Ovación
Jueves 07 de Abril de 2016

Ganar para aliviar tensiones

Luego de la derrota en el Clásico, el elenco sabalero volverá a jugar ante sus hinchas con la obligación de superar a Patronato

El empate que obtuvo frente a Banfield evidenció cierta recuperación desde lo futbolístico y además sumó un punto que le permitió tomar oxígeno luego de lo que fue la goleada sufrida en el Clásico. No obstante, Colón continúa necesitado de lograr un triunfo para apuntalar la recuperación y dejar en el olvido el encuentro frente a Unión.
El punto ante el Taladro solo tendrá validez si hoy le gana a Patronato, ya que si no suma de a tres aquel empate en el sur del Gran Buenos habrá servido de poco. El elenco que conduce Darío Franco tendrá el duro desafío de volver a jugar frente a su gente luego de la catástrofe futbolística que resultó el Clásico.
Los hinchas no olvidan ese partido y en la previa da la sensación de que lo más complicado que deberá enfrentar el Sabalero será la postura del público en el caso de que los minutos pasen y Colón no logre la apertura del marcador. Para ello deberá salir a jugar con la cabeza fría y sin dejarse llevar por el clima que exista en las tribunas y plateas.
En el último compromiso y con el ingreso de Adrián Bastía está claro que el equipo adquirió solidez y que el bloque defensivo se sintió más protegido con una mitad de cancha que tuvo mayor contención y equilibrio. Fue el primer paso, pero ahora deberá prolongarlo en el tiempo ante otros adversarios.
Lo que sí deberá mejorar es el funcionamiento de mitad de cancha hacia adelante que perdió frescura en los últimos dos partidos. Porque bajó el nivel de Alan Ruiz que es determinante en este equipo, dado que es el goleador con siete tantos. Pero además otros futbolistas decayeron en su rendimiento. 
Un ejemplo de ellos es Mauricio Sperduti quien ante Banfield desperdició una situación inmejorable, cuando el partido se terminaba, que le hubiese dado el triunfo a Colón. A excepción de aquella noche ante River con una actuación consagratoria de Ruiz, la realidad indica que el Sabalero perdió contundencia.
Si se toman en cuenta los anteriores cotejos, habrá que decir que ante Godoy Cruz, Independiente y Banfield marcó un gol y que ante Central y Unión no convirtió. Es decir tres goles en cinco partidos, en cambio en los tres primeros encuentros había marcado nada menos que nueve tantos.
Es obvio que los rivales le fueron tomando la mano al equipo y eso hizo que perdiera sorpresa en ataque cuando en su momento Colón era un equipo con muchos recursos, pero además con la suficiente movilidad como para que la mayoría de sus intérpretes llegue a posición de gol. Eso con el correr de los partidos se fue perdiendo y las individualidades comenzaron a bajar sus prestaciones.
Víctor Figueroa, que llegó como el refuerzo más rutilante, tuvo un par de buenos partidos pero en los últimos defeccionó. Lo mismo para Diego Lagos que arrancó el torneo como extremo por izquierda y en función de sus bajos rendimientos primero perdió el puesto por lesión y luego por cuestiones tácticas.
Pablo Ledesma levantó ante Banfield sobre todo por el golazo que marcó, pero está lejos del volante que en el inicio del certamen era la manija del equipo. Es por ello que las individualidades necesitan recuperar eficacia para que el funcionamiento del equipo esté más emparentado con un equipo que desea ser protagonista.
Desde lo matemático, es indudable que la campaña de Colón no es mala, pero la derrota en el Clásico y las goleadas que sufrió empañan el balance. De allí la necesidad imperiosa de obtener los tres puntos ante Patronato para dar vuelta la página.
Para este encuentro Franco se ve obligado a meter un cambio ya que Luis Castillo presenta un fuerte esguince en su tobillo derecho. Por ese motivo y ante la ausencia de Clemente Rodríguez (se recupera de un desgarro) el entrenador se inclinó por Santiago Villafañe. El resto es el mismo equipo que jugó ante Banfield con la intención de comenzar a darle rodaje a una formación titular.
Enfrente estará el sorprendente Patronato que viene de superar a River por lo cual llega con el ánimo por las nubes. Pero que como visitante no ganó en el torneo y apenas sumó un punto. Por lo cual Colón deberá hacer pesar esos antecedentes para ganar y festejar ante su gente.