirtha Legrand se debió a una pelea, pero ayer el Kun se besó el anillo y confirmó que su amor tiene dueño.

El sábado por la noche, la ausencia –con aviso- de Karina a la mesa de Mirtha Legrand originó todo tipo de especulaciones y la rubia tuvo que salir al aire en diálogo con la diva para explicar que estaba atravesando por un problema de salud. El faltazo dio lugar a rumores de crisis, pero ayer el Kun le dedicó el gol a su novia.
 
"Tengo un problema con la presión y mi médico que dijo que pensara en mí e hiciera reposo", le dijo la cantante a la conductora para explicar su ausencia el sábado.
 
Además ayer a la tarde, en "Intrusos" se habló de que el verdadero motivo del faltazo de la artista de debió a una supuesta pelea entre Karina y el Kun Agüero. Además, en el mismo programa, aseguraron que la mamá de Sergio no puede ni ver a La Princesita.
 
“La información que nos llega tiene que ver con un dato que todavía no se blanqueó: hoy por hoy, Karina y el 'Kun' Agüero estarían en crisis", contó Marina Calabró en el envío de América.
 
Además, la panelista, advirtió sobre cambios en el estado del whatsapp del futbolista: "Sergio cambió su estado 'Kari te amo' por el de 'Benja te amo'".
 
"La mamá de Sergio, también en su whatsapp puso: 'Hoy me di cuenta que no te importo, que un pelo de... tira más' y 'Donde pisa una leona, no deja huella una gatita'. Dicen mis fuentes que eran para Karina", concluyó.
 
Anoche se escribió otro capítulo de la historia. Al comienzo del primer tiempo, tras un córner, el delantero de Manchester City clavó un cabezazo que infló la red. Entonces, cuando se lanzó a la carrera para gritar el tanto cerca de la tribuna, besó el anillo anular de su mano izquierda cubierta por un guante de lana negro.
 
Además, el Kun se besó el tatuaje que tiene grabado en su antebrazo en honor a Benjamín. Señales inequívocas de que el corazón de Agüero está pendiente de La Princesita y de su hijo.