Ovación
Domingo 27 de Marzo de 2016

La película de Franco Soldano

El delantero conversó este fin de semana sin fútbol con Ovación de lo que significó su tanto ante Colón. Primero, porque ingresó debido a la lesión de Claudio Riaño y, segundo, por haber sido cuestionado por el gol que se perdió frente a Newell’s, en Rosario

“Fue una de las semanas más alegres que me tocó vivir desde que llegué a Unión, obviamente junto a lo que fue en su momento haber ascendido. Lo de ese sábado me dejó una mezcla de sensaciones hermosas, por eso la aproveché al máximo. Pero también hay una realidad y es que esto ya se está terminando y el lunes la mente estará puesta de lleno en Lanús, que viene puntero. También puede ser otra oportunidad para que nosotros ratifiquemos que no fue casualidad lo de Boca, a pesar de que perdimos sobre la hora, y ni qué hablar lo que logramos contra Colón”, contó un  introvertido Franco Soldano, autor del segundo tanto ante el Sabalero.
 
Fue evidente que la primera consulta para el cordobés pasó sobre cómo fueron las horas previas al derby santafesino, sobre todo teniendo en cuenta que, por lo menos oficialmente, recién Madelón ratificó su presencia dentro de los 11 titulares cuando llegó al estadio del barrio Centenario, aunque ya Soldano palpó en las horas previas al partido que iba a estar desde el arranque. “Hablando en el aspecto personal, fue una semana muy especial, porque llegué esperando a ver qué era lo que pasaba con la recuperación de Claudio (Riaño), pero después del miércoles ya prácticamente sabía que iba de titular. Luego fue como siempre, o sea trabajando callado y exigiéndome al máximo. Por suerte todo el sacrificio hecho desde lo individual y aún más desde lo grupal, tuvo su premio ganando el Clásico y de visitante”, afirmó el sunchalense.
 
 
Sus emociones
“El triunfo en lo grupal fue bárbaro, porque creo que lo merecíamos y después no voy negar que, cuando llegué a mi casa el sábado, después del partido, vi a toda mi familia y amigos contentos. Hasta emocionados por lo que habíamos logrado y con un gol mío. La verdad que fue algo especial, porque ellos son los que me aguantan cuando las cosas no salen. Fue una de las alegrías más importantes para mí y espero que no sea la última. Sé que el camino es largo y hay que seguir marcándolo”, apuntó el mesurado Franco Soldano ante las consultas que le realizó Ovación.
 
—¿Qué se te vino a la cabeza justo cuándo pasó todo y volviste a tu casa en Sunchales?
—Fue un desahogo importante por la manera en que llegamos al partido, en una semana corta, de visitante y con toda la gente en contra. Ganar de la manera que lo logramos y después estar con nuestra gente en el club fueron condimentos especiales que son imposibles de olvidar.
 
—¿Un triunfo así no cambia nada?
—No, más allá de la alegría y la emoción que sentimos por habernos quedado con todo, sabemos que falta otro Clásico más y en nuestra cancha, que también lógicamente vamos a querer ganarlo. Pero no podemos saltar partidos, pasó Colón y ahora, desde el lunes hay que meterle duro para Lanús. Si estoy dentro del campo mejor, pero si tengo que estar otra vez en el banco lo haré apoyando a los compañeros. El grupo, como dije antes, es bárbaro y por eso la clave también está ahí, en nuestra fortaleza.
 
Un bajón, no fue caída

—Una de las cosas que por ahí te cayó como un baldazo de agua fría fue la repercusión que tuvo en las redes sociales y en forma sarcástica, esa jugada en el último minuto que se te dio en cancha de Newell’s, pero que no fue gol. Más que nada por cómo se terminó resolviendo esa chance que hubiese significado el triunfo del equipo...
—Sé que lo de Newell’s repercutió en la gente, pero son milésimas de segundo en donde uno debe resolver qué hacer y por ahí esa postura que uno toma tiene un final positivo o negativo. Lamentablemente no salió como esperaba, pero fue una experiencia más y que me ayudará para seguir creciendo.

—Pero esas cosas duelen...
—Son decisiones que uno toma, como pasó con el gol a Colón, en donde apenas me tiró el centro Nacho (Malcorra), ya sabía que iba a definir sin parar la pelota y fue adentro. Ni antes era el peor ni ahora soy el mejor.

El futbolista rojiblanco junto a su padre Marcelo, el pilar en su vida
—Paciencia, ¿no?
—Uno como futbolista debe buscar el equilibrio, la tranquilidad y no creérsela, porque sino se equivoca. Yo sé que debo seguir mejorando y creciendo en este deporte, porque el fútbol así lo exige y, aunque sé que es difícil a veces aislarse de todo o de hasta lo que se puede comentar, creo que puedo hacerlo y por eso nunca me doy por vencido. Siempre estoy con confianza y nunca bajo los brazos.
 
—Justamente la llegada del puntero es otro paso importante en este fecha a fecha del torneo...
—Está bueno que ahora venga el puntero del campeonato (Zona 2), por todo lo que significa ese equipo que hoy está arriba. Además, será todo una fiesta, porque los hinchas irán a seguir festejando lo del Clásico, pero seguramente esperarán que le ganemos y en nuestra casa al líder. Así que estamos ya metidos en volver a trabajar para quedarnos con otra victoria que puede ser clave también. 
 
Así con la calma de siempre, cerró el mano a mano el analítico delantero Franco Soldano, jugador con ansias de crecer.
Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación