Ovación
Sábado 09 de Abril de 2016

Hecho un Tigre

El santafesino Rubén Rezola actualmente está entrenando junto a la Selección Argentina de canotaje en Nordelta (Buenos Aires), con el objetivo de pulir detalles pesando en las tres etapas Copas del Mundo, que se desarrollarán en mayo.

El palista santafesino, Rubén Rezola, no detiene su marcha en la puesta a punto para participar en las etapas de las Copa del Mundo de canotaje que, a la postre, le servirán de trampolín para enfocarse de lleno en los próximos Juegos Olímpicos de Río, que se realizarán del 5 al 21 de agosto.
Se vienen meses de mucha intensidad y donde mantener la cabeza fría es fundamental, máxime si se tiene en cuenta el exigente camino que se asoma en el horizonte deportivo. 
En esta ocasión, se trasladó a Buenos Aires para enfatizar un poco más su preparación junto al resto de los integrantes de la Selección Argentina. Es así como Nordelta (Tigre) se transformó en el foco de su puesta en escena, donde trata de perfeccionarse y pulir esos detalles con el fin de representar de la mejor manera al país en las diferentes citas internacionales.
“Hace dos semanas que estoy concentrado en Buenos Aires. Estamos justamente acercándonos a la etapa de preparación especial, con sesiones muy intensas y duras. Lógicamente que esto hace que el cuerpo duela bastante, porque empieza a notarse la transformación en base a la velocidad”, comentó el integrante del proyecto deportivo Objetivo Río, que comparte junto al nadador Santiago Grassi y el garrochista Germán Chiaraviglio. 
Pero su incursión en uno de los espejos de agua más importante del país no quedó solo allí, sino que además, reconoció: “Posteriormente lo que se viene es la adaptación al uso horario para saber dónde estamos parados y cómo mantener el físico. Seguidamente se vendrá una semana de alivio, donde bajaremos las cargas ya en Santa Fe junto a mi entrenador Antonio Asís, para luego volver al Tigre y cerrar todo de cara a las Copas del Mundo”.

A pura explosión
Durante la semana pasada hubo jornadas en que, producto de las adversidades climáticas, no se pudo actuar en el agua. De todas maneras, en los momentos en que la tormenta dio un respiro, Rubén aprovechó para realizar toma de tiempos en 200 metros (su especialidad y en la que clasificó para Río 2016) junto al K2 del rionegrino Miguel Correa y el rosarino Ezequiel Di Giácomo (compañero de Rezola en la obtención de la medalla de oro en los pasados Juegos Panamericano de Toronto); y en distancias de 25 y 50 metros en las cuales se buscó más explosión en la partida.
Es verdad que todavía queda un arduo camino por delante, pero para este tipo de atletas de élite el tiempo restante es sagrado. Así las cosas, en mayo y parte de junio se llevarán a cabo tres citas ecuménicas.
—Del 20 al 22 de mayo: 1ª Copa del Mundo en Duisburg, Alemania.
–Del 25 al 27 de mayo: 2ª Copa del Mundo en Racice, República Checa.
—Del 3 al 5 de junio: 3ª Copa del Mundo en Montemor, Portugal.