Ovación
Lunes 20 de Marzo de 2017

"La gloria vale cualquier esfuerzo"

El santafesino Leonardo Gómez, de 18 años, fue citado para integrar la Selección Argentina que competirá en el próximo Campeonato Sudamericano juvenil en Cali, Colombia, que se realizará del 17 al 23 de abril. "Llegar a los Juegos de Tokio (2020) sería un sueño", admitió el representante de Regatas

Del 17 al 23 de abril se realizará en Cali, Colombia, el Sudamericano juvenil de natación, que congregará a los mejores talentos de este lado del continente, hasta 18 años. Todo será controlado por la Confederación Sudamericana de Natación y será el escenario ideal para ver a los futuros proyectos, entre ellos la Argentina, que presentará, por el momento, una delegación de 37 nadadores.

Después de haber tenido una actuación colosal en el último campeonato de la República en el CeNARD, donde se quedó con el título nacional en los 200 metros pecho (2'22"80/100), el santafesino Leonardo Gómez se ganó un lugar dentro de los elegidos.

Esto se debe más que nada por haber sido uno de los que más se acercó a la marca requerida por el comité técnico nacional, que era de 2'21"33/100. Una forma más de refrendar su importante crecimiento y que en breve estará luchando palmo a palmo con los mayores en los años que vendrán.

Será la segunda experiencia internacional para él después de haber estado en un certamen súper exigente como el que tradicionalmente se lleva a cabo en Mococa, Brasil. De todas maneras, su será su bautismo de fuego en una contienda de esta investidura y a la que solo los mejores pueden asistir. Una forma más que elocuente para darse cuenta que está dentro de los valores criollos más promisorios.

Va por todo
A pocos días de haberse enterado de su citación, el nadador de Regatas, no pudo ocultar su satisfacción y compartió con Ovación las sensaciones de estar en una situación inigualable.

"Me enteré en realidad a través de Julia (Sebastián), que vio la noticia por internet y me avisó. Después a la noche ingresé yo para asegurarme que sea así. De todas maneras, estábamos a la expectativa de que saliera la lista oficial, como será que entrábamos hasta tres veces por día para ver (risas). Pero terminó saliendo en otro lado antes que en la CADDA. Después nos comunicamos con uno de los que maneja la Selección para que nos comunique bien las fechas y cuál era su idea conmigo, pensando en la marca que debería hacer y cómo será el plan de trabajo", contó Leo, al que ya se lo nota bien desenvuelto y sin problemas para interactuar, en comparación a ese pibe de perfil bajo que comenzamos a conocer en estas páginas.

—Eras optimista igual...
—Si totalmente, pero también sabía que no era nada seguro. En el torneo de la República quedé segundo en dos carreras (50 y 100 pecho) y ganó sola una, en algo que me complicada las cosas, pero justo en esta victoria fue tanta la diferencia que hice que me alcanzó para ingresar a esta nómina. Cuando nos fuimos del torneo nos dijeron que nos iban a tener en cuenta, pero que no nos aseguraban nada, en una señal para que no salgamos de vacaciones o cosas así, para que sigamos trabajando. Así que una vez enterado, me puse a entrenar más fuerte para llegar en óptimas condiciones.

—¿Cuál es el tiempo que te gustaría concretar para aspirar a algo en Colombia?
—Creo que con un 2'19" corto (aproximadamente 50/100), que es nuestro objetivo ahora con Roberto (Ortiz, su entrenador), nos podemos meter en un podio, a menos que se haya mejorado un montó el nivel en el continente. La idea es llegar a pelear por los primeros puestos, si es un segundo mejor y ni hablar de ser primero, que sería increíble (risas). Tenemos muchas chances, por eso estoy entrenando muy bien y recién estamos arrancando la temporada, así que eso es satisfactorio. Cambié un poco mi equipo de trabajo, ahora estoy con Marcelo Visuara como preparador físico (el mismo de la olímpica Julia Sebastián), además de Roberto como conductor.
Gomez
Leonardo Gómez compartió las sensaciones de esta experiencia internacional con Ovación.
Leonardo Gómez compartió las sensaciones de esta experiencia internacional con Ovación.

