Ovación
Domingo 26 de Abril de 2015

“La verdad es que son unos incompetentes”

La santotomesina Malvina Verón criticó la postura que tuvieron el ENARD, la Federación Argentina y el entrenador Darov de dejarla fuera del Clasificatorio para los Panamericanos que se realizarán en Canadá.

No hay dudas de que Malvina Verón y Hugo Catalán son dos deportistas santafesinos que, como tantos otros, a base de esfuerzo propio llegan a destacarse en su disciplina, y en este caso en el levantamiento olímpico de pesas. Pero lamentablemente también como suceden en muchos deportes no tienen el reconocimiento que se merecen. La santotomesina habló con Ovación y contó por qué no irá a los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá.

Paso a paso
“A principio de año nuestra federación mandó un comunicado diciendo que el 9 de mayo se hacía el torneo clasificatorio para ver quién accedía a los Panamericanos y el 9 de febrero nos enviaron otros escrito diciendo que debíamos presentarnos el 15 de ese mes en Buenos Aires para concentrar… Todo eso sucedió en menos de una semana”, narró la pesista.
—¿Qué pasos seguiste cuando se dio todo ese manejo?
—Por cuestiones de trabajo y personales, llamo a la Federación y les comento que podía ir jueves, viernes y sábado, que eran días de pruebas. En respuesta, prácticamente me dijeron que estaba obligada a ir lunes y martes de esa semana, sino el ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) tomaría medidas. Cambié todo en mi trabajo, arreglé no ir jueves y viernes para presentarme a la citación el lunes y martes.
—¿Y qué pasó?
—Ellos me manifestaron que con esos dos días estaba todo bien, pero cuando llegué a Buenos Aires me manifestaron que también debía volver jueves y viernes, o sea que primero me comentaron una cosa y después me salieron con otra… La verdad que pretendían que hiciera magia para ir y venir.
—Entonces… ¿cómo quedó la situación después de los vaivenes que tuviste con el viaje?
—Me enviaron otra nota en donde me informaron que quedaba afuera del evaluativo, que supuestamente ese entrenamiento iba ser visto por el entrenador nuevo… Qué casualidad que nos dejó afuera a Hugo y a mí y convocó a los cuatro competidores que él convenció para que se quedaran a vivir en el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo).
—¿La decisión de elegir cómo fue?
—A dedo, está bien que el entrenador nuevo quiera cambiar algunas cosas pero no de esa manera, porque si no se compite en un clasificatorio, cómo ellos van a saber quiénes son los mejores para representar al país.
—¿Fuiste la mejor en tu categoría el año pasado?
—Sí, pero eso no quita que venga otra compañera y pueda superarme porque se entrenó mejor, pero para eso pedimos competir en el clasificatorio. Porque ahí se ve quiénes están mejores. Si gané o perdí es con la competencia y acá no nos están dando la posibilidad de ir y participar para saber si vamos o no a Toronto. 
Hay que destacar que el nuevo entrenador es Konstantin Darov y es justamente la persona que tomó en forma arbitraria dejar fuera de los Panamericanos a Malvina y Hugo, habiendo obtenido ellos en sus respectivas categorías las mejores marcas.

El entrenamiento en su tierra
“La verdad que ni a Hugo Catalán ni a mí nos interesa vivir en el CeNARD, primero porque no se puede y segundo porque nosotros entrenamos toda la vida en Santa Fe. Además, no respetaron el reglamento, que en el artículo 2 de la Federación dice que cada deportista tiene el derecho de realizar su actividad en el territorio que desee… Y porque yo elegí no vivir en Buenos Aires no les da derecho de dejarme afuera del clasificatorio”, manifestó la pesista de 25 años.
—¿Con que sensación te quedás después de todo lo que contaste?
—La realidad es que todos hacen oídos sordos y el ENARD trajo al entrenador extranjero porque están desesperados para ver si Argentina saca una medalla. Ojalá me equivoque pero así será imposible que se traiga porque de esta manera no se forma una estructura… La verdad que son unos incompetentes; si me quieren dejar afuera por eso es una estupidez porque nosotros nos matamos entrenando todos los días.

Por Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar