Ovación
Martes 15 de Marzo de 2016

Golpe bajo

Cuando parecía que todo terminaba en igualdad, Carlos Tevez apareció sobre la hora para darle a Boca la victoria 2-1 frente a Unión, que se había puesto en ventaja de la mano de Lucas Gamba; el empate lo había marcado Nicolás Lodeiro. Una fuerte decepción de cara al Clásico

En la Bombonera, Boca le ganó este lunes por la noche sobre el final por 2-1 a Unión, en el duelo que cerró la 7ª fecha de la Zona 2 de la Primera División. El equipo local no tuvo un buen primer tiempo y, si bien mejoró en el complemento, empezó abajo en el marcador por el tanto de Lucas Gamba a los 13’ del segundo tiempo. Pero a puro empuje, una perla de Nicolás Lodeiro a los 18’, un típico tanto de goleador de Carlos Tevez, a los 45’, le dieron la primera victoria a Guillermo como entrenador. En tanto, los santafesinos se llevaron un doloroso revés de cara al Clásico del próximo sábado. 
El comienzo mostró a un Tatengue ordenado para trasladar el balón. Un planteo con un esquema distinto fue el que implementó Madelón, porque mas allá de tener una línea de cuatro defensiva habitual, delante de ellos se posicionaron Nelson Acevedo y Mauricio Martínez, y luego Lucas Gamba por derecha; Diego Villar en el centro e Ignacio Malcorra por la izquierda. Por lo menos en los primeros 20’ esa idea anuló el objetivo de juego de Boca, que quiso imponer la salida limpia con Fernando Gago como abanderado, pero a cada intento quedó prácticamente en la nada.
Ante la impotencia futbolística de los Xeneizes, en donde Nicolás Lodeiro y sobre todo Federico Carrizo o Carlos Tevez, tampoco lastimaron al sistema de cuidado Rojiblanco. Es más, lo poco de peligro que se observó en 30’ de juego fueron más aproximaciones hacia la valla de Agustín Orión que de Nereo Fernández. A los 5’, complicó Malcorra; un minuto más tarde Riaño no llegó con su cabeza tras centro de Diego Villar; a los 10’ y 12’ fue Gamba el que le faltó el último toque.
De Boca en cuanto a peligro, empezó golpear a partir de los 25’, cuando recién desde ahí manejó con más claridad la bocha con las acciones individuales de Tevez, que por momentos se hizo imparable. Y las espaldas de Acevedo y Martínez fueron sobrepasadas y así el Tate aguantó el aluvión del dueño de casa, con mucho trabajo para despejar de Jonatan Fleita y Rolo García Guerreño.
A pesar del ir constante de los boquenses, a los 42’ fue otra vez Unión el que estuvo a metros de abrir el marcador, pero Orión se lo ahogó a Malcorra primero, y luego un tiro de Villar que tenía destino de gol encontró un jugador local en el medio que impidió el ingreso de la pelota en la red local.
Así se fueron los 45’ iniciales, en donde los dirigidos por Leonardo Madelón cumplieron a rajatabla el libreto ensayado durante la semana; mientras que los mellizos Barros Schelotto se retiraron preocupados, porque debido a su impotencia de juego casi ni lastimó al fondo visitante. Salvo por los 10’, es decir, desde los 25’ a los 35’, donde apretó el acelerador, pero no alcanzó. Tan flojo en ofensiva fue lo del local que Sebastián Palacios (ex-Unión) tuvo un remate sin destino certero. Final en cero y al descanso.

Se le escapó en el final
En el segundo tiempo arrancó con todo Boca, en dos minutos casi abre el marcador por la aparición de Carlos Tevez: en la primera Nereo estuvo fantástico y en la segunda chance fue el ídolo Xeneize el que dejó solo a un compañero, pero entre Fleita y el golero rojiblanco impidieron la conquista.
La parte final fue movidita para la defensa santafesina. Boca se fue con todo de la mano del Apache Tevez y Palacios, que abrió la cancha por la banda derecha. El Rojiblanco se cerró y achicó espacios, pero por momentos en forma muy peligrosa, a tal punto que, a los 12’, Nereo Fernández fue fusilado por Gago, pero el golero estuvo formidable con una buena tapada. Y de salida, el Tate se mandó como una tromba, justo cuando aguantaba el cero, cuando por izquierda, Malcorra desbordó y envió un centro que Orión sacó a medias y, tras una serie de rebotes, Lucas Gamba con mucho esfuerzo abrió el marcador 1-0.
Con una Bombonera que temblaba, aguantó el triunfo parcial solo dos minutos, porque el uruguayo Lodeiro metió una rosca bárbara –muchos podrán decir que envió un centro y le salió de casualidad– que se le metió en el segundo palo al arquero tatengue. Empate y justicia.
El reloj corrió y la alineación de los Mellizos siguió siendo dueña absoluta de la noche futbolística. Manejó el balón haciéndolo correr con Gago, Carrizo, más Tévez y Palacios. Hasta que estuvo en campo y los santafesinos decididamente jugaron de contragolpe, que incluso hasta los 30’ tuvo dos contras que si hubieran estado fino podía terminar en otra cosa, sobre toda en una que, con Boca mal parado, Rolle la terminó mal.
Aunque el dueño de casa fue por todo, en los minutos finales sacó el pie del acelerador, tal vez porque sintió el desgaste hecho anoche y por algunos en la altura de Bolivia por la Copa Libertadores. Unión respiró un poco más y salió del asedio, pero con peligro latente.
Hasta que a los 45’, solo tuvo que meterla Carlos Tevez. Nereo tapó hubo rebotes y el Apache solo tuvo que empujarla –quedó la duda de si estaba en offside– sobre la línea, después de un disparo mordido de Marcelo Meli para poner 2-1 cuando parecía que la noche se cerraba con un empate. De esta manera, Boca se terminó llevando el premio mayor en un duelo de dientes apretados. Mucho castigo para un Unión que, si bien no brilló, no jugó tan mal, a pocos días de jugarse una nueva edición del Clásico santafesino. 

Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar