Ovación
Viernes 29 de Abril de 2016

Los pibes del Olimpo

Con goles de Víctor Figueroa, Tomás Sandoval y Gerónimo Poblete, Colón se sacó la mufa al derrotar este viernes por 3-1 a Aurinegro (descontó con Joel Amoroso) y cortó una racha de cinco partidos sin victorias. Adrián Bastía llegó a la quinta amarilla y se perderá el duelo ante Vélez

Después de una semana cargada de mucho revuelo, se reecontró con su mejor cara al derrotar anoche a Olimpo por 3-1, en el inicio de la 13ª fecha de la Zona 1. Víctor Figueroa abrió el marcador, a los 40’ del primer tiempo, para el Sabalero, que le bajó la persiana a los 34’ del complemento a través del pibe Tomás Sandoval, hijo de Gustavo -El Loco-; pero a los 47’ Joel Amoroso le puso suspenso con el descuento. Igualmente, la noche tenía una sorpresa más con el tanto, a los 48’, de Gerónimo Poblete.
Pese al contexto desfavorable con el que salió a jugar, el Rojinegro, teniendo en cuenta la derrota en el clásico como así también las internas dirigenciales, logró abstenerse de ese clima y jugó de manera aceptable la primera media hora, con mucha movilidad de mitad de cancha hacia arriba.
De hecho, en esa primera media hora, mereció ponerse en ventaja mediante un remate del Mosquito Silva por arriba del travesaño y un cabezazo de Germán Conti, que el arquero Nereo Champagne controló de manera notable. Pero además, Luis Castillo, con un remate que el golero visitante desvió al corner y un disparo del pibe Nicolás Leguizamón, que dio en la parte externa de la red a la altura del ángulo.
Colón era más, pero un descuido defensivo le permitió a Jacobo Mansilla quedar mano a mano; aunque su remate encontró la humanidad de Jorge Broun, que achicó bien y se quedo con el balón. Justamente cuando el dueño de casa había cedido en la presión, Olimpo se adelantaba unos metros, entonces llegó el centro con rosca de Mauricio Sperduti y la aparición sorpresiva de Víctor Figueroa para anticipar de cabeza y mandar la pelota al fondo de la red.
Merecido por donde se lo mire, ya que Colón fue superior en esa primera etapa y, además, el equipo que siempre intentó, aún con errores, pero se vio un equipo mas fresco en ataque y con movilidad. El abanderado fue el Negro Figueroa, quien se mostró preciso en el manejo de la pelota y siempre como opción de pase. Pero también contribuyeron los tres arriba, dado que el Gordo Sperduti mejoró mucho respecto a los anteriores partidos enviando buenos centros por derecha, como fue la asistencia para Figueroa, y en el caso de Silva también se mostró bastante participativo.
Lo único para ajustar fueron algunos errores defensivos por los laterales con Cristian Sain y Castillo y, como siempre, el baluarte defensivo fue el Flaco Conti, cerrando en cada cruce con el aplomo que lo caracteriza. De esta manera culminaron los primeros 45’, con la victoria parcial del Sabalero por 1-0.

Vamos los pibes...
En la segunda etapa Colón bajó la intensidad y ya no tuvo el control del partido, pero Olimpo jamás mostró rebeldía como para llegar al empate. El Sabalero se retrasó algunos metros, aunque Fatura Broun no sufría, pero se sabe que un gol no es ventaja, por lo cual en algún momento afloraron ciertos nervios e imprecisiones en el equipo que no podía cerrar el juego.
Pero apareció Tomás Sandoval quien, con apenas 17 años y debutando en Primera División, mostró credenciales y construyó una gran jugada para definir dentro del área con un remate preciso luego de eludir la marca de un defensor de Olimpo. Un debut soñado del pibe, que emuló a su papá –Gustavo Sandoval– y se puso la pilcha de goleador.
De esta manera estableció el 2-0, pero además de ese gol, Sandoval presentó un notable atrevimiento para aguantar el balón y encarar al arco con mucha voracidad. Ese festejo trajo tranquilidad y daba la sensación que el partido estaba definido. Sin embargo, en tiempo de descuento, Joel Amoroso marcó de cabeza ante un descuido defensivo local.
Pero el final del partido tenía reservado una emoción más, cuando Poblete, con resto físico después de correr durante 90 minutos, pisó el área y definió cruzado para establecer el 3-1 y cerrar el partido. Ganó con total justicia el Sabalero y sirvió para traer calma luego de una semana turbulenta con el plantel entrenando bajo custodia policial y los dirigentes dirimiendo sus diferencias en los medios.
Un párrafo aparte para los hinchas, que alentaron en todo el momento apoyando al equipo sin caer en la ansiedad y la bronca lógica por lo que había entregado Colón en los partidos anteriores. Un triunfo que sin dudas ayuda a descomprimir el clima para pensar en la Copa Argentina el miércoles ante Almagro y el sábado, con Vélez.
Aciertos de Johansen con los ingresos de Sandoval y Leguizamón, jugadores que no eran tenidos en cuenta por Darío Franco y que, pese al momento adverso, el técnico se animó a meterlos y le brindaron respuestas. Una victoria que llegó en el momento justo para aliviar tensiones y bajar la histeria colectiva que se había apoderado del mundo Colón.
Mirá el gol de Figueroa en el primer tiempo:

Gol de Sandoval a los 34' del segundo tiempo:


El 3 a 1 de la mano de Poblete:

Mariano Cassanello / mariano.cassanello@uno.com.ar