Ovación
Sábado 18 de Abril de 2015

“No estoy condicionado, ni me pongo plazos”

De esta manera, se refirió Javier López a su futuro como entrenador de Colón, antes del juego frente a la Crema.

Javier López está haciendo sus primeros pasos como entrenador de Primera División y por ello cada partido es una experiencia más para ir corrigiendo los errores y potenciar los aciertos. Hasta aquí el entrenador alternó buenas con malas, más allá de que los resultados no son los deseados. 
Quizás, e hilando muy fino, se podría decir que el conjunto sabalero merece algún punto más que los que tiene (siete). No obstante, en la mayoría de los encuentros el rendimiento no fue el mejor. Eso lo sabe el Alemán López que tiene en su cabeza mejorar el funcionamiento de su equipo para comenzar a sumar. 
En esta situación todos los partidos son fundamentales, porque si bien se trata de un torneo largo, la realidad indica que por la posición en la tabla (25ª), Colón no está en condiciones de regalar nada. Ya fueron muchas las unidades que quedaron en el camino y en consecuencia llegó la hora de sumar ante rivales directos.
Justamente el martes es un partido clave para Colón, ya que enfrente estará Atlético de Rafaela que estrena técnico (Leonardo Astrada) y que además aún no ganó en el campeonato. De allí que el elenco sabalero tendrá la responsabilidad jugando en su casa de ser el protagonista y darle una alegría a su gente.
En la previa del cotejo ante la Crema, el entrenador rojinegro opinó sobre el presente que vive el equipo, y en lo personal de qué manera se siente para afrontar este cuadro de situación.
“El partido contra Temperley fue muy malo, y nos dio bronca perder porque en los encuentros anteriores habíamos mejorado muchísimo. Por ese motivo, frente a Atlético de Rafaela necesitamos hacer un partido inteligente, manejar la pelota y recuperarnos de la última derrota”, señaló el entrenador.
Y agregó: “Si uno piensa como futbolista, luego del partido con Temperley me hubiera gustado jugar al otro día, pero pensando como entrenador, la semana larga de trabajo nos vino bárbaro. Los muchachos evolucionaron muy bien. 
Volviendo al choque ante el Gasolero expresó: “Fue el partido en el que menos tuvimos la pelota, nos faltó circulación y además no presionamos arriba. Nos costó mucho, por lo cual fue un combo negativo que hizo que perdamos el encuentro”.    
En cuanto a los objetivos que se planteó, dijo: “Buscamos que el equipo tenga una identidad de juego, que podamos manejar el balón con criterio y que mostremos una actitud ofensiva. Siempre les digo a los muchachos que es importante manejar la pelota, pero lo que te da mucha tranquilidad para poder hacerlo es recuperar rápido el balón, y a nosotros con Temperley nos costó un montón”.
En cuanto al presente de Lucas Alario que hace cinco partidos que no juega y que será titular manifestó: “Yo lo veo muy bien, superó la lesión y viene trabajando en buena forma. Indudablemente que el ritmo futbolístico lo va a ir agarrando con el correr del tiempo, pero se trata de un jugador muy importante”.
Todos los entrenadores están bajo la órbita de los resultados, desde los más consagrados, hasta los que menos experiencia acumulan. Nadie escapa a las generales de la ley y por eso cada examen es muy importante en el futuro de López. No obstante el entrenador se mantiene firme y piensa en positivo, dejando bien en claro el amor que siente por la institución rojinegra. “No me siento condicionado ni me pongo plazos. Estamos capacitados y sé que vamos a encontrar el funcionamiento. No sé si hay una o dos personas que, como yo, sean de Santa Fe y estén desde los ocho años de edad en Colón”, cerró.
Mariano Casanello / Suplemento Ovación