Ovación
Viernes 16 de Junio de 2017

Ni el tiro del final: Unión cayó ante Huracán por 1-0 y hace 13 partidos que no gana como visitante

En el quinto minuto de descuento Rodrigo Erramuspe cabeceó dentro del área pero el balón se fue desviado en una clara chance de gol. No jugó bien el Tate pero en la segunda etapa hizo méritos como para llegar al empate.

Unión llegó al estadio Tomás Adolfo Ducó con la intensidad de sumar de a tres para incrementar el promedio y así cerrar de forma positiva este certamen. Sin bien es cierto que restan dos fechas, después de este partido, volver al triunfo tras la actuación pasada ante Newell's era algo vital y así salió a jugar contra un necesitado Huracán.

En los primeros minutos, el local salió a adueñarse del trámite, ante un Rojiblanco que tenía la misma premisa. Fue así como en los 10' iniciales se prestaron mutuamente la pelota y sin generar peligro en los respectivos arcos. Pero fue cuestión de segundos, porque a los 12' el Globo casi marca el primero con un disparo desde fuera del área de Matías Fritzler, pero para buena fortuna de Unión apareció con una excelente volada el arquero Matías Castro para mandarla al córner.

Decididamente, el elenco de Juan Manuel Azconzábal se hacía dominador de las acciones ante un tatengue que no hacía pie. Así y todo, con las corridas de Guido Vadalá y el control de Nelson Acevedo no dejaban que el local esté del todo tranquilo. El duelo entrenó en los primeros 30' en constantes irregularidades, pero por lo menos ambos le ponían ritmo para mostrar un espectáculo atractivo.

El gol en contra confundió y mucho a Unión ya que en una salida del Tate se equivocó el Pipa Villar quien se la cedió a Lucas Villalba quien se directamente camino al gol. Pero al mano a mano lo ganó Matías Castro quien con la pierna impidió que el local aumentara el resultado lo que hubiese significado un golpe muy duro dado que el trámite de juego era muy parejo y el empate era lo más lógico.

El tanto de Huracán llegó en el momento justo cuando la gente comenzaba a impacientarse teniendo en cuenta que Temperley ganaba en San Juan y eso automáticamente lo ponía en zona de descenso, por lo cual el tanto del Kaku Romero Gamarra fue un bálsamo para el conjunto de Parque Patricios.
Embed

Ya en tiempo de descuento, Franco Soldano cabeceó dentro del área pero muy exigido entre dos defensores y por ese motivo el balón se fue varios metros por encima del horizontal. Así las cosas, la gran diferencia en los primeros 45' fue la muy buena definición de Romero Gamarra. Por lo demás fue una primera etapa muy chata, mediocre, en donde abundó la intensidad pero faltaron las ideas.

Para arrancar la segunda etapa Pomelo Marini mandó a la cancha a Mauro Pittón en lugar de Leonardo Sánchez presumiblemente con alguna molestia física. De esta manera Brian Blasi que estaba jugando como lateral derecho pasó a la zaga central y Pittón se posicionó como lateral.

No obstante, en los primeros minutos Unión no mostró reacción ni rebeldía como para empujar al Globo contra su arco. Incluso el equipo dirigido por Azconzábal tuvo un tiro libre en la puerta del área que ejecutó Villalba y el balón se fue por encima del travesaño.

A los 10' avisó Diego Villar en la primera acción seria por parte de Unión luego de un centro desde la izquierda, que el Pipa conectó con un remate de zurda, pero no tuvo la suficiente potencia y dirección como para vulnerar a Marcos Díaz. De todos modos fue un aviso del Rojiblanco.

Inmediatamente Marini puso en cancha a Federico Anselmo y salió Magallán con la clara intención de quemar las naves y poner más gente en ataque. Por eso no sorprendió que Lucas Gamba con una volea hiciera que Díaz reaccionara de manera espectacular para enviar el balón al córner.

Unión siguió buscando sobre todo por el sector derecho con las subidas de Lucas Gamba y tratando de buscar a los dos referentes de área como Soldano y Anselmo. Aunque los duelos por arriba los ganaba Marcos Díaz. El Globo apostaba a la contra pero le costaba ser preciso en los últimos metros de la cancha y por eso solo ganaba por un gol.

A los 25' un remate de Mauro Pittón fue atajado por Díaz quien con gran esfuerzo se arrojó a su derecha para enviar el balón al tiro de esquina. A esa altura el Tate merecía el empate pero la gran figura era Marcos Díaz lo que explicaba de alguna manera el resultado parcial.

En los minutos siguientes, Unión ya no tuvo tanto peso en ataque y comenzó a diluirse ese dominio que lo hacía merecedor del empate. No obstante Huracán le cedía el balón y eso hacía que el Tate se ilusionara con alguna pelota por arriba para llegar al empate.

Y eso pudo ocurrir en el quinto minuto de descuento cuando Rodrigo Erramuspe cabeceó en la última acción del partido pero el balón se fue desviado. En la segunda etapa el Rojiblanco hizo méritos como para empatar, aún sin jugando bien y ante un rival muy limitado como Huracán que jugó este partido con una mochila muy pesada.

El panorama de Unión es sombrío de cara al final de este torneo, porque el jueves deberá recibir a Independiente y el domingo visitar a Boca. Y el rendimiento del equipo sigue siendo muy pobre, ante Newell's había jugado un partido aceptable y ante Huracán pudo haber empatado, pero eso no implica de ninguna manera que este equipo esté por el camino correcto.

Hay rendimientos muy bajos que repercuten en el funcionamiento colectivo. Sobre todo de mitad de cancha hacia adelante con delanteros que no convierten y pasan desapercibidos. Lo mismo que los volantes que tienen la obligación de generar juego. Así se hace muy difícil obtener un buen resultado.

Como visitante Unión sumó un partido más sin ganar y ya son 13 sin conocer la victoria, el único festejo fuera de casa se produjo por la 3ª fecha del torneo cuando superó a Lanús por 1-0 con gol de Lucas Gamba. Luego encadenó ocho derrotas y cinco empates. Absolutamente preocupante.

Bajo la conducción de Pomelo Marini el Tate jugó seis partidos, con cuatro derrotas, un triunfo y un empate. Es decir que cosechó cuatro puntos sobre 18 en juego con una eficacia del 22,2%. Los números reflejan claramente el presente de Unión y la gran pregunta es si el DT está capacitado para revertir la situación. Hasta aquí demostró que no, le quedan dos partidos más para ver si puede enderezar el barco que va camino a chocarse con el iceberg.