Ovación
Domingo 13 de Marzo de 2016

“La motivación va más allá de un resultado”

Corina Diez, una de las históricas jugadoras de La Salle, se refirió a los objetivos que se traza el mejor equipo de la ASH en la temporada pasada

La Salle se prepara con todo para tratar de repetir los logros deportivos que lo distinguieron en 2015 y que lo llevaron a convertirse en el mejor equipo de la Asociación Santafesina de Hockey. Este año los desafíos pasan por los torneos oficiales que organiza la ASH, como así también el que involucrará nuevamente a los equipos paranaenses, en una muestra de evolución de este tipo de competencias, ya que el roce con los equipos de la vecina provincia siempre suman para que este deporte siga evolucionando en La Capital.
Sin embargo, el foco de atención para las Colegialas estará en el Nacional de Clubes, ya que el año pasado acariciaron la gloria al perder la final por penales frente al poderoso Duendes de Rosario. Cada una de las integrantes del plantel de Daniel De Petre están mentalizadas en que ese es el gran objetivo y hacia allí encaran esta nueva etapa.
Una de las históricas jugadoras que tiene el conjunto lasallano es Corina Diez, quien no solo despliega todo su talento en el campo de juego sino que es una pieza fundamental en la formación de las promesas del futuro de este conjunto. En diálogo con Ovación, hizo un repaso por lo que dejó la temporada anterior, como así también comentó todos los desafíos que se ponen como metas para el 2016 desde lo deportivo.
“La verdad que cada vez que empieza un año nos planteamos terminar siempre lo mejor posible. Uno/a siempre sueña y entrena para ser campeón, pero esto es deporte y a veces uno da todo y las cosas no salen como espera. Pero como se nos venían dando las cosas en el 2015 creo que nos merecíamos terminar el año con el campeonato”, comenzó diciendo Corina.
—¿Era el objetivo que se habían planteado durante el año, ser campeonas de un torneo oficial, o fue algo que se fue dando con el correr de los meses?
—La característica de La Salle es que queremos jugar lo mejor posible todos los campeonatos, no nos gusta resignar nada. El objetivo y las ganas siempre están latentes, para eso entrenamos. Queremos ser mejores partido tras partido, torneo tras torneo.
—¿Qué cambió La Salle con respecto a años anteriores para terminar el 2015 como el mejor equipo de la Asociación?
—Creo que en el 2015 resaltamos nuestro temperamento como equipo. Nos caracterizamos por no dejar de entrenar nunca. Pasamos momentos muy duros y siempre seguimos entrenando. Y a la vez, cuando andamos bien, también seguimos entrenando. Nunca nos relajamos. Y eso siempre da sus frutos. Es duro, porque te exige estar todo el año al ciento por ciento, pero sin dudas terminar el año como el mejor equipo del torneo hace que todo valga la pena.
El Quillá fue el ganador del primer torneo del año y, en el partido decisivo, le arrebató el título a La Salle. Ambos rivales se volvieron a enfrentar en la final del Clausura, pero el título esta vez quedó en poder de las Colegialas.
Sobre este hecho tan particular que significó un sabor especial haberlo logrado ante este rival, contó: “Ganar cualquier torneo es especial y sobre todo poder disfrutarlo con las personas con las que compartís tanto tiempo, tanto fuera como dentro de la cancha. Todas las finales son especiales, sin importar el rival. Es un partido único para cualquier deportista que entrena todo el año. Nuestro mérito es que nunca bajamos los brazos, siempre tenemos a alguien adentro o afuera de la cancha que nos alienta a seguir jugando hasta el final. Por supuesto, tuvimos en cuenta algunas cuestiones tácticas que nos marcaron los entrenadores; pero siempre sabemos que necesitamos de ese plus de entrega y actitud”.
—¿Cuál creés que fue la clave para que La Salle cerrara el 2015 de la forma que lo hizo?
— La principal virtud es que somos un equipo dentro y fuera de la cancha. Estamos muy unidas y eso hace que los entrenamientos y los torneos realmente se disfruten. Nosotras entrenamos, de acuerdo al momento del año, prácticamente todos los días de la semana. Por eso es fundamental que el equipo esté unido. Eso te da ganas de ir a entrenar y realmente cuando las cosas son exigentes, sabés que lo hacés con amigas. Indudablemente, un equipo que entrena mucho se conoce más, juega mejor y cuando las cosas no salen bien, se pueden superar de la mejor manera.
—¿Cómo se pudieron adaptar tan rápido a la ausencia de jugadoras fundamentales como Pilar De Biase y Rocío Carlen, entre otras?
—Todas las jugadoras tienen una función particular en el equipo, así que se las extraña a todas cuando no están. Por suerte, el año pasado tuvimos dos nuevas incorporaciones como Jose Salamano y Juli Bravo. Las dos se adaptaron muy bien al club y al equipo.

Una espina en el corazón lasallano
Sobre la gran tarea en el Nacional de Clubes, contestó: “Haber jugado la final contra Duendes fue una alegría inmensa para el equipo. Fue una gran motivación para volver al torneo local. Ese tipo de torneos son duros, los partidos son seguidos y todos los equipos son de un nivel muy parejo. La clave fue el equipo, tuvimos un buen desempeño tanto a nivel individual como grupal. Entrenamos mucho meses para ese torneo, estábamos recién ascendidas y teníamos muchas expectativas. A nadie le gusta perder, pero de a poco una encuentra otras satisfacciones. Vamos entendiendo que, mas allá del resultado, tenemos que valorar otras cosas. Estábamos con un sabor amargo, porque estuvimos muy cerca realmente, pero por dentro sabíamos que todo el equipo dio su máximo y que jugamos en un muy buen nivel. 
—¿Este año creen que están en condiciones de lograr este título? 
—Empezamos la pretemporada con el objetivo de tener la mejor participación en cada torneo que nos toque estar presente. Sabemos que es deporte. A veces una da el máximo y los resultados no se dan. Vamos madurando como equipo. Creo que lo más importante es seguir adelante pase lo que pase. Obvio que cuando una gana tiene otra motivación, pero la disciplina va más allá de un resultado; tiene que ver con ser mejor día a día. Y para eso nos preparamos y sin dudas que en algún momento llegan los resultados. Pero no existe un gran objetivo del año. Nuestra idea es participar en todos los torneos de la mejor manera posible. Es difícil, porque eso implica estar todo el año entrenando y cada una de nosotras tiene otras actividades además de entrenar. Pero siempre de alguna u otra manera, nos encontramos todas y nos apoyamos para estar de la mejor manera posible.
Y agregó: “Cada una de nosotras sabe los objetivos. Siempre los revisamos, pero el principal objetivo es entrenar al máximo. Eso sin dudas nos llevará a jugar mejor. Y cuando las cosas no salen como esperamos, sabemos que por lo menos dimos el ciento por ciento”.