Ovación
Viernes 20 de Mayo de 2016

Final con escándalo, Central perdió en Colombia y se quedó afuera

Rosario Central perdió 3 a 1 con Nacional de Medelín por la revancha de los cuartos de final. Ruben de penal anotó para el visitante, mientras que Torres, Guerra y Berrío para los locales.

Rosario Central guapeó en Colombia, donde intentó hacer valer el triunfo por 1 a 0 del partido de ida en el Gigante de Arroyito, pero en el descuento y cuando ya amasaba la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores por segunda vez en su historia, Atlético Nacional, que había empezado perdiendo el partido antes de los 10 minutos, alcanzó el 3 a 1 necesario como para quedarse con el pasaje a la próxima instancia que frustró las ilusiones del bravo conjunto 'canalla'.


El planteo inteligente que realizó Rosario Central pudo más que el fútbol atildado de Atlético Nacional, un equipo con riqueza técnica superior a la media de los participantes de esta Copa Libertadores 2016, pero todo duró 45 minutos, los primeros de un partido plagado de emociones.

Es que el conjunto de Eduardo Coudet se hizo fuerte en defensa con la solidez de sus marcadores centrales Esteban Burgos y Alejandro Donatti, más Pablo Álvarez que le tocaba 'bailar con la más fea' por izquierda ya que debía soportar al endiablado Alejandro Guerra, al que controlaba con tanto esfuerzo como oficio.

Y por derecha, como tenía más resuello porque repartía una y una con el ex Vélez Sarsfield Jonathan Copete, el 'Chacho' le permitía a Víctor Salazar que se soltara en ataque, tratando de sorprender en pos de un tanto como visitante que empezara a allanar el camino hacia las semifinales.

Tan buena fue esta opción que antes de los 10 minutos el objetivo estuvo cumplido, ya que Salazar pisó el área colombiana seguido por Copete, que lo acompañó hasta allí, se resbaló ante el amague del pibe de Central con tal mala suerte que su mano derecha impactó contra la pelota y devino en el tiro penal que Marco Ruben transformó en la apertura del marcador con un remate a la izquierda del buen arquero argentino Franco Armani, que se arrojó sobre su derecha.

Después de la conquista y pasado el cuarto de hora, Central replegó sus líneas y presionó a los colombianos en la mitad de cancha con la ubicuidad de Damián Musto, la prodigalidad de Walter Montoya y el encomiable esfuerzo de Germán Herrera, que dejaba solo a Ruben para que complicara con su entrega y se dedicaba a ayudar en la marca a los dos volantes bajando hasta su propio campo.

De allí que el equipo argentino soportaba el hostigamiento local, que se caracterizaba por su fútbol de toque, rotación y fluidez por los costados, sin que el arquero uruguayo Sebastián Sosa pasara apremios, porque la verticalidad no es precisamente una característica de juego de los dirigidos por Reinaldo Rueda.

El técnico colombiano leyó entonces el partido y sus necesidades y no tuvo empacho en sacar antes de los 35 minutos a su volante estrella, el pelilargo Sebastián Pérez, que está en la carpeta de incorporaciones de, nada menos que el Barcelona español, para colocar en su lugar a un jugador con más presencia en el área rival como Orlando Berrío.

Y cuando restaban solamente dos minutos para el final de la etapa inicial se produjo un hecho que iba a cambiar el curso de la noche: se lesionó Pablo Álvarez y en su lugar ingresó Cristian Villagra, frío y de urgencia, algo inconveniente para un marcador de punta que encima tiene a un delantero tan incisivo por el 'Lobito' Guerra para controlar.

Y del dicho al hecho hubo un muy corto trecho, porque sobre los 45 minutos Guerra desbordó justamente a Villagra y envió un centro bajo que Macnelly Torres conectó dentro del área chica para anotar el empate justo cuando el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk ya planeaba enviar a los 22 jugadores a los vestuarios.

Pero si este golpe 'incomodó' a Central, ni que hablar cuando a los cinco minutos del período complementario falló Donatti dentro del área por única vez en la noche y el venezolano Guerra, la figura del encuentro con pasado en Juventud Antoniana, de Salta, aprovechó para vulnerar la resistencia de Sosa.

A partir de entonces quedaron 40 minutos en los que Central se resignó a sufrir, un poco por imperio de la superioridad de su adversario y otro tanto porque se fue quedando "sin nafta" conforme iba transcurriendo un segundo tiempo que, a esa altura, lucía interminable.

