Ovación
Miércoles 08 de Junio de 2016

Messi padeció el fanatismo de una mujer y resultó lastimado

El rosarino Lionel Messi se llevó un susto mayúsculo, que incluyó un rasguño, cuando una fanática lo interceptó en el ingreso del plantel al hotel Park Hyatt de Chicago, Estados Unidos, luego del entrenamiento matutino.

El delantero, distendido, con sus botines en la mano izquierda y detrás del delantero Sergio Agüero, descendió del colectivo que transportó al plantel desde la Universidad de Illinois y en pocos segundos sintió el pedido desesperado de una fanática decidida a tener su autógrafo en la puerta lateral del imponente Park Hyatt.
 
La protagonista en cuestión fue la mexicana Norma Briceño, quien rompió en llanto luego del incidente que generó la acción de los policías de Chicago quienes la sujetaron para separarla del ídolo. Esa acción motivó "un rasguño" a Messi, según comentó Briceño, porque ella tomó del brazo del goleador histórico de Barcelona.
 
El crack rosarino fue llevado de inmediato por algunos integrantes de la delegación argentina mientras contempló la situación un tanto sorprendido y sin reacción.
 
"Quería un autógrafo para mis hijos. Amamos a Messi y yo lo tenía amarrado con mi mano cuando vino la seguridad, me arrastraron y lamentablemente lo rasguñé. Me querían arrestar", relató Briceño con lágrimas en los ojos y una figurita del crack rosarino de la edición anterior de la Copa América en sus manos.
 
Briceña, aun dolorida por la fuerza policial, pretendía una firma de Messi en la figurita para su hijo Karlo, el nombre que escribió en su mano derecha para que el capitán del seleccionado argentino de fútbol efectuase una dedicatoria.
 
Su historia fue uno de los momentos más comentados en la tarde de Chicago y su narración generó la curiosidad de los medios de comunicación.
 
"Te pido perdón Lionel Messi, no quise lastimarte", fue el lamento, con más lágrimas, de Briceño, con musculosa rosa y pantalón de gimnasia negro, frente a una cámara de televisión panameña.
 
El rosarino Lionel Messi se llevó un susto mayúsculo, que incluyó un rasguño, cuando una fanática lo interceptó en el ingreso del plantel al hotel Park Hyatt de Chicago, Estados Unidos, luego del entrenamiento matutino.
 
El delantero, distendido, con sus botines en la mano izquierda y detrás del delantero Sergio Agüero, descendió del colectivo que transportó al plantel desde la Universidad de Illinois y en pocos segundos sintió el pedido desesperado de una fanática decidida a tener su autógrafo en la puerta lateral del imponente Park Hyatt.
 
La protagonista en cuestión fue la mexicana Norma Briceño, quien rompió en llanto luego del incidente que generó la acción de los policías de Chicago quienes la sujetaron para separarla del ídolo. Esa acción motivó "un rasguño" a Messi, según comentó Briceño, porque ella tomó del brazo del goleador histórico de Barcelona.
 
El crack rosarino fue llevado de inmediato por algunos integrantes de la delegación argentina mientras contempló la situación un tanto sorprendido y sin reacción.
 
"Quería un autógrafo para mis hijos. Amamos a Messi y yo lo tenía amarrado con mi mano cuando vino la seguridad, me arrastraron y lamentablemente lo rasguñé. Me querían arrestar", relató Briceño con lágrimas en los ojos y una figurita del crack rosarino de la edición anterior de la Copa América en sus manos.
 
Briceña, aun dolorida por la fuerza policial, pretendía una firma de Messi en la figurita para su hijo Karlo, el nombre que escribió en su mano derecha para que el capitán del seleccionado argentino de fútbol efectuase una dedicatoria.
 
Su historia fue uno de los momentos más comentados en la tarde de Chicago y su narración generó la curiosidad de los medios de comunicación.
 
"Te pido perdón Lionel Messi, no quise lastimarte", fue el lamento, con más lágrimas, de Briceño, con musculosa rosa y pantalón de gimnasia negro, frente a una cámara de televisión panameña.