Juegos Olímpicos
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Lezcano, dirigiendo gigantes

El árbitro de básquet santafesino fue el único designado por la FIBA para representar a Argentina en Río de Janeiro 2016. "Estar en los Juegos Olímpicos es el sueño de todos y también me genera mucha responsabilidad porque depositan mucha confianza en mi trabajo", le dijo a Ovación

En una agradable charla, el árbitro santafesino de básquet Leandro Lezcano –es el único designado por FIBA para representar a la Argentina en Río 2016– habló con Ovación y contó sus sensaciones luego de su debut olímpico. Con 33 años goza de una importante carrera arbitral, participó como invitado en Torneos de Europa, Campeonatos Sudamericanos en distintas categorías, un Mundial U19, Liga Sudamericana de clubes y Liga de las Américas, en estos dos últimos fue el encargado de dirigir las etapas definitorias.
"Mi debut en Río fue en el duelo entre Turquía y Australia en básquet femenino, fue un lindo partido que terminó con victoria de Australia por 61-56. Luego tuve la chance de dirigir al local que perdió frente a Bielorrusia por 65-63, también en femenino, en un partido muy parejo y lleno de emociones. Hoy me toca dirigir China-España en femenino", comenzó contando Lezcano.
—Cómo viviste tu debut olímpico?
—Me sentí muy cómodo, ahora estoy a la espera de las devoluciones, quiero mantener el nivel y corregir errores, esforzarme para hacer bien las cosas, estoy confiado de que todo va a salir de la mejor manera.
—¿Cómo es tu rutina en Río?
—Me levanto temprano, hago ejercicio, salgo a trotar, dependiendo de la hora en que me toque dirigir. Si es muy tarde el partido salgo a correr a la mañana temprano junto a un grupo de árbitros y luego volvemos al hotel para ver el video del partido anterior, siempre nos entregan un USB con el último partido que dirigimos para ver jugadas puntuales o corregir errores.
—¿Cómo te preparaste?
—Teníamos un plan que nos enviaba la FIBA, yo tenía mi preparación aparte, iba al gimnasio y también salía a correr, pero ellos nos enviaron un plan con un reloj con un tacómetro, yo tenía que cargar los datos cuando corría y eso se grababa en el reloj, de esa manera ellos tenían un seguimiento de cómo progresaba mi entrenamiento.
—¿Deseas dirigir el masculino?
—Estoy capacitado para dirigir cualquiera de los dos, tanto femenino como masculino, somos 30 árbitros para las dos competencias, lo que no puedo dirigir es la zona de Argentina.
—¿Esperabas que llegue esta oportunidad?
—No, esperaba que llegue más adelante, no creía que iba a llegar tan rápido, en Argentina hay muy buenos árbitros que están considerados de buena manera a nivel internacional, sin dudas es una oportunidad que debo aprovechar y hacer todo lo posible para volver a estar nuevamente en la próxima nominación.
—¿Por qué arbitro de básquet?
—Jugué al básquet en Gimnasia y en Unión, dejé de jugar cuando tenía 16 años, practicaba este deporte desde los 5 años, no era un gran jugador, entonces mis padres me acercaron la chance de empezar en una escuela de árbitros, y comencé ahí, se ve que no se equivocaron.
—¿Tenés otro trabajo?
—Sí, soy profesor de educación física y estoy como preceptor en la escuela de Comercio Domingo Silva.
—¿Consideras que estas en la edad justa para llegar a los Juegos?
—Uno ya tiene una cierta madurez, como árbitro ya llevo más de 15 años de carrera, tengo una familia unida que me ayuda mucho y eso es importante.
—¿Es un sueño cumplido?
—Sí, seguro, es el sueño de todo deportista, cuando arranque mi carrera como árbitro nunca imagine llegar a unos Juegos Olímpicos, tenia expectativas de dirigir la liga, pero esto lo veía muy lejano. Más que un sueño, es una gran responsabilidad porque la gente deposita mucha confianza en mi trabajo, tengo que devolverla con buenas actuaciones.
—¿Vas a ver algún partido o algún deportista en especial?
—Soy profe de educación física, me gustan muchos deportes, seguramente en mis tiempos libres iré a ver atletismo, tenis o natación. Nosotros no estamos en la Villa Olímpica, pero me gustaría pedirle una foto a Usain Bolt o Michael Phelps, que son enormes deportistas.