Sin embargo Central fue 'capeando el temporal' con guapeza y oficio pese al pertinaz dominio de su rival y se volvió a acomodar a las circunstancias con más dedicación que buen fútbol, ese que sí practicaba el conjunto 'verde'.

Y hasta estuvo a punto de ponerse 2 a 2 el 'canalla' sobre el final con un contraataque que encabezó con una 'corajeada' Ruben, quien habilitó a Franco Cervi, que no lució como en el partido de ida y su demora a la hora de rematar con una defensa y un Armani descompensado que tuvo tiempo de recuperarse, le impidieron convertir el que hubiera sido el tanto de la clasificación, esa que supo alcanzar Central por única vez en 2001 cuando lo entrenaba Edgardo Bauza, que va a jugar la próxima con San Pablo, de Brasil.

Es que ya en el descuento el enganche que vistió anoche por última vez la camiseta de Central porque el mes próximo se incorporará al Benfica portugués se iba a lamentar por esa ocasión perdida, ya que en medio de un tumulto dentro del área rosarina Berrío le dio la razón a su técnico y anotó el tanto de la victoria que dio vuelta la serie y le entregó la clasificación a su equipo.

Entonces sobrevino el escándalo, porque tres jugadores de Atlético Nacional le fueron a gritar en la cara el gol al caído arquero Sosa y la reacción de algunos futbolistas de Central como Musto, que terminó a las trompadas con el autor del gol, Berrío, determinó que ambos vieran la tarjeta roja.

Y ya con el partido desnaturalizado y un par de minutos por jugar también perdió la cordura el pibe Lo Celso, que le aplicó un codazo a Alexander Mejía (después de terminado el cotejo se tranzó con Coudet, que lo fue a buscar a un costado del campo) y también vio la tarjeta roja que terminó dejando a su equipo con ocho hombres, porque antes de Musto había sido Burgos el que inició el camino prematuro de los jugadores de Central hacia los vestuarios con la primera expulsión de la ajetreada noche de Medellín.

Una jornada que dejó solamente a Boca Juniors como representante argentino entre los cuatro mejores de esta Copa Libertadores, donde en semifinales tendrá que enfrentarse con el ganador de la llave entre Independiente del Valle (ganó 2 a 1 la ida en Ecuador) y Pumas, de México, que se definirá la semana próxima, mientras Atlético Nacional se verá las caras con el San Pablo de Bauza y Jonathan Calleri, cerrando la serie otra vez aquí, en el Atanasio Girardot, privilegio que acumuló por haber sido primero en la tabla general de la fase de grupos.

***
Síntesis


Atlético Nacional: Franco Armani; David Bocanegra, Davinson Sánchez, Alexis Enriquez y Faryd Díaz; Sebastian Pérez y Alexander Mejía; Macnelly Torres y Alejandro Guerra; Marlon Moreno y Jonathan Copete. DT: Reinaldo Rueda.

Rosario Central: Sebastián Sosa; Víctor Salazar, Esteban Burgos, Alejandro Donatti y Pablo Alvarez; Damián Musto; Walter Montoya, Franco Cervi y José Luis Fernández; Germán Herrera y Marco Ruben. DT: Eduardo Coudet.

Goles en el primer tiempo: 9m. Ruben (RC), de tiro penal y 45m. Macnelly Torres (AN).
Gol en el segundo tiempo: 5m. Guerra (AN) y 45m. Berrío (AN).
Cambios en el primer tiempo: 34m. Orlando Berrío por Pérez (AN) y 43m. Cristian Villagra por Pablo Alvarez (RC).
Cambios en el segundo tiempo: Al comenzar Andrés Ibarguren por Copete (AN), 7m. Gastón Gil Romero por Montoya (RC), 27m. Giovanni Lo Celso por Herrera (RC) y 40m. David Castañeda por Macnelly Torres (AN).
Amonestados: Henríquez y Mejía (AN). Villagra y Ruben (RC).
Incidencias: Expulsados en el segundo tiempo 44m. Burgos (RC), 45m. Musto (RC) y Berrío (AN) y 45+5 Lo Celso (RC).
Cancha: Estadio Atanasio Girardot (Medellín).
Árbitro: Daniel Fedorczuk (Uruguay).

Fuente: Télam