Ovación
Sábado 17 de Junio de 2017

Estudiantes volvió a sonreír y se acerca a la Libertadores

Tras una semana conflictiva, el Pincha venció 2-0 a Belgrano y se metió en zona de clasificación a la Copa. El Pirata sigue en caída libre.


La inesperada derrota de Estudiantes ante Sport Club Pacífico por la Copa Argentina desató una crisis en La Plata. La misma llevó a la salida de Nelson Vivas y al affaire Lucas Nardi/Carlos Bilardo, que a su vez hizo que Juan Sebastián Verón considerara renunciar a la presidencia del club. Pero todo eso quedó atrás durante los 90 minutos en los que el Pincha se impusieron por 2-0 sobre Belgrano para acercarse a su objetivo en el torneo doméstico.


El Pirata fue, quizás, el rival ideal para que Estudiantes dejara atrás sus problemas; porque está sumido en una debacle futbolística que lo tiene último en la tabla de posiciones, con apenas 22 puntos en 28 partidos. Por eso, no sorprendió que el local (aunque se haya jugado en cancha de Quilmes) dominara el partido de principio a fin.




Embed



Tras un buen comienzo, el Pincha aprovechó una buena recuperación de Javier Toledo en mitad de cancha para asestar una contra que terminó siendo un golpe de nocaut para el elenco cordobés. El delantero asistió al colombiano Juan Otero; su remate dio en el palo y el rebote le volvió a quedar a Toledo (PT 17m) para marcar el 1-0.


Embed



Tras eso, Belgrano desnudó las falencias que lo encuentran hundido en el fondo de la tabla. Apenas algún arresto individual de Lucas Melano y no mucho más para buscar un empate que, enseguida, se presentó como una quimera.



Para colmo, Estudiantes mostró oportunismo cuando volvió a golpear justo antes del entretiempo. Un centro encontró la cabeza de Leandro Desábato (PT 44M) y el 2-0 previo al descanso le dio tintes de definido al encuentro.



La segunda parte encontró al local bien ordenado, con criterio y sapiencia para manejar el partido y defender el resultado. Belgrano no supo ni pudo lastimar y terminó lamentando su 14ª derrota en el torneo.



En tanto, para Estudiantes fue un aliciente necesario después de una semana traumática y es el empujón final para buscar mantenerse en puestos de clasificación a la Copa Libertadores, que sostendrá al menos hasta mañana.