—¿Cambió en algo tu entrenamiento sabiendo que tenés por delante esta competencia?
—Ahora lo que armamos es como una pequeña pretemporada y después calculo yo que haremos más trabajos de potencia para llegar bien arriba. Actualmente hacemos fondos, que son trabajos largos y aeróbicos; después todo pasa por ir bajando los metros de a poco y, a la vez, ir subiendo la intensidad. Entonces la meta es generar una alta contracción a la disciplina.

—Estás a poco más de un mes, ¿ya te invade la ansiedad?
—Estoy más que nada motivado, porque hace mucho que no estaba en un proceso de la Selección Argentina. Sé que mi participación me puede abrir más puertas a futuro para seguir creciendo como deportista.

El pasaje continental
Su llegada a la Selección se dio producto de su buena incursión en el torneo de la República, donde ganó los 200 metros pecho, pero la historia no queda solo en eso. "El día de la carrera estuve muy nervioso, porque sabía que tenía que hacer una buena actuación. Para colmo, sobrecargado un poco por la escuela no había llegado del todo bien entrenado y eso como que carburaba en la cabeza y me tenía un poco asustado. Lo bueno es que me gané un respeto en el ambiente y ya cuando fue momento de tirarme al agua dejé todo como siempre", reconoció.

"Encima fue muy particular todo. El objetivo era ganar la carrera y, al mismo tiempo, hacer la mejor marca posible. Optamos por lo primero (consensuado con el entrenador), porque mi rival directo era muy rápido y casi nunca le gano. Esto tiene que ver con que sabíamos que alcanzar la marca era más complejo y a eso nos jugamos. Así que nos terminó saliendo bien por suerte, porque a la postre metimos un lindo registro", agregó.

—Precisamente en referencia a la carga horaria que te demanda la escuela, ¿es algo con lo que seguís lidiando o ya lo sabés manejar bien?
—Pasé a 6º año del Colegio Industrial y por lo que me enteré, tendremos tres materias muy importantes y pesadas, pero que a diferencia de años anteriores, el resto son un poco más tranquilas. La carga horaria es la misma, aunque si lo extracurricular es menor, siendo importante para mí.

—¿Una vez terminada la secundaría te enfocás de lleno en estudiar arquitectura?
—Ya tengo planeado tomarme un año después de terminar la escuela para dedicarme de lleno al deporte. Es con el fin de saber hasta dónde puedo llegar. En base a eso decidiré si empiezo a cursar en breve o más adelante.

—¿Decidiste entonces ser nadador de elite?
—Exacto. Es así.
Gomez2
Representando a Regatas, Leo se impuso en los 200 metros pecho en el último Torneo de la República
Representando a Regatas, Leo se impuso en los 200 metros pecho en el último Torneo de la República

—¿Y la familia lo aceptó?
—Por suerte me apoyan en las decisiones que tomo. En ese sentido son increíbles. Como me vieron muy convencidos, me acompañaron en la idea. Ahora están viendo cómo hacer, porque quieren ir a Colombia a acompañarme.

—¿Entonces debes ser consciente que los sacrificios ahora serán mayores?
—Si totalmente. Pero la gloria vale cualquier esfuerzo. Sé que me perderé salidas con amigos y demás cosas, pero si pongo en la balanza lo que gano y pierdo, saber que hay mucho por delante, me incentiva a animarme.

—¿También te mentalizás que estás dejando la etapa de juvenil para competir contra los mayores?
—Ya corrí dos veces en el Nacional de Primera y ambas alcancé el tercer lugar, siempre en los 200 metros. Así que más o menos ya conozco a los rivales. Así que vamos a empezar a buscar ganar.

—Aún quedan un par de años, pero ya se podría decir que el nuevo ciclo olímpico empezó, ¿podés soñar con llegar a Tokio?
—No lo hablé todavía con mi entrenador, pero yo siempre lo tuve en mente. Es más, llegaría con la edad óptima y todo, con mucho entrenamiento y con el cuerpo ya adaptado. Tokio sería una posibilidad. No está mal soñar.