Ovación
Domingo 03 de Enero de 2016

Es la joyita de la abuela

A los 16 años Nicolás Andereggen se convirtió en el jugador más joven en debutar en la Primera de Unión. El goleador valesano, que firmó su primer contrato, dialogó con Ovación e hizo un repaso de su primer partido como profesional y contó lo entusiasmado que está por iniciar la pretemporada. 

El chico tan solo tiene 16 años y Leonardo Madelón lo hizo debutar en Primera frente a Estudiantes. Toda una novedad para la familia tatengue. Dicen que es la joyita de la abuela, oro en polvo, es un goleador nato, nacido en San Jerónimo Norte, un valesano de ley. Nicolás Andereggen tiene el sueño del pibe cumplido, firmó un contrato por tres años y medio, estará en el grupo con el plantel mayor, solo le falta demostrar lo que vale, no siente presiones y quiere pagar con goles, su especialidad, como lo hizo en inferiores. Ovación charló con el juvenil rojiblanco, quien habló sobre su debut y lo que vendrá en este año.
—¿Pensabas cerrar el 2015 de esta manera?
—No, para nada. No lo esperaba, ni lo pensé. Pensé que a lo sumo podía terminar yendo a Reserva como un mérito, pero de ninguna manera tenía pensado terminar el año habiendo debutado en Primera.
—¿Cómo te enteraste que ibas a concentrar con los profesionales?
—Fue por el esfuerzo y las ganas que puse para llegar hasta acá. Fue en una práctica que nos llamaron junto a Lucas Algozino y Brian Blassi. Fuimos a entrenar y al día siguiente nos dijeron que volvamos a entrenar nuevamente con la Primera, ahí nos preguntaron si teníamos el bolso preparado para viajar, le dijimos que no y nos dijeron que vayamos a buscarlo a utilería porque íbamos a viajar con el plantel. Ahí caí y me agarró una alegría enorme.
—Seguramente nunca te olvidarás qué fue lo que te dijo Madelón en el momento del debut.
—Nunca me voy a olvidar de esas primeras palabras de Madelón. Estaba haciendo la entrada en calor y el Pirata Czornomaz me llamó, me senté al lado de Madelón y me dijo que era un momento único, que me mueva por todo el frente de ataque, que esté tranquilo, que cuide la pelota como oro, y que lo disfrute más que todo, que era una muy linda chance para mostrarme y para aprender. Estaba nervioso en la charla con Madelón, pero después, cuando di el primer paso dentro de la cancha, los nervios se fueron. 
—Cuando terminó el partido, ¿qué pensaste?
—Sentí una alegría bárbara, lástima que el resultado no nos acompañó (0-2), pero dentro mío estaba muy contento por ese paso importante que di en mi vida futbolística. Se me cruzó por la mente toda mi familia, por todo el esfuerzo que hicieron desde los 13 años en que arranqué en Unión. Mis padres no pudieron ir ese día a la cancha, lo tuvieron que ver por televisión, después vimos nuevamente el partido al otro día con ellos, hicimos un festejo muy íntimo, todos estaban muy contentos por mi debut.
—Después vino la frutilla del postre, al haber firmado tu primer contrato siendo tan joven.
—Me dije después del partido que ya estaba, que varios sueños este año se me habían cumplido y me encuentro con que tenía que firmar mi primer contrato, algo que ni lo esperaba. Se cumplió otro sueño, con esta institución a la que quiero muchísimo y a la que estoy muy agradecido. Firmé por tres años y medio.
—Ahora hay que cuidarse.
—Estoy entrenando a full en doble turno. Es más, nos íbamos a ir de vacaciones con la familia y suspendimos todo porque tengo que estar preparado, esta es una oportunidad que la tengo que aprovechar al máximo. Tengo que hacer las cosas como un profesional. Estoy muy mentalizado en esto y más enchufado que nunca, no veo la hora de empezar la pretemporada. Este apoyo de la familia es inmenso y no se compara con nada, es una motivación doble para mí de los padres hacia el futbolista.
—Hace rato que estás catalogado como la gran promesa de Unión, sos la joyita de la abuela, como dicen siempre. El Kun Agüero debutó a los 15 años. ¿Sos consciente de que para Unión sos oro en polvo, sentís presión de que te califiquen así?
—Sí, sé de eso, lo leí en varios lados. Leí que soy la joyita de la abuela, como siempre dicen. Me motiva además que mi ídolo el Kun haya debutado también muy joven, ya quiero entrenar con esa motivación (risas). Estoy agradecido al club por el trato que me dio siempre, se portaron muy bien conmigo, quiero pagarles de la mejor manera. No siento esa presión, me siento bien, confío en mis condiciones.
—Cumpliste con muchos sueños. ¿Qué 2016 imaginás?
—Lo que espero es estar un poco más adentro del plantel profesional, más convocado. Eso corre por mi cuenta, voy a dejar todo por estar la mayor cantidad de partidos en Primera División. Lo que me gustaría también poder estar convocado para una selección juvenil argentina, es por eso que empecé el año muy entusiasmado. Esa es otra meta que quiero llegar a cumplir en un corto plazo.
—Seguro que ya soñaste con hacer un gol en el 15 de abril.
—Sí. Sería otra meta para cumplir. Hacer un gol a estadio lleno, sería lo más, algo que todo jugador quiere.

Ernesto Tití Cantero / Suplemento Ovación