Colón
Jueves 30 de Junio de 2016

La dirigencia pretende cerrar varios refuerzos

Existen diferentes negociaciones para intentar armar el plantel que afrontará el próximo torneo. Lucas Ceballos ya firmó su contrato y hay gestiones para sumar al volante Christian Bernardi y a los marcadores centrales Damián Schmidt y Emanuel Olivera

Mientras el plantel sabalero continúa trabajando en el predio bajo la conducción de Paolo Montero, la dirigencia rojinegra, junto a Esteban Fuertes, realiza distintas gestiones con el objetivo de sumar refuerzos para arrancar la parte más importante de la pretemporada que se llevará a cabo a partir de la próxima semana entrenando los jugadores en doble turno.
Por ahora la única incorporación es el lateral Lucas Ceballos (ver aparte), pero está claro que son varios los futbolistas que llegarán para afrontar el próximo campeonato con la camiseta sangre y luto. Varios de ellos para ser titulares y otros para completar el plantel.
Una de las negociaciones que por estas horas está llevando adelante la directiva sabalera es intentar comprar el pase del volante Christian Bernardi (Instituto). La entidad cordobesa pretende transferir el 80% de la ficha del mediocampista teniendo en cuenta que en diciembre termina su contrato y se queda con el pase en su poder.
El primer ofrecimiento concreto que realizó Colón fue de 1.500.000 pesos por el 50% del pase, pero Instituto pretende 2.500.000 pesos por el 80%. Por lo cual existe una diferencia económica que debería acortarse para que el mediocampista arribe a Santa Fe. Entre Colón y Bernardi está todo acordado respecto al contrato, que tendría una duración de dos años.
Sucede que existe un grupo inversor que está dispuesto a poner 2.500.000 pesos que es justamente lo que pretende Instituto para colocarlo en Arsenal de Sarandí. Incluso Godoy Cruz a través de su presidente José Mansur también llamó a los directivos cordobeses y ofreció 2.000.000 de pesos para adquirir el 80% de los derechos económicos, teniendo en cuenta que Instituto quiere quedarse con un 20% para una futura venta.
La realidad indica que el jugador desea venir a Colón y es por eso que aún no se cerró su venta al grupo empresario que hasta ahora acercó la mejor oferta. Por lo cual por estas horas tendría que haber una definición y para ello Colón tendría que hacer un esfuerzo más para intentar quedarse con el jugador de 26 años.
Cuando los dirigentes de Colón se juntaron con el representante de Bernardi (Nicolás Dattas) se tiró sobre la mesa el nombre del marcador central Damián Schmidt quien a principios de este año se sumó a Racing de Avellaneda. En varias oportunidades sonó el nombre de Schmidt por el lado de Colón, pero siempre las exigencias económicas de Instituto imposibilitaron que las negociaciones lleguen a buen puerto.
En esta ocasión la chance sería más concreta, dado que Schmidt no es prioridad para Facundo Sava más allá de que tiene contrato con la Academia hasta diciembre del 2017. El pase del marcador central de 23 años pertenece en un 50% a Instituto y el restante a Unión La Calera de Chile.
En caso de rescindir con Racing, cuenta con chances de sumarse al plantel rojinegro y además es íntimo amigo de Bernardi, por lo cual si el volante llega a Santa Fe, Schmidt también lo acompañaría ya que en estos días estuvieron charlando sobre esta posibilidad.
Pero no es el único marcador central por el cual hicieron averiguaciones, ya que la otra gestión que estaría encaminada tiene que ver con el marcador central Emanuel Olivera que pertenece a Boca Unidos y que tiene dos años más de contrato con Boca Unidos de Corrientes. Sucede que Montero lo dirigió en estos meses y su rendimiento le causó grata impresión al entrenador uruguayo. De esta manera se trata de una opción concreta para ser refuerzo sabalero.
Más allá de estas gestiones, los directivos apuntan a traer un goleador, se mencionó a Ezequiel Rescaldani, pero en las últimas horas se informó que el exdelantero de Quilmes podría ser refuerzo de Atlético Nacional de Medellín. A los directivos y al cuerpo técnico le interesa Mauro Matos, pero es difícil en términos económicos.