Ovación
Lunes 21 de Marzo de 2016

Franco seguirá siendo el DT

El lunes por la noche los dirigentes se reunieron con el técnico y acordaron continuar con su ciclo pese a la goleada sufrida ante Unión

Cuando daba la sensación que Darío Franco dejaría de ser el entrenador de Colón luego de la goleada sufrida ante su clásico rival, este lunes por la noche los directivos lo ratificaron en su cargo por lo cual dirigirá el próximo partido frente a Banfield en condición de visitante. 
 
El lunes por la noche el presidente Marcelo Ferraro le confió a Ovación que este martes Franco estará a cargo del entrenamiento que se realizará en el predio.
 
Luego del cotejo del sábado Franco manifestó en conferencia de prensa que se sentía entero para revertir la situación y que de ninguna manera iba a renunciar. Pero los directivos se juntaron el domingo a la noche para analizar la situación y allí comenzaron a debatir respecto a los pasos a seguir.
 
Este lunes por la tarde hubo otra reunión de Comisión Directiva que terminó por aunar criterios en cuanto a lo que era mejor para la institución. De esa charla participaron varios directivos y además estuvo José Néstor Vignatti, quien si bien no tiene ningún cargo es obvio que se trata de una voz autorizada y sumamente escuchada a la hora de opinar sobre cuestiones futbolísticas.

Luego de esa charla entre los directivos, el presidente Marcelo Ferraro, el vicepresidente segundo Enrique Ariotti y el vicepresidente tercero Horacio Darrás se dirigieron a Hotel de Campo para tomar contacto con el entrenador.
 
Allí le manifestaron a Franco su preocupación respecto a la manera en que venía jugando el equipo, pero fundamentalmente por los goles que recibió. No es común que un equipo pierda los cuatro partidos por goleada como ocurrió ante Godoy Cruz, Central, Independiente y Unión. Ese fue un punto que admitió el técnico como un error respecto a la poca contención que tiene la mitad de la cancha, en donde el único que recupera el balón es Poblete.
 
El entrenador le dijo a los directivos que no va a modificar el estilo de juego que hasta aquí viene implementando, pero sí tendría decidido para el próximo partido ante Banfield reforzar la zona media con un volante de recuperación que le pueda dar una mano Poblete para que sea un equipo más equilibrado y no sufra tanto en defensa.
 
Se sabe que Franco tiene como premisa jugar con un 4-3-3, pero una cosa es que la mitad de la cancha esté integrada por Pablo Ledesma, Gerónimo Poblete y Víctor Figueroa,  como lo dispuso en todos los partidos de este campeonato, y una muy distinta como ocurrió ante River.

En ese cotejo cuando salió lesionado Diego Lagos, el técnico decidió el ingreso de Bastía y mandó a Figueroa a jugar como extremo izquierdo. Justamente fue el partido en el que Colón mostró mayor solidez junto al de Belgrano.
 
Y eso es lo que los dirigentes le fueron a manifestar como inquietud pensando en el futuro. Se sabe que Franco es un técnico que no claudica en sus convicciones, pero ante el pedido que le efectuaron los directivos  asumió que cambiará.
 
Otra de las cuestiones que querían confirmar los dirigentes era el aspecto anímico luego de semejante golpe y también si existía algún problema con los jugadores respecto a la convivencia. En ese sentido el técnico se mostró fuerte y convenció a los directivos para seguir al frente del plantel. Se sabe que Franco no es un técnico que tenga demasiado diálogo con los jugadores fuera de la cancha o durante los entrenamientos, pero se trata de su estilo. El Clásico no fue su último partido como imaginaban casi todos y de esta nueva chance debe aferrarse para salir de esta crisis.