Ovación
Domingo 17 de Enero de 2016

Hockey subacuático y un compromiso Mundial

Sudáfrica será sede próximamente de la cita máxima de este deporte y, 11 jugadores de Regatas, son parte de la Selección Argentina que dirá presente con sus mejores exponentes. “Es un salto de calidad para cualquier persona”, reconocieron dos de los integrantes.

Desde hace más de 20 años, el hockey subacuático está metido de lleno en la Argentina. Es verdad que tuvo sus inicios en Inglaterra en la década del 50, pero recién en los 90 la onda expansiva llegó hasta este lado de Sudamérica. Santa Fe precisamente es uno de los mayores epicentros, cuyo emblema es Regatas, con cerca de 60 jugadores (entre hombres y mujeres), transformándose así en uno de los grandes protagonistas.
Desde sus comienzos, esta –para muchos todavía ignota– disciplina siempre presentó el complemento ideal para disfrutar de buenos momentos compitiendo y mejorando la calidad de vida, ya que como todo deporte acuático es bueno para la salud. Pero a medida que fue pasando el tiempo y, producto de la importante demanda que fue teniendo, las ansias de superación fueron creciendo. Fue así como generó amistosos internacionales con equipos de otros países y aportó jugadores a la Selección Argentina.
Todo esto elevó el nivel e invitó a continuar por esta senda en pos de convertirse en un continúo protagonista. Pero para ello es necesario el rodaje fuera de estas fronteras, algo que no es del todo sencillo. Más que nada, porque los costos que demanda son elevados y, al ser poco difundido, la presencia de sponsors es casi nula. Así es como se trabaja intensamente a diario para que este deporte sea uno más dentro del gen argentino.
Precisamente el 20 de marzo comenzará en Stellenbosch, Sudáfrica, el Mundial (que se realizada cada dos años), donde la Selección nacional contará con 11 valores de Regatas, quienes se preparan diariamente para representar dignamente a la ciudad y al país. Para concretar este sueño, necesitan del apoyo de la comunidad –más que nada de las empresas– para que la competitividad trascienda todavía más y el deporte sea próspero y rentable. Son muchas las bondades que ofrece y tranquilamente puede ser practicado por personas de todas las edades y condiciones. Una dato más para enaltecer al hockey subacuático. 
De cabeza
En la antesala de la cita ecuménica y, en plena preparación, dos de los integrantes del plantel Lagunero que están dentro de los convocados, Analía Trubkin y José Grether, charlaron con Ovación sobre todo lo que se viene por delante y lo importante que es para la vida de este deporte en el país.
“Estamos con las mejores expectativas, entrenando mucho y viajando para entrenar en conjunto con el seleccionado, porque es vital en este deporte. Estamos trabajando duro y poniéndole todo el empeño para estar en buenas condiciones”, expresó José.
“Con mucha ansiedad más que nada, poniéndole muchas pilas, porque hay que tener todo listo. Queda muy poco y hay que prepararnos con todo”, acotó Analía.
—Saber que tienen la gran responsabilidad de representar al país en el Mundial, ¿les cambia un poco los hábitos o es algo normal ya para ustedes?
—JG: Sin dudas. Estoy tratando de hacer la mayor cantidad de beneficios para que este sueño sea posible. Quizás te altera un poco en el buen sentido saber que estás en las puertas de algo que no se da todos los días y que está tan cerca. Es como que tengo la cabeza puesta de lleno en eso.
—AT: No solamente en todo eso, sino también hay que pensar que muchos de nosotros también tenemos que ocuparnos de nuestro trabajo, entonces como que la cabeza anda a mil por hora. Pero es una presión que trato de hacerla positiva, porque se trata de una experiencia inigualable.
—¿En qué constan los entrenamientos actualmente a diferencia de los cotidianos?
—JG: Más que nada estamos trabajando mucho en ganar velocidad, porque en este tipo de torneos es fundamental. Asimismo buscamos tener la mayor resistencia física y una buena recuperación con el fin de hacer jugadas a mil, salir y relevar a tu compañero en cuestión de minutos. Así es como venimos entrenando.
—AT: A diferencia de los entrenamientos diarios con Regatas, en esta ocasión estamos haciendo doble turno con el fin de tener más horas de pileta, físico y técnica, porque será vital en el mano a mano contra los otros equipos. Entonces así podremos entender cuáles son las debilidades del rival y aprovecharlo en base a nuestras habilidades.
—¿Cuál es nuestro nivel en comparación al resto de los países de América, dando cuenta que la brecha con el Hemisferio Oriental es bastante amplia?
—AT: La diferencia más grande es la asidua competencia que tienen gracias a la gran cantidad de gente que lo practica. Eso ayuda a que el deporte crezca. En nuestro caso, hay que admitir que hubo un progreso, pero estamos muy lejos todavía. Necesitamos la posibilidad de tener una mayor competencia. Ojalá podríamos tener un equipo cerca para hacer una mayor actividad. Lo más cercano es en Villa Gobernador Gálvez. Sería buenísimo que otro club en Santa Fe también practicara esta disciplina.
—JG: Nosotros por suerte tuvimos la posibilidad de participar de un torneo en Santa Fe con equipos de Colombia, sumado a una pareja australiana e inglesa. Justamente una de chica está dentro de las mejores del mundo, entonces nos brindó la posibilidad de constatar su nivel. Justamente le consultamos sobre cómo estamos acá en la Argentina y reconoció que internamente estamos bastante bien, pero que a nivel Selección no tanto. Lógicamente esto es producto de que no todos los grandes jugadores pueden viajar. Eso nos motiva a seguir pensando en progresar.
—Ahora están en la faceta de obtener apoyo, ¿sigue siendo molesto o ya están acostumbrados?
—JG: Seguimos renegando. Mandamos comunicados y golpeamos puertas con el objetivo de conseguir apoyo, pero al ser un deporte poco conocido se complica un montón.
—AT: Es como que hay un poco de resquemor por apostar a este deporte, pero más que nada, porque el fútbol, por citar el ejemplo más claro, se lleva la mayor atención, entonces eso nos deja muy atrás a nosotros. Pero siempre trabajamos para que seamos más conocidos e importantes.
—¿Por qué vale la pena hacer este esfuerzo?
—JG: Es un deporte que te atrapa. Hablé con gente que recién arranca y siente eso, porque es algo nuevo y te llama la atención. A los amantes de la natación les copa mucho, porque combina también el buceo y las habilidades propias. Este viaje nos servirá de mucho para sumar experiencia, porque jugás contra los mejores del planeta.
—AT: La experiencia es muy linda. Ya pude vivirla antes y sinceramente es algo inexplicable competir contra gente de otras partes y culturas del mundo. Aprendés muchísimo. Yo no hace tanto que estoy en este deporte y sinceramente noté que crecí un montón, aunque sé que falta. Es un salto de calidad para el jugador. 
Juan Diego Ferrante / juandiego.ferrante@uno.com.ar