Ovación
Sábado 23 de Abril de 2016

“Jugamos con humildad”

El santotomesino Mauricio Martínez, volvió a ser un bastión en este Unión, que se llevó una nueva edición del derby. Lejos del sensacionalismo, el mediocampista rescató la capacidad emocional de este plantel: “Cuando las cosas no salen, siempre hay alguien que transmite positivismo”.

Desde su aparición en Primera, Mauricio Martínez paulatinamente se fue haciendo camino al andar. Comenzó como marcador central, hasta que llegó el momento de pararse como volante tapón, hoy su lugar en el mundo y que lo denota como uno de los mejores de la Argentina.
Es una pieza clave en este Unión de Leonardo Madelón, no solo por su despliegue sino también por presencia y contagio. Se lo podría mencionar como el jugador que todos querrían tener, porque puede jugar en varios puestos, lo hizo bien como mediocampista derecho y hasta se lució en el duelo ante Tigre en la zaga. Su polifuncionalidad le brinda al equipo un plus y, cuando le tocó jugar los Clásicos, lo hizo con una templanza muy notoria, a punto tal de erigirse en ambos como figura.
Este sábado la volvió a descoser, siendo la rueda de auxilio de sus compañeros y la contención para detener los embates sabaleros. Pero fiel a su estilo, de perfil bajo y palabras justas, el santotomesino no quiso creérsela y tomó las cosas con tranquilidad.   
Al final del encuentro y, después del fervor por la victoria, el jugador explicó cómo se dieron las cosas en la cancha: “Tuvimos dos situaciones claras en el primer tiempo, además de varios tiros libres, que para Nacho (Malcorra) son prácticamente un penal, y no lo pudimos definir. Así y todo, el equipo jamás se relajó, siempre peleó el partido con humildad, con mucha confianza y la realidad es que hoy (por ayer) Unión buscó los tres puntos y se los llevó con total justicia”.
Seguidamente, ahondó en detalles sobre los factores que influyeron en el juego, como el calor reinante en la capital de la provincia, que llegó a los 28 grados. “Quizás  por ahí la temperatura y la tensión que teníamos ambos equipos luego se trasladó al cansancio. Entonces cuando agarraba la pelota (Víctor) Figueroa, sabíamos que debíamos estar atentos, porque es un jugador muy talentoso y que hace diferencias, por lo tanto no había que dejarlo jugar. Por ahí el Chaco (Nelson Acevedo) no venía con mucho ritmo y había que darnos una mano, más que nada producto de la lesión que tuvo y la posterior recuperación. Después con el ingreso de Mauro (Pittón) ganamos en frescura en el medio, porque tienen en claro lo que tienen que hacer y por suerte lo hace muy bien. Así que luego fue cuestión de avanzar y copar nuestro lugar”.
Siempre ganar este tipo de pleitos ayuda a levantar en lo anímico y futbolístico, pero también en sacarle una gran sonrisa a los hinchas, que en todo momento se muestran incondicionales, como ayer, donde coparon cada rincón del estadio 15 de Abril.
“Ganar estos dos Clásicos significa mucho, no solo para nosotros sino también para la gente. Ahora tenemos por delante cuatro partidos que también queremos ganar. Puede que parezcan accesibles, pero después terminan siendo todo lo contrario, súper complicados, entonces hay que mantener la calma y ser inteligentes”, vaticinó.
Luego, contó los pasos a seguir: “Ahora solo nos resta descansar, disfrutar de este triunfo junto a los seres queridos, más que nada con la familia, que siempre nos banca en todo momento. Así ya el lunes será tiempo para pensar en el próximo duelo (ante Aldosivi)”.
Para recuperar esta confianza hubo que laburar un montón, más que nada en la cabeza para sacar a relucir nervios de acero y retomar la senda del triunfo y Mauricio fue categórico en base a eso: “Veníamos de dos derrotas muy duras y con goleadas (ante Racing 6-3 y Lanús 4-0), y por ahí nos era imperioso volver a hacernos fuertes como local. Gracias a Dios lo logramos con esfuerzo y sacrificio, empezando contra Tigre y hoy (por ayer) en el Clásico. Además, lo bueno es que lo hicimos con el arco en cero, algo que siempre hay que valorar, más en un fútbol tan competitivo como el argentino”.
Pero eso no fue todo, porque además, esbozó: “Es verdad que hace poco menos de un mes no estábamos atravesando nuestro mejor momento. Pero siempre confiamos en nosotros mismos, que tarde o tempranos saldríamos adelante, porque tenemos un grupo espectacular y un cuerpo técnico buenísimo. Cuando las cosas no salen, siempre hay alguien que transmite positivismo, algo fundamental en el fútbol. Hay que admitir que estamos haciendo una campaña mediocre, pero podemos mejorarla si cerramos bien estos últimos encuentros.
En el final, no se animó a decir si seguirá en Unión. Varios clubes lo quieren, pero Martínez tiene sola una meta: “No sé si serán mis últimos partidos. En lo único que pienso es en terminar el torneo lo más arriba posible, después se verá qué será de mi futuro. Estoy muy cómodo y disfruto de estar en Unión